15 °C
Eventos

Del dolor al color con la mexicana Frida Kahlo

|


Por Lorena Benéitez.

Durante el mes de agosto, desde la histórica fábrica de chocolates muy cerca del puente de Londres, la galería Menier presenta artistas internacionales, revolviendo la pasión por la vida de Frida. Donde la realidad del México hoy y mañana (1938-9) por Diego de Rivera se confunde con lo insólito y lo maravilloso.


El quehacer de Frida Kahlo (1907-1954) próximo al surrealismo aparecía cercano a Julio Roelas, Antonio Ruiz, Mª Izquierdo y Manuel Álvarez Bravo, la fotografía retratada en 1936 germinará con su pintura Mi vestido cuelga aquí (1933-8). Es a partir de 1940 con la llegada de Alice Rahon, Wolfgang Paalen, Remedios Varo y Leonora Carrigton cuando van dando consistencia a este movimiento en el país de acogida.


Muestran decenas de modos de analizarla, seccionarla, descontextualizarla e inventarla en diferentes lenguajes artísticos. Muchos elementos populares dentro de sus raíces vernáculas, el color cielo de La Casa Azul y su voz propia.


La Fridamanía - elevación al estatus de culto dentro y fuera del ámbito de la historiografía artística hispanoamericana contemporánea - era recogida por el inglés Peter Wollen (New left review, 2003). Artículo que mencionaba la primera exposición por Whitechapel en 1982 que comisaría con Laura Malvey de la pintora autodidacta haciendo cómplice a quien la contempla. Era conjunta con la italiana Tina Modotti que realizaba fotografías para las publicaciones de la prensa obrera y comunista en El Machete (1924-1938). Con reputación de “boca a boca” viajó por Alemania, Estocolmo, Nueva York hasta llegar al Museo Nacional de Arte de México.



Al tiempo se publicaba uno de los más acertados estudios críticos Frida, biography of Frida Kahlo (Harper & Row, 1983) de Hayden Herrera. Historiadora del arte inglesa de ascendencia mexicana que curó la primera exposición de Frida ya fallecida fuera del país azteca al Museo de Arte Contemporáneo de Chicago en 1978.


Recuerdos del proyecto inconcluso ¡Qué viva México! por el director soviético Sergei M. Eisenstein rodado en 1933 con calaveras de José Guadalupe Posada.


Parte de la tradición mexicana queda reflejada entre techos altos y ladrillo visto con referencias a zapateados, pulques, huaraches, joyería popular, faldas bordadas de flores y volantes, Itzcuintlis, Autorretrato con perro Itzcuintli (1938)-, colecciones prehispánicas arqueológicas hasta llegar a su invención de los ex votos -Unos cuantos piquetitos (1935)-.


La Frida entre prosa, cartas, corridos, un dibujo del Accidente de tranvía el 17 septiembre 1925 (1926) acompañada de su primer amor -Retrato Alejandro Gómez Arias (1928)-. Y al casarse, “El elefante y la paloma” según les llamaban sus padres en 1929 -Frida y Rivera (1931)- y reiteran una segunda vez en 1940 -Autorretrato con un traje de Tehuana (Diego en mi pensamiento) (1943)-, llamó “segundo accidente”.


Obras que recorremos como cuando va desahogándose en su Diario (1942 a 1954). Esbozando su intelectualidad - Moses (Birth of the hero) (1945) -, su pensamiento político - Autorretrato a Trotsky (1937) - o su enfermedad - La columna rota (1942); I am desintegración (1953)- como Marcel Proust al que leía junto a Goethe, Schiller, Nietzsche, Schopenhauer de las estanterías de la casa de su papá -Retrato de mi padre (1951)-.


Sabida de esa estrecha relación por Queridísima Frieducha! Cartas de Guillermo Kahlo a su hija Frida (La ventana, 2010). En la andadura con los mecenas Ford y Rockefeller, San Francisco y Nueva York por corto tiempo pero de profundos cambios -Autorretrato en la frontera entre México y los Estados Unidos (1932)-. La muerte de su madre estando en Detroit o la experiencia de más dolores a su martirio -Retrato del doctor Leo Eloesser (1931); Frida y el aborto (1932); Henry Ford Hospital (The Flying Bed) (1932)-.


Autobiografía en el montaje expositivo desde la capital británica pensando que semanas antes de volar para siempre desde Coyoacán pintaba ¡Viva la vida¡ (1954). Hoy entendemos que la mejor obra, será siempre ella. Visita la obra en 51 Southwark St, London SE1 7RU.