13 °C
Música

Angélica López presentó su disco "Madremonte" con alma y sabor caribeño

|


Arelys Goncalves

La conocida cantante colombiana radicada en el Reino Unido, Angélica López, presentó a los medios de comunicación su nueva producción musical, Madremonte, una apasionada fusión de los ritmos más representativos de su país natal y de otras influencias que han moldeado el perfil de una artista talentosa y genuina. En un encuentro en Las Iguanas Royal Festival, el pasado 27 de septiembre, la fundadora de Papayera, junto a su banda, ofreció a los invitados un paseo por lo mejor de su producción entre sonidos e imágenes de los más hermosos rincones de su país.


Con un poderoso sentimiento, un talento en constante efervescencia y un mensaje optimista sobre su identidad, la cantautora demostró que este logro es solo el comienzo de un largo camino de mucho trabajo y, con certeza, de éxitos. La presentación fue acompañada por el embajador de Colombia, Néstor Osorio, quien se mostró orgulloso por ver el crecimiento de figuras talentosas en estas latitudes. "Colombianos como Angélica son los verdaderos embajadores de nuestro país que van representándonos, llevando el sabor, la música y la alegría a todo el mundo", destacó el diplomático durante su intervención. Se mostró agradecido por la dedicación y el trabajo de la intérprete: "para nosotros es un orgullo ver como ella, con sus cualidades, va triunfando y poniendo el nombre de nuestro país muy en alto", resaltó.


Homenaje a sus raíces

Angélica López lleva cerca de 14 años en la capital británica representando en los escenarios su mayor pasión, la música. Con los años se ha convertido en una de las más importantes imágenes del folclor urbano en Europa y, en cada canción que escribe, deja una huella que emociona y trasciende. "Ser hoy lo que soy se lo debo mucho a Colombia. Los colombianos cuando estamos lejos comprendemos el sentido de pertenencia un poquito más que cuando estamos dentro del país y ese sentimiento es el que quiero que la gente reciba, porque lo necesitamos para que nuestro país sea siempre lo que se merece, todos tenemos algo que aportar", aseguró emocionada al hablar de su experiencia fuera de su tierra natal.


Se mostró agradecida por el apoyo que ha recibido durante su carrera."Para mí, como artista, esto es un gran logro que no ha sido de la noche a la mañana, ha sido trabajado y enriquecido con la gente que ha estado a mi alrededor, apoyando mi carrera y eso nunca lo podré olvidar", destacó.


Madremonte la llevará dentro de poco a Paris y a finales de mes a Colombia en donde continuará con la promoción de este disco que es una especie de homenaje a su país: "es muy emocionante llegar a Colombia con este álbum", insistió.


"Mala pa' la cama", escrita por Angélica, junto al director artístico del proyecto, Boris Caicedo, es el tema que se comienza a promocionar en Colombia. Un ritmo contagioso que aspira calar en los primeros lugares de popularidad. A la lista de temas se suman San Basilio, escrita junto al director musical, Rafael Sarmiento, así como Madremonte, Colores de tu piel, Colombia, Así soy, Manguito Biche y Aluna, incluidas en el disco que cuenta además con la participación del grupo Herencia de Timbiquí.


Madremonte, más que un disco

Para su creadora, la experiencia de Madremonte trasciende lo musical y se convierte al mismo tiempo en un mensaje inspirado en la leyenda de aquella figura que espanta. Angélica busca recalcar con esta producción que se trata más bien de un ser que preserva las riquezas naturales, el paraíso que representa el país. En este sentido, el mensaje está lleno de esperanza y de amor. Ella ha querido hacer además la alegoría de la leyenda con la imagen de los colombianos en el mundo. "Nosotros somos la Madremonte ante el mundo, tenemos una imagen errada, pero cuando llegas a Colombia y conoces a su gente te das cuenta que no es cierto y eso es lo que quiero destacar".



Una representante del sentir colombiano

Tal como describe Angélica, en su música el fuerte es el folclor y el Caribe que corre por sus venas. En sus temas confluyen ritmos muy autóctonos como el mapalé, la champeta y este álbum no escapan a esa suerte. Sin embargo, también se ve la influencia urbana y la fusión que define con el rock.


En el 2002 llegó a Londres con la Orquesta Original de Cartagena para representar a su país en el Festival Internacional de Música del Mundo. Su espíritu aventurero la impulsó a probar suerte y decidió no regresar a Colombia y comenzar de nuevo. En un breve recorrido por sus primeros años, comentó a Express News que su primer trabajo fue en Abbey Road Studios, pero en limpieza. "Fue un lugar que siempre amé y en el que siempre quise estar. Yo limpiaba esos estudios con un amor porque la música siempre ha sido mi sueño. Lo hice como por un año y medio y lo recuerdo con mucho cariño".



Luego de varios años de trabajo, Angélica logró ganarse el respeto como artista y su talento la ha llevado a múltiples festivales y a escenarios como el Royal Albert Hall, Barbican, El Carnaval del Pueblo y el Museo Británico. Ahora emprende esta nueva aventura que la llevará a recorrer el mundo con Colombia en la voz y en el corazón: "yo soy una india orgullosa de mi tierra".