- °C
Reino Unido

La situación de los británicos en el extranjero

|

Imagen tomada de internet


Por Ulysses Maldonado

En general, los británicos han sido bien recibidos en países como España, cuya economía se ha beneficiado enormemente con un creciente número de turistas, pero parece que la situación ha cambiado un poco.


Cada vez más la gente dice estar agotada de la gran cantidad de turistas que llegan al país, y de quienes dicen están interrumpiendo su vida y agotando los servicios.


Recientemente, algunos expresaron su ira al hacer grafitis en las paredes, que dicen, “Turistas regresen a casa: Los refugiados son aceptados" y " turista: Usted es el terrorista” en edificios emblemáticos en el centro de Palma.


Pero ¿por qué se sienten frustrados ahora?

De acuerdo con funcionarios de turismo de España, cinco millones de personas están optando por no visitar destinos de vacaciones más baratos como Turquía, Egipto y Túnez, debido a los disturbios que se dan allí.


El experto Español de la industria de viajes, Rafael Gallego, dijo a la prensa que "entre el 12% y el 15% de los turistas que llegan a España no habrían venido aquí si no fuera porque esos destinos que compiten directamente con España por el sol y las playas están cerradas debido a los acontecimientos trágicos”.


El aumento del turismo ha sido sin duda beneficioso para el país, ayudando a recuperarse de la recesión, pero los residentes, lo están viendo como una interrupción y una tensión en sus vidas.


Algunos han protestado contra el comportamiento de embriaguez por parte de los británicos en el extranjero, mientras que las manifestaciones se han realizado en contra de la abrumadora afluencia de turistas.


Un habitante, que trabaja en una librería de Palma dijo que "los recursos que tenemos son finitos, es lógico que debe haber un número finito de gente que venga aquí”.


"Si construimos toda nuestra economía en torno al turismo no tendremos nada que sostener si las tendencias cambian, en el largo plazo esto no es sostenible".


Pero no se preocupe, no se espera que las cosas cambien en el corto plazo, sobre todo en las Islas Baleares, donde la industria del turismo representa casi la mitad de su producción económica.