3 °C
Cultura

Asociación de costarricenses en el Reino Unido ya es una realidad

|


Arelys Goncalves

Un grupo de jóvenes profesionales residenciadas en Londres desde hace varios años unieron esfuerzos para crear una asociación que busca, esencialmente, promover la integración de la comunidad en el Reino Unido. Lo que comenzó como un apoyo a la embajada de Costa Rica en la celebración de actividades y eventos culturales, se ha transformado en una organización con vida propia. La Asociación de costarricenses en el Reino Unido ha sido formalmente creada y espera contar con el respaldo del resto de los "ticos" que viven en el país, con la idea de incentivar lazos de amistad y de intercambio entre quienes sienten la necesidad de mantenerse conectados con sus raíces y su tierra.


Con un poco más de dos meses de fundación, la ACRRU, liderada por Gabriela Cordero y Karen Hernández como presidentas y Pamela Wolber, como contadora, ha trabajado arduamente en acercar a más personas a este proyecto. Tal como Pamela comentó a Express News, la idea surgió como una iniciativa para celebrar la identidad: "después de muchos años de vivir aquí, nos daba un poco de pena que no se realizaba ninguna fiesta ni actividades y pensamos en la posibilidad de que surgiera este grupo".


Pamela, nacida en San José, salió muy pequeña de su país pero se ha mantenido siempre conectada con su gente y sus tradiciones. Para ella, ha sido muy significativo poder compartir con sus compatriotas y tener la oportunidad de sentirse en casa pese a la distancia. "Es una alegría tener la conexión con mi país. Aunque he vivido mucho tiempo fuera, siempre ha existido ese link y uno se siente un poquito en casa aunque estés lejos".


Por su parte, Karen Hernández, una costarricense de Alajuela que lleva seis años en Londres, comentó que esta asociación es un proyecto al que se han dedicado con mucho esfuerzo, incluso en el campo profesional. Previo a la formación de ACRRU, ella realizó una investigación para la universidad en materia de identidad cultural y su trabajo la impulsó a creer que era una buena idea la asociación. "Basé mi tesis en cómo las comunidades se desarrollan en países extranjeros. Fui a Francia y entrevisté a la asociación de costarricenses de allá y me explicaron el proceso de la formación".


Reconoce que una organización de este estilo amerita de mucho trabajo y constancia pero vale la pena el sacrificio: "sabemos que ocupa mucho tiempo y lo hacemos por amor a la patria porque no estamos ganando absolutamente nada, excepto la experiencia de compartir este momento con otros costarricenses. Poco a poco, hemos ido creando nuestra propia base de datos para poder empezar a agrandar la comunidad", explicó Karen.


Gabriela Cordero, de San José y quien comparte la presidencia con Karen, quiso destacar el valor solidario que tiene esta asociación. A su juicio, además de promocionar la cultura y la convivencia, esperan que se convierta en un punto de encuentro y de referencia para quienes necesiten apoyo y orientación al comenzar su vida en el Reino Unido. "Queremos ir conociendo las prioridades de la comunidad y servir de ayuda. A futuro, formaríamos un grupo de voluntarios que pueda dar la información que la gente necesita, además de que cuando llegue al país ya conocería a alguna persona".


Las tres coinciden que para llevar a cabo estas y otras actividades, necesitan de mucha colaboración. "Es una asociación abierta y lo que queremos es conectar a más gente, así que todos los que nos quieran ayudar, pueden escribirnos y encontraremos su lugar en los diferentes proyectos", comentó Gabriela. Hasta ahora han recibido el apoyo de mucha gente y visitas en sus redes sociales, especialmente luego de la celebración del día de la Independencia, el pasado 18 de septiembre en el centro de Londres. "Hay que darle crédito a todas las personas que nos han ayudado. Hay una comunidad que nos ha respaldado y para el poco tiempo que tenemos, hemos recibido una respuesta muy bonita".


Ese respaldo las impulsa a seguir adelante y, tal como dijo Pamela, la clave es el es trabajo en equipo: "el motor que ha dado vida a esta organización es incentivar a los costarricenses que por diferentes motivos están en el Reino Unido, a que se animen a contactarnos y a ser parte de este proyecto que es de todos".


Entre los proyectos en lo que ya están trabajando, resaltan la visita en noviembre del Ballet folclórico Mi linda Costa Rica y la realización de las fiestas navideñas. Adicionalmente, se han enfocado en actividades de caridad para recabar fondos y ayudar a los niños costarricense menos favorecidos.


La organización, que cuenta con el visto bueno de la embajada, ha sido el resultado de una necesidad para aliviar la nostalgia de la emigración. En palabras de Karen, "no importa de dónde venimos, todos nos identificamos por nuestras raíces. Puedes abrirte a las cosas nuevas y disfrutarlas, pero nunca te olvidas de lo que eres y de tu tierra, eso siempre lo llevas dentro".


(Para quienes quieran conocer más sobre esta asociación, pueden llamar a la embajada, buscarla en Facebook: ACRRU Asociación de Costarricenses Reino Unido y en la página www.wearecostarica.uk).