12 °C
Perfiles

Jair Ramírez Un acróbata colombiano que marca la diferencia por su talento y originalidad

|


Arelys Goncalves

La comunidad latinoamericana en el Reino Unido está muy bien representada por un potencial humano lleno de talento, prominentes destrezas y poderío que no tienen límites ni restricciones. Ese es el caso del extraordinario acróbata, tutor y coreógrafo colombiano Jair Ramírez, quien no ha hecho otra cosa que ganarse la ovación, el respeto y el reconocimiento de todas las audiencias a las que ha mostrado su inmenso profesionalismo y su excepcional estilo.


Tras iniciarse durante la adolescencia en la gimnasia, a los 16 años decidió que lo que quería hacer era sumergirse en el mundo del circo, algo que logró poco después con su ingreso a una escuela dedicada a esta peculiar forma de arte en Bogotá. Posteriormente, luego de tres años de estudios, resolvió que no era suficiente y quiso profundizar sus conocimientos en la escuela profesional de circo en Cali en donde tuvo la suerte de ser descubierto, justo al final de su carrera universitaria como acróbata, por un "caza talentos" inglés. Este contacto le permitió avanzar más rápido de lo que esperaba y comenzar de lleno muy lejos de su país natal, en el Reino Unido.


Sus primeras experiencias fueron en varios espectáculos que ofrecía en un crucero por el Mediterráneo. Ha sido así como desde el 2007 Jair ha demostrado su talento y preparación en varias partes del mundo y, a través de los años, ha recogido merecidos reconocimientos y halagos de la prensa local e internacional por su trabajo. La BBC, The Times y The Stage, son algunos de los medios que no han podido resistirse a la perfección de sus espectáculos y a su estilo único. En el 2015 recibió en Londres el premio Circus Maximus Judges Award que forma parte del Underbelly festival y que le ha abierto todavía más puertas para la promoción e internacionalización de su talento. Tal como lo ha expresado en varias ocasiones, para Jair este reconocimiento ha sido uno de los momentos más especiales de su carrera.


En ese mismo año vivió otro sueño, presentar su espectáculo en la ceremonia de los Mobo Awards, en Leeds que lo llevó ante los ojos de más de 13 mil personas y 8 millones de telespactadores. También logró realizar una gira junto a la compañía Fuse Circus en Nueva Zelanda. Además de su participación en el Cirque Dreams en Estados Unidos, sus presentaciones en Londres han sido vistas en escenarios como el Café de Paris Cabaret’, el ‘Electric Carousel Cabaret’, ‘The Aeronaut’ y ‘The Wam Bam Club Cabaret’, entre otros. En el 2013 formó parte de grupo de artistas del espectáculo Alternative Hair Show en el Royal Albert Hall.



Lo cierto es que desde sus comienzos en la capital británica, no ha dejado de sorprender a todo tipo de audiencias con su actuación. Más recientente, dedicado a la docencia en una escuela creada junto a su esposa, ha encontrado una forma diferente de crecer y contribuir a la formación de nuevas promesas en esta área del mundo del entretenimiento.


Adicionalmente, Jair es miembro de Circolombia, un proyecto fascinante que funciona en Colombia y apoya a los jóvenes que desean dedicarse a las artes circenses para que puedan formarse en esa área y tengan una oportunidad de superación.


Express News tampoco ha escapado a la seducción de Jair y quiso conversar con él para escuchar de primera mano lo que significa para un colombiano, original de Tolima, dedicarse a la acrobacia y a las artes circenses, además de arriesgarse a emprender su camino profesional en un país con tantas oportunidades pero, al mismo tiempo, minado de desafíos.


¿Cómo descubriste que te gustaba la acrobacia?

Empecé haciendo teatro de calle y comparsas teatrales y durante un festival iberoamericano asistí a un taller de circo que brindó una compañía canadiense y desde allí me picó el bichito.


¿Cómo fue tu preparación como acróbata en tu país?

Mis comienzos fueron en un grupo de teatro llamado “Itabo” con el cual participamos en una audición para ser parte de la primera promoción y fundadores de la escuela de circo en Bogotá “Circociudad” por 3 años. Luego me fui a vivir a Cali en donde me tocó "guerrearme" el cupo en la escuela profesional Circo Para Todos. Tuve que estar una semana visitando la escuela para pedir que por favor me dieran una cita y luego rogando para que me dejaran participar en la audición. Al final, el Consejo Académico se reunió y, al ver que yo insistía tanto, me dieron la oportunidad de entrar en la audición y con el nivel que tenía en ese momento, me pasaron directamente al segundo año.


Allí estudié 3 años, de 7:00 de la mañana a 5:00 de la tarde de lunes a viernes y veía todas las aéreas del circo como malabares, acrobacia, trapecio, monociclo, cuerda tensa, telas, clown, pero también estudié teatro, danza, ballet, música, maquillaje, vestuario, investigación e historia. La preparación es muy completa, terminas con un titulo en “Artista de Circo Profesional y Variedades”.


¿Entre tantas áreas, cuál es tu especialidad?

El trapecio y las cintas.



¿Qué esfuerzo implica trabajar en este campo?

Es un trabajo físico que usa tu cuerpo como un instrumento, así es que tienes que mantenerlo fuerte y flexible y tu mente y cerebro mantenerlos muy creativos. Tienes que leer, escuchar música, ver muchos shows, ir al cine y compartir mucho con otros artistas para mantenerte siempre inspirado.


¿Qué te hizo salir de tu país de origen?

Desde niño, mi sueño siempre fue recorrer el mundo y aprender otras lenguas y culturas.


¿Londres fue tu primer destino?

Sí, vinimos a Londres a crear cinco espectáculos con los cuales recorrimos en crucero Europa, América, África, Asia y Oceanía.


¿Cómo fueron tus comienzos en Inglaterra?

La Primera vez que vine en enero del 2006 fue bastante fácil en cuanto al aspecto económico, pues la compañía con la que trabajaba nos pagaba todo y nos consentían mucho. Luego, decidí independizarme y en el 2013 regresé a Londres como artista independiente y tuve la suerte de entrar al círculo del entretenimiento en solo un mes. Mi primer espectáculo fue el Alternative Hair Show en el Royal Albert Hall Para miles de personas, esto me dio enseguida mucha publicidad y conseguí buenos contactos. ¡Para mí, fue un comienzo con el pie derecho!


¿Cómo ha sido tu crecimiento como profesional?

En cuanto al nivel técnico, he avanzado significativamente gracias a las clases y talleres que tomé con expertos en las cintas. Artísticamente, he crecido un montón, tanto así que ahora mismo tengo mi propio estilo y algunos de mis trucos en las cintas son únicos y los uso como mi firma que me representa como artista y un ejemplo de ello es mi logo. Por cierto, mi presentación en el Edinburgh Fringe 2016 como vaquero contó con muy buenas críticas de la prensa. (Más detalles y videos sobre sus trabajos en www.jairramirez.com).



¿Qué es lo que te llena de más satisfacción con tu trabajo?

Haber ganado el premio del jurado en la competencia del Reino Unido Circus Maximus en el 2015, haber actuado en Los Premios Mobo 2015 que se realizó para 13.000 personas en vivo y con una cobertura en el canal ITV 2 dirigida a 8 millones de espectadores. Además de ello, haber sido destacado por la BBC en Edimburgo Fringe como uno de los mejores números del festival y con trasmisión de mi número para millones de personas igualmente en la tv inglesa.


Otra de las satisfacciones que he tenido en el Reino Unido es posicionar mi escuela Freedom2fly en Hackney Wick como una de las mejores y lograr que la gente venga desde los Estados Unidos por tres meses para tomar nuestro primer curso profesional, además de poder llevar con nosotros tres chicas inglesas a Colombia para un curso de aéreos internacional.


Y, por ultimo y no menos importante, he sido invitado para una residencia para la creación de mi propio show en el Festival Resolution en febrero del 2017, donde tendré la oportunidad de poner todo mi potencial para contar mis memorias sobre mi vida en Colombia. El título de la obra que estaré presentando es Sugarman.


¿Cómo te sientes al tener la oportunidad de desarrollar una profesión tan particular?

Me siento muy afortunado y agradecido con la vida. Mis padres y mi familia en general siempre me apoyaron y ahora mi esposa y mi hijo están allí dándome fuerzas. La mayor dificultad es la distancia, estar lejos de los seres queridos, eso es algo que cuesta mucho, pero toca aprender a vivir con ello.


¿Qué es lo que más te gusta de lo que haces aquí y qué cambiarías?

Me gusta mucho actuar en sitios diferentes y compartir con muchas personas. Me encanta dejar un legado y creo que cuando enseño lo entrego todo y la gente me hace comentarios muy bonitos sobre mi metodología. Al final de cada show o clase hay un sentimiento en el alma que te llena y te hace sentir muy bien. ¡Eso es lo más preciado! Y, si pudiera cambiar algo de Londres, bajaría los precios de las rentas.


¿Qué es lo que más extrañas de tu país?

Mi Familia, mis amigos y mi gente.


¿Cuáles son tus proyectos a futuro?

Mi meta en Londres es terminar mi propio show y tener buenos comentarios de la prensa para poder viajar por el mundo en festivales de circo y teatro. Por ahora, estamos iniciando el curso profesional con Freedom2fly que terminará en noviembre. Luego, con mi esposa, Jessica, (quien también se dedica a la acrobacia) tendremos una temporada de espectáculos de navidad. En febrero estaré en el Festival Resolution en The Place y en marzo del próximo año haremos un curso internacional en Colombia. En el 2017 también quisiera una temporada con mi propio show, pero será quizás para el otoño.



¿Qué mensaje das a los acróbatas latinos que quieren trabajar en el Reino Unido?

Mi mensaje es que vengan, que hay muchas oportunidades acá, el talento y el estilo latino llama mucho la atención, pero eso sí, venirse preparado para trabajar duro y aprender incluso mercadeo, negocios y hasta elaboración de proyectos. En todo caso, aquí estoy para ayudar incondicionalmente.