14 °C
Miscelánea

¿Agua para ahorra gasolina?

|


Redacción


El gasto de la gasolina es una de las mayores preocupaciones de los conductores, y aunque no parezca es también una prioridad para los fabricantes de vehículo. Es por ello que cada vez más las grandes compañías le apuestan a autos que reduzcan las emisiones de gases contaminantes y que tengan un bajo consumo de gasolina.



Para cumplir estos objetivos se ha creado la inyección de agua, una nueva tecnología desarrollada por Bosch que hará parte por primera vez del BMW M4 GTS, y que permite reducir el consumo de gasolina cuando el motor se sobrecalienta a la vez que ofrece un extra de potencia al motor.



El portal ABC.es cuenta que “la base de esta tecnología se asienta en la premisa de que un motor nunca debería sobrecalentarse. Para evitar que esto ocurra, especialmente cuando se circula a alta velocidad, una cantidad de la gasolina que se inyecta se evapora para refrigerar ciertas partes del bloque del motor. Así, se desaprovecha en torno a la quinta parte del combustible. Con el nuevo sistema de inyección de agua es posible reducir el consumo de gasolina del vehículo hasta en un 13 %”



Para lograr esto, se debe introducir una fina película de agua en el colector de admisión justo antes de que se inflame la gasolina. El calor que se genera en el proceso evapora el agua inyectada, en lugar de la gasolina, y así se consigue refrigerar el motor y reducir la cantidad de combustible desperdiciado.



A todo esto se le suma que también puede incrementar la potencia de cualquier motor turboalimentado. Esto se debe a que con unos ángulos de encendido más tempranos se consigue que el motor sea más eficiente, y los ingenieros pueden proporcionar una energía adicional fuera del motor.



ABC.es asegura que este sistema funciona con una pequeña cantidad de agua destilada y solo hay rellenar su depósito cada 3.000 kilómetros de promedio. Una de sus ventajas es que no oxida el motor pues el agua se evapora y no queda resto alguno en la cámara de combustión.



Ante esta gran invención, el presidente del área empresarial Mobility Solutions de Bosch, Rolf Bulander, sostiene que esta solución solo demuestra que el motor de combustión “todavía guarda algunos ases bajo la manga”.