13 °C
Londres

Venezolanos en Londres protestaron a favor del revocatorio

|


Arelys Goncalves

El pasado 3 de septiembre decenas de venezolanos se concentraron en las inmediaciones de Marble Arch, en el centro de Londres, en una protesta organizada para enviar un mensaje de unidad y optimismo a quienes sufren los embates de la crisis económica y política en el país suramericano y demandar una salida constitucional. Desde tempranas horas de la tarde del sábado, representantes del partido Voluntad Popular y residentes en la capital británica se reunieron en la esquina de Hyde Park cantando consignas y exigiendo al Gobierno y al Consejo Nacional Electoral (CNE) una fecha para la realización del referendo revocatorio que podría poner fin al mandato del presidente Nicolás Maduro.


Banderas, pitos y pancartas alusivas a la situación del país minaron el conocido espacio londinense en una demostración pacífica para mostrar la crisis alimentaria, la escasez de medicinas, la inseguridad y la represión policial como principales problemas en el país.


A juicio de los manifestantes, la principal razón de la crisis es la ineficiencia gubernamental y es por eso que piden una solución que está expresamente establecida en la Constitución Nacional. "¡Revocatorio ya!", repetían, mientras que con sus consignas enviaban un mensaje de esperanza a sus compatriotas. "Te queremos, Venezuela", "Fuerza y fe", fueron algunos de los cánticos que se escuchaban.


Una de las participantes en la manifestación, Cecilia, natural de Caracas, destacó que la marcha del 1 de septiembre fue un buen ejemplo del civismo que prevalece en el país. "Los venezolanos tenemos una conciencia democrática muy fuerte, no queremos violencia, no queremos más muertes ni confrontación, lo que queremos es rescatar entre todos al país del caos en el que está hundido", expresó. Para ella, así como para muchos otros presentes en la protesta, no hay razones para que el país esté pasando por una crisis tan profunda. "Es injusto, no solo por sus recursos y riquezas naturales sino por sus recursos humanos que son muchos y muy valiosos", destacó.



Por su parte, Domingo Lapadula, ex presidente del Comando Venezuela Londres, se mostró satisfecho por la participación de la comunidad y destacó que con el aumento de venezolanos en el Reino Unido, fue positivo ver nuevos rostros en la convocatoria. Sin embargo, espera que en próximas concentraciones la asistencia de la comunidad sea más numerosa.

Explicó que, así como en otras partes del mundo los venezolanos han organizado diferentes actividades, Londres no podía escapar a ese gesto solidario. "Desde aquí necesitamos sentir que podemos, aunque sea de esta manera, conectarnos con nuestros hermanos en Venezuela, queremos decirle a nuestra gente que estamos lejos pero no ausentes", dijo.


A su juicio, una parte fundamental de las acciones fuera del país es llevar un mensaje sólido a la comunidad local e internacional de lo que está pasando en Venezuela. También se refirió a la Toma de Caracas, a la que asistieron cerca de un millón de personas. Resaltó que esas acciones son un ejemplo de que la población quiere actuar de manera organizada "y que no queremos crear el desorden y eso es un mensaje que no solo se lo tenemos que dar al Gobierno, lo necesitamos para nosotros mismos", agregó Lapadula.


Por su parte, Karina Solano, representante de Voluntad Popular en Londres, dijo a Express News que además de la crisis social, otro de los abusos que sufren los venezolanos es la represión y la violación de los derechos humanos. Destacó que en el caso de los presos políticos, la situación es cada vez más difícil: "les difieren las audiencias sin justificación, les niegan o suspenden las visitas de sus familiares y les hacen traslados a cárceles donde están reclusos de alta peligrosidad. El gobierno utiliza la cárcel como una herramienta táctica para amedrentar a la disidencia", alertó. De acuerdo con la información suministrada por Solano, en Venezuela existen más de 100 presos políticos y unas 2000 personas sujetas a procesos judiciales por motivos políticos.



En el caso del opositor Leopoldo López, condenado a casi 14 años de prisión tras las protestas en contra del presidente Maduro en 2014, Solano dijo que la Corte de Apelaciones ratificó el mes pasado la sentencia en los términos en que se había realizado. "Es decir -explicó- sobre la base de pruebas falsas donde se condena a cuatro inocentes venezolanos, Angel González, Demian Martín, Christian Holdack y Leopoldo López". Aseguró además que López, líder el partido Voluntad Popular, se encuentra "severamente" aislado, "maltratan a su familia, le suspenden las visitas, a un día de su audiencia le robaron los documentos para su defensa y recientemente expulsaron a líderes políticos ecuatorianos que viajaron a Venezuela a reunirse con él en la cárcel de Ramo Verde" describió Solano.


Venezolanos en En Bournemouth también se unieron a la protesta, así como varias ciudades de España, Estados Unidos, México, Brasil, Chile, Ecuador, Panamá, Portugal, Colombia, Italia, entre otros. La convocatoria que fue realizada por la Mesa de la Unidad, Voluntad Popular, organizaciones civiles y la comunidad en general, contó con concentraciones durante la primera semana de septiembre. Solano señaló que los venezolanos deben "mostrar al mundo lo que está pasando,que en Venezuela hay una dictadura y un Gobierno que viola los derechos humanos", indicó.


Sobre esta materia, en julio pasado la organización no gubernamental Human Rights Watch denunció en Argentina los abusos a los que están sometidos los disidentes políticos en el país y catalogó de "graves" las violaciones de derechos humanos que se cometen y la ausencia de una justicia independiente. Adicionalmente, aseguró la organización que centenares de empleados públicos han sido despedidos tras haber firmado a favor del referendo revocatorio.