8 °C
América Latina

Evo Morales apuesta por una Bolivia libre de indocumentandos

|

Imagen tomada de internet


Por Carmen Chamorro García

La embajadora de Bolivia en la capital española, María Luisa Ramos puso en conocimiento en rueda de prensa, en estos días en Madrid, la novedosa iniciativa de entrega de cédulas de identidad a los compatriotas bolivianos en el exterior (unos 115.000 bolivianos están registrados en la totalidad del territorio español). “Se darán cédulas en España”, dijo el presidente Evo Morales y así lo explicaba la plenipotenciaria ante los corresponsales, un deseo hecho realidad hace unos días, y también, una asignatura pendiente del Gobierno de Morales para con los ciudadanos del país afincados en el exterior. “Los bolivianos disponían del pasaporte como único sello identificativo ante las autoridades españolas; Era la hora de cambiar esta situación”.


En este sentido,la cédula de identidad debe ser obtenida obligatoriamente por todos los habitantes y estantes del país, mayores de 16 años, considerándose indocumentado a todo aquel que carezca de ella. Su presentación es exigible en todos los actos y documentos de la vida civil y ciudadana, consignándose su número identificador y datos personales.


Mientras se inauguraba el Servicio General de Identificación Personal (SEGIP) en el Consulado General de Madrid, Marco Cuba, nueva autoridad boliviana, cuya responsabilidad absorbe la supervisión de la entrega de cédulas, aludió a la labor de la SEGIP que se complementa con un alto avance tecnológico y transparencia de documentos. El coste de la cédula será de 20 dólares y el de la licencia de conducción, 60 dólares. Las brigadas móviles de la SEGIP permitirán “armar” un cronograma en las ciudades de Barcelona y Murcia para empezar, junto con el desplazamiento de funcionarios bolivianos a estos y otros lugares de la geografía española.


Según Marco Cuba, el proceso, que alberga datos biométricos cuyo su funcionamiento no podrá vulnerarse, comparte los objetivos institucionales de implementar la cédula con estándares necesarios que garanticen la identificación única y personal; lograr una Bolivia, libre de indocumentados; mejorar la calidad en el servicio; consolidar la operatividad entre la SEGIP y otros organismos oficiales y consolidar la gestión de licencia para conducir, SEGELIC.