16 °C
Eventos

Dos talentos venezolanos de proyección internacional

|



Arelys Goncalves

El Bolívar Hall se ha convertido en una de las salas londinenses más emblemáticas para proyectar el talento latinoamericano y, en especial, a las figuras más relevantes de la cultura venezolana. Precisamente ese fue el escenario elegido para conocer dos representantes de la música del país suramericano, talentos con estilos y propuestas diferentes que, con su versatilidad y profesionalismo, han logrado ganar terreno en el campo artístico dentro y fuera de sus fronteras.


La joven cantante Viover y el multiintrumentalista y ganador de un Grammy latino, Edwin Arellano aprovecharon su paso por la capital británica para mostrar, cada quien en su nota, el potencial que corre por sus venas. La caraqueña estuvo en el Reino Unido para participar en uno de los espectáculos musicales más innovadores presentados recientemente en Londres, “Voices of the Revolution”. Este evento, incluido en la quinta edición de “In Place of War”, logró reunir a figuras femeninas sobresalientes de Brasil, Colombia, Gana, Cuba, Bangladesh, Ruanda, Egipto, Venezuela y Reino Unido. Por su parte, el guitarrista y bajista venezolano dictó un taller de música folclórica en la sala del Bolívar Hall, como parte de su gira internacional que lo llevó además a Japón, Estados Unidos y Francia.


Viover: “La música es lo más hermoso que me ha pasado en la vida”

Recuerda con mucha claridad su primer concierto. Tenía ocho años cuando se subió al escenario a cantar el tema infantil venezolano “La pulga y el piojo”. Fue una presentación espontánea, un impulso secundado por su abuela que la llevó más lejos de lo que alguna vez pensó. “Jamás imaginé que iba a ser cantante y vivir de esto, aunque sea cantando en el metro, estoy muy agradecida con Dios y el universo de poder hacer lo que me apasiona. Es lo más hermoso que me ha pasado en la vida”, comentó Viover, al recordar aquella experiencia que le ayudó a perder el miedo y a atreverse a seguir sus sueños.


P13FOTO3


Perfilada como una de las revelaciones musicales del país, Viover comenzó a cantar a los 16 años dentro de los vagones del Metro de Caracas, un espacio que reúne a una generación de artistas que ha utilizado esta vía para darse a conocer. Fue allí donde, junto a otros cantantes, conformó en el 2007 la Cooperativa Cultural Urbana de Caracas. En los vagones nacieron varios grupos, incluyendo el de ella, “Viover y los Piraos”, que en el 2009 comenzó a presentarse en escenarios locales y en el 2013 lanzó su primera producción discográfica “Experiencias anónimas”, un trabajo de 10 temas que mezcla estilos como el rock, ska, jazz, swing, rockabilly y cumbia.


A la par de su trabajo en la banda, cuatro en mano, se ha lanzado como solista y prepara su nuevo disco que reunirá otras de sus composiciones. “Siempre me ha gustado escribir, cada tema nace en un momento específico y necesario. Es una herramienta para drenar sentimientos límite y, a su vez, aprovecho para dejar un mensaje positivo”, destacó.


Durante su participación en Voices of the Revolution, Viover tuvo la oportunidad de compartir con mujeres provenientes de países en conflicto y participar en un concierto de alto nivel dirigido por la compositora Errollyn Wallen. Además de esta experiencia, la joven cantante y compositora aprovechó su estadía en Londres para participar en festivales de la talla de Shambala, Number Six, Freedom, y en presentaciones en Ronnie Scott´s y Pop Brixton, lugares emblemáticos de músicos emergentes en la capital británica.


Edwin Arellano: “La música es mi vida y lo seguirá siendo”

Tras una larga trayectoria en diversas agrupaciones como Joropo Jam, C4 trío, y Los Sinvergüenzas y junto a grandes intérpretes como José Luis Rodríguez, Cecilia Todd Y Gualberto Ibarreto, Edwin cuenta con un Grammy, entre otros reconocimientos. En el 2010 su carrera fue reconocida con este premio que obtuvo junto al equipo del cantante y compositor Ilan Chester, por su colección “Tesoros de la música venezolana”. Para el músico merideño, ha sido un orgullo recibir el reconocimiento. “Fue un inmenso placer porque ganamos en el renglón folclórico y haciendo música venezolana que es a lo que me he dedicado toda mi vida”, señaló.


La música lo ha acompañado desde sus primeros pasos. Cuando niño sus padres y, en especial, su mamá lo entusiasmó a estudiar. “Yo creo que la música es mi vida y lo seguirá siendo. Soy un producto de constancia, he tratado de hacer música y vivir de ello aunque la gente dice que no se puede”. Con estudios universitarios en mandolina y guitarra eléctrica, se ha dedicado a los instrumentos de cuerda y ahora se concentra especialmente en el bajo con el que ha trabajado por varios años. “Siento que los bajistas son como la columna vertebral de las bandas, es la mitad entre la armonía y el ritmo, por eso me llama tanto la atención”, comentó.


Durante su cuarta visita a Londres presentó su faceta de académico y dirigió el taller “Análisis e interpretación de los distintos géneros de la música venezolana” en el Bolívar Hall. Allí tuvo la oportunidad de presentar una aproximación a la música de su país. Antes de su llegada al Reino Unido, Edwin participó en seminarios similares en la universidad de Tokio en donde estuvo reunido con músicos japoneses que se distinguen por difundir los ritmos venezolanos. Una de las mejores experiencias del artista fue junto a la estudiantina “Komaba”. “Ellos tocan nuestra música como si estuvieran en el Llano”, resaltó el músico.


En Japón acompañó a Cecilia Todd en el Sukiyaki Meets the World Festival en Tokio durante su concierto. Antes de aterrizar en Londres, también estuvo en Nueva York, esta vez, con su grupo “Joropo Jam”, un formato novedoso de trío con Edwin en el bajo, Eduardo Betancourt en el arpa y Manuel Rangel en las maracas.


Parte de las actividades que realizó en el Reino Unido estuvieron relacionadas con la promoción del primer disco producido y grabado en la famosa sala de la Casa Miranda, bajo la producción de la sección cultural de la embajada venezolana. 


“Sesiones en el Bolívar Hall Volumen 1 (abril 2015) “es una recopilación hermosa de nuestra música con todos los recursos de la sala, incluso, el sonido del metro cuando pasa –explicó Edwin, quien agregó- Me parece un disco muy representativo por la diversidad de autores y compositores, todos venezolanos y muy bien interpretados por José Alejandro Delgado que tiene una voz impecable y junto a una leyenda de la música de nuestro país, Nene Quintero”.


De regreso a Venezuela, Edwin retoma sus actividades como académico y músico en agrupaciones como Los 

Sinvergüenzas que lleva ya 16 años y Caracas Sincrónica que cumplió dos décadas de vida. Espera regresar el próximo año a continuar con sus trabajos de promoción de las raíces folclóricas de su tierra.