12 °C
Reino Unido

Limpiadores finalizan huelga tras conseguir la aprobación del salario digno de Londres

|


Arelys Goncalves

El grupo de trabajadores latinoamericanos de la limpieza que estuvo en huelga frente a la sede del edificio 100 Wood Street, en el centro financiero de Londres, logró hacer valer sus demandas y decidió poner fin a la protesta que inició el pasado 8 de junio, tras llegar a un acuerdo satisfactorio con sus empleadores, Thames Cleaning and Support Services Limited y la compañía de bienes raíces CBRE.


Considerada como la huelga indefinida más larga de la historia realizada en la City y llevada a cabo por inmigrantes, la manifestación se inició luego que la empresa contratista despidiera de manera repentina a cinco de los trabajadores, debido a reducciones presupuestarias. La decisión fue considerada como arbitraria por parte de los limpiadores que, afiliados al sindicato United Voices of the World (Voces Unidas del Mundo), decidieron declarase en paro indefinido a las puertas de su centro de trabajo.


Tras dos meses y medio de manifestaciones pacíficas, marchas y negociaciones con los empleadores, los trabajadores lograron el reconocimiento que pedían como fuerza laboral y ahora recibirán un incremento de aproximadamente 30 por ciento de sueldo con la aprobación del salario digno de Londres que actualmente está establecido en 9,40 libras la hora. Anteriormente, los limpiadores recibían el salario más bajo de 7,20 libras.


“Un éxito rotundo”

Uno de los líderes de los trabajadores, el ecuatoriano Víctor Ramírez, en entrevista exclusiva con Express News se manifestó satisfecho por el acuerdo logrado con la compañía Thames Cleaning y que le ha permitido regresar a su puesto de trabajo con más optimismo. “Hemos tenido un éxito rotundo”, expresó emocionado y agregó “Jamás pensamos en rendirnos. Esto quedó para la historia, es la primera vez que en el centro financiero de Londres se produce una huelga de trabajadores tan larga como la nuestra”, destacó. En su opinión, este logro pudo ser posible con el respaldo del equipo de Voces Unidas del Mundo y la asesoría del Secretario General, Petros Elia: “con la ayuda de ellos se ha ganado esta lucha”, destacó, al mismo tiempo que reconoció el efecto que tuvo la protesta debido a la unidad y a las acciones organizadas: “hay que unirse para ganar y sé que hay muchos inmigrantes que no quieren unirse porque tienen miedo a las empresas pero si no nos unimos, no podemos hacer nada en este país, la unión es lo primordial”, insistió.


Aunque Ramírez nunca fue despedido, decidió liderar la protesta para defender los derechos de sus cinco compañeros, entre ellos, el colombiano Héctor Betancourt y el ecuatoriano Juan Cantos, que habían perdido sus puestos de trabajo y, tras la decisión, lograron llegar a un acuerdo favorable con la compañía. “Siempre he sido un hombre de trabajo y de lucha por el bienestar de otras personas, en este caso los trabajadores estaban siendo despedidos de la noche a la mañana, fue una injusticia y entonces había que reclamar”, explicó. A su juicio, hay que seguir trabajando por la defensa de los derechos de los inmigrantes y de los trabajadores, “los inmigrantes trabajamos mucho por este país y somos nosotros los que tenemos que salir adelante si queremos ser vistos con dignidad frente a las autoridades del Reino Unido”, destacó.

Dijo sentirse feliz y satisfecho de regresar a su trabajo, incluso fue recibido por representantes de la compañía para darle la bienvenida: “la gente me miraba, algunos me abrazaban, otros no, pero la mayor parte me felicitó porque lo que estaba haciendo no era por mí si no por el bienestar de mis compañeros”, dijo.


Destacó que después del triunfo de Brexit se han incrementado los abusos en contra de los trabajadores inmigrantes pero “el inmigrante tiene que hacerse respetar en este país, tienen que tomarnos en cuenta”, puntualizó. Destacó que la ayuda de los medios de comunicación fue clave para difundir la problemática incluso en Ecuador y otros países latinoamericanos. Adicionalmente, expresó su agradecimiento a la comunidad latina y a las organizaciones inglesas que también se sumaron a la protesta y con su cooperación los animaron a seguir adelante. De igual forma, destacó el apoyo de la SOAS University of London y de varios diplomáticos, entre ellos el Cónsul de Ecuador, Jorge Vantroi Moreno Fierro, quien acompañó muy de cerca la manifestación.


Defensor de los trabajadores

Víctor es original de la ciudad de Loja, ubicada al sur del país y llegó a Londres hace casi 11 años, de los cuales, 8 han sido trabajando para el edificio. Sin embargo, su odisea como inmigrante comenzó en España a la edad de 17 años. Dejó su país natal luego de la crisis financiera de 1999 de Ecuador que llevó a la quiebra a muchas familias. “Los banqueros dejaron el país hecho un desastre y muchas personas tuvieron que emigrar. En mi caso, mis padres perdieron todo y tuve que irme solo para poder ayudarlos”, recordó. Tras enfrentar diversas dificultades como inmigrante, impulsó la formación de la asociación de latinoamericanos “Rumiñahui” que funciona en Madrid y en otras ciudades españolas. “Ser joven y estar solo me enseñó a ser un hombre de lucha y no me gusta quedarme estancado por tener miedo,todos necesitamos ser respetados y que se nos paguen un sueldo digno”, finalizó.