4 °C
Miscelánea

Crean dispositivo que permite leer libros cerrados

|


Foto tomada de abc.es


Redacción


El último número de Nature Communications, anuncia que investigadores del Massachusetts Institute of Technolgy (MIT) están diseñando un sistema de imágenes que es capaz de leer libros cerrados.



Según la descripción de los investigadores el prototipo del sistema fue probado en una pila de papeles, cada uno con una letra impresa, el cual pudo identificar correctamente las letras en las nueve hojas superiores.



“El Museo Metropolitano de Nueva York mostró mucho interés en esto, porque quieren, por ejemplo, buscar en libros antiguos que no quieren tocar”, explica en un comunicado un científico de investigación en el MIT Media Lab y primer autor del nuevo trabajo, Barmak Heshmat. Según él, este sistema serviría para analizar materiales organizados en capas delgadas, tales como revestimientos sobre piezas de maquinaria o productos farmacéuticos.



Entre investigadores del MIT y de Georgia Tech, se dividieron el trabajo de esta invención. Los primeros se dedicaron a desarrollar los algoritmos que adquieren las imágenes de las hojas individuales en pilas de papel, mientras que los segundos desarrollaron el algoritmo que interpreta la imagen distorsionada o incompleta en forma de letras individuales. “En realidad da un poco de miedo”, dice Heshmat sobre el algoritmo de interpretación de cartas. “Una gran cantidad de sitios web tienen certificaciones de letras para que demuestres que no eres un robot, y este algoritmo se puede procesar una gran cantidad de ellos”.



El sistema funciona utilizando “la radiación de terahercios, la banda de las microondas entre la radiación electromagnética y la luz infrarroja, que tiene varias ventajas sobre los demás tipos de ondas que pueden penetrar superficies, tales como los rayos X o las ondas de sonido”, explica el portal de noticias ABC.es. “La radiación de terahercios ha sido ampliamente investigada para su uso en el control de seguridad, ya que diversas sustancias químicas absorben diferentes frecuencias de radiación de terahercios en diferentes grados, produciendo firmas distintivas de frecuencia para cada uno. Perfiles de frecuencias de terahercios pueden distinguir entre tinta y papel en blanco, de una manera que los rayos X no pueden, añade el medio de comunicación.



Para que todo eso pase, el sistema explora el hecho de que entre las páginas de un libro quedan atrapadas diminutas bolsas de aire sólo unos 20 micrómetros de profundidad. La diferencia en el índice de refracción -el grado al que se dobla la luz- entre el aire y el papel significa que el límite entre los dos reflejará una radiación de terahercios a un detector.