13 °C
Especiales

¿Cómo pasar de la idea al negocio?

|

// Imagen tomada de internet


Por Fabián González H.

Quiero empezar con una frase de Scott Belsky, CEO de la empresa Behance que dice, “no se trata solo de la idea, sino de cómo hacer para que esta se vuelva realidad”.


La clave de emprender, va más en el trabajo del día a día, en la acción que tomamos, que la idea en sí misma. Hoy quiero darte 4 claves que nos pueden ayudar a poner los pies en la tierra:


Entiende el mundo actual: es importante entender en qué mundo vivimos, actualmente vivimos en un mundo que nos ha cambiado el paradigma, antes hablábamos de que quien tenía la información tenía el poder, luego pasamos a que aquel que tenía el conocimiento tenía el poder, pero ahora vivimos en un nuevo paradigma, en donde ya la información no es tan importante, en donde ya el conocimiento no es tan importante, sino las acciones concretas que tomas con ese conocimiento, es decir, de nada te sirve saber de algo, si no haces nada con lo que tienes. Entonces, entendamos que el paradigma en el que vivimos está basado en el mundo de las acciones, en hacer cosas, en moverte, en hacer esa llamada, en enviar ese email, en hacer cosas que quizás nos sacan un poco de la zona de confort, pero que son importantes para que nuestro proyecto empiece a moverse y a ver resultados.


Valida tu idea: hoy contamos con muchas teorías, el modelo de lean start up, diseños ágiles, canvas, modelos para evaluar nuestra idea de negocio y saber si nuestra idea es realmente factible, si se puede llevar a cabo o no. Yo solo te sugiero, valida tu idea antes de invertir en ella, verifica que ese proyecto tiene viabilidad no haciendo la típica investigación de mercado que nos enseñaron en la universidad, no hablo siquiera de las 4Ps del marketing, estoy hablando simplemente de salir al mercado a vender ese proyecto que tienes en mente, un prototipo de ese producto, ver qué te dice la gente, cómo reacciona, qué comenta y utilizar esa información para saber si ese producto realmente tiene una aceptación en el mercado, ya no la aceptación del “¿me comprarías el producto?”, sino que te compren el producto de verdad, que realmente se valide tu negocio con la idea de que el producto se puede vender, así que cuanto antes, sal, valida esa idea, porque es importante y necesario pasar de la idea a la realidad.


Recoge feedback: de alguna manera debemos estar abiertos a la crítica, a que quizás el proyecto que propongamos no sea el mejor, que haya cosas que mejorar porque lo que ocurre a veces con los emprendedores, es que nos enamoramos de nuestras ideas y olvidamos de que lo que hacemos es para agregar valor a los clientes, a personas que tienen una necesidad que nuestro producto soluciona. Así que piensa, ¿cómo puedes recoger un feedback por parte de tus clientes o consumidores, de manera que puedas mejorar continuamente lo que haces? Hay una frase muy interesante del autor de LinkedIn Reid Hoffman, que dice: “si la primera versión de tu producto no te produce vergüenza, es porque has empezado tarde”. Yo te animo a que salgas a la calle cuanto antes y valides esa idea de negocio, que te des cuenta si realmente funciona o no. Cuando empezamos nuestro proyecto en el tema de la formación, los libros, el coaching, una de las cosas que hice antes de formarme como coach profesional fue salir a la calle después de leerme un par de libros de coaching y empezar a ofrecer sesiones de coaching a las personas cercanas, solo para ver si realmente me gustaba hacer lo que tenía que hacer y para que la gente me diera un feedback, yo incluso pagaba el café. Era como si les pidiera el favor de dejarme hacerles coaching y la manera en que podía implementar y practicar si lo que estaba haciendo realmente servía y me sentía cómodo haciéndolo. De esto se trata validar, hasta que llega la primera persona que te pregunta cuánto cobras por lo que haces.


Haz que tu proyecto genere dinero: la mejor manera de validar nuestra idea de negocio es, que entre dinero en la cuenta. Realmente podrás ver si la idea funciona o no, muchas veces nos quedamos con una idea por meses y meses y estamos embelesados con ella, pero realmente nuestra idea no está dando ningún fruto, tenemos que tener cuidado porque quizás el camino sea por otro lado. Así que, por favor trata de que cuando valides tu proyecto y recojas el feedback con los clientes, puedas empezar a monetizar y a mover tu caja, porque el dinero finalmente es esa gasolina que hace que nuestros proyectos sigan adelante, es lo que hace que el motor funcione, que tu idea llegue lejos, si no hay dinero en caja, créeme, al final terminarás por hacer una cosa totalmente diferente y será más difícil para ti volver a emprender, porque te habrá quedado una experiencia amarga.


Estas son las 4 ideas generales que te quería compartir acerca de cómo pasar de la idea al negocio y cómo ponernos tareas pequeñas para empezar a trabajar alrededor de ello.


Antes de terminar, quiero recomendarte una película muy interesante que te puede ayudar para inspirarte a emprender, se llama JOY, quizás la has visto, me gusta porque muestra cómo esta chica empieza a crearse un imperio de la industria del retail, a través del esfuerzo y la superación, validando el modelo que tenía. Además, te recomiendo un libro –a parte de mi libro La marca del emprendedor, que espero que ya lo tengas porque aquí básicamente estoy condensando todas las ideas que he compartido en estos vídeos-, y es el libro de Kike Sarasola el fundador de la cadena de hoteles Room Mate, básicamente en este libro Más ideas menos máster, el autor habla de cómo llevar estos conceptos de la calle a algo práctico. Me gusta sobretodo porque es un libro fresco, que te dice las cosas concretas y en donde el autor literalmente habla desde su experiencia. Espero que te sirva esta información y saques el máximo provecho de ella para empezar a crear tu marca.