13 °C
Reino Unido

Británicos podrían necesitar visado para viajar por Europa

|


Por Ulysses Maldonado

En el futuro, es posible que sea necesario solicitar visado para entrar en la Europa continental y todo ello porque se ha votado para abandonar la UE.


La Comisión Europea estaría considerando la posibilidad de introducir un programa de visado para la zona Schengen, la cual está compuesta de 26 países europeos y está exenta de presentar pasaportes.


Funcionaría de manera similar al sistema norteamericano, lo que significa que los visitantes de fuera de la zona tendrán que solicitar una visa antes de viajar.


Por el momento, los británicos pueden viajar a los países de la zona Schengen, incluyendo los populares destinos de vacaciones, tales como Francia, España, Italia, Grecia y Portugal, sin una visa, pero eso podría cambiar como resultado del Brexit.


La UE está debatiendo dando el paso para mejorar la seguridad tras los recientes atentados terroristas en Francia y Bélgica.


Según revela la prensa, la Comisión Europea deberá revelar el proyecto de legislación de la Unión Europea Información y el sistema de autorización de viaje (Etias) a finales de este año.


Camino Mortera Martínez, investigador especializado en asuntos de justicia e interior del Centro para la Reforma Europea, dijo que "en teoría, los ciudadanos del Reino Unido, como de terceros países, estarían, sin duda, sujetos a las obligaciones de tal régimen”.


"Esto tendrá que ser parte de las conversaciones Brexit. No todas tendrán que ser negociadas".


Visa para viajar a Europa podría costar £50

Como se informó anteriormente, la Comisión Europea está considerando la introducción de un programa de visas para la zona Schengen, una zona sin pasaportes compuesta por 26 países europeos.


En la actualidad, una visa para los residentes no comunitarios que deseen visitar la zona Schengen cuesta £50, y ahora se cree que un coste similar se cobrará para los turistas británicos.


La visa denominada EU Travel Information and Authorisation System (ETIAS), requeriría que turistas británicos aplicaran con antelación a su visita y pagar una cuota.


El Subsecretario del Interior, Andy Burnham, afirmó que la tasa sería añadir más presiones sobre los ingresos de familias con problemas económicos que tratan de ir de vacaciones.


"Este es un ejemplo más de la deriva y la confusión como resultado de la incapacidad del Gobierno para planificar el Brexit”, dijo el señor Burnham.


"Los ministros no deben aceptar un costo de £50 para una familia promedio para ir de vacaciones. Las palabras del ministro del Interior no han tranquilizado a familias ordinarias sobre el costo de Brexit”.


Una fuente del Ministerio del Interior dijo negarse a descartar el plan, "queremos conseguir el mejor resultado posible para el Reino Unido, pero no podemos descartar nada porque no sabemos lo que pueda pasar".