12 °C
Eventos

Desorden Público cerró su gira europea con un espectacular concierto en Londres

|


Arelys Goncalves

La mejor música de la legendaria banda venezolana Desorden Público estremeció la sala 229 The Venue, en Great Portland Street, en un concierto único que emocionó y puso a saltar a los venezolanos y latinos residentes en la capital británica al ritmo del mejor ska. El espectáculo que se realizó el pasado 30 de julio fue una verdadera explosión musical que estuvo protagonizada por una de las bandas de mayor trayectoria del país suramericano y de las más reconocidas internacionalmente.


El Desorden, liderado por el baterista Danel Sarmiento, el bajista José Luis "Caplís" Chacín, el percusionista Oscarello y el guitarrista y vocalista Horacio Blanco, comenzó con una peculiar celebración aniversaria por los 31 años que el pasado 27 de julio cumplió la agrupación. El tradicional cumpleaños venezolano dio la bienvenida a los músicos que no dudaron en ofrecer lo mejor de su talento a un público listo para disfrutar de la fiesta. Uno de sus más recientes temas, "Todo está muy normal", del disco "Bailando Sobre Las Ruinas", marcó el inicio del concierto, una canción que sigue la línea crítica que siempre ha caracterizado a la banda en contra de los políticos de turno. "Si nos van a seguir robando al menos cámbiennos los ladrones" era el coro de la canción que fue acompañado enérgicamente por los asistentes.


A propósito de la larga trayectoria de más de tres décadas de los "desordenados" venezolanos, aprovecharon la ocasión para interpretar uno de los éxitos más emblemáticos de su carrera, "Dónde está el futuro", canción que formó parte del primer concierto de la banda el 27 de julio de 1985. Aunque la columna vertebral de su música ha sido el ska, otros ritmos se fusionan fácilmente en las piezas de la agrupación. Como muestra de sus destrezas, la canción "Guarachando", de la reconocida orquesta venezolana Billo's Caracas Boys, formó parte del repertorio y sorprendió por su toque original y contagioso. "El mensaje de esta canción no es otra cosa la forma como somos, aunque se nos caiga el mundo encima siempre estamos guarachando", dijo Horacio Blanco para presentar el tema.


Dentro de los temas no pudieron faltar "Simón Guacamayo" de 1997 y otros como "Cachos de vaca" y "La Danza de los esqueletos", del disco "Canto Popular de la Vida y Muerte", de 1994, que han acompañado a la banda por el mundo en múltiples presentaciones. El baterista Danel Sarmiento hizo lo propio con una de las más antiguas y aplaudidas interpretaciones de la noche con su éxito "Zapatos resbalosos" de 1988. El carismático Sarmiento no pudo contener su emoción y se bajó del escenario y para compartir con un público eufórico y enloquecido que bailó y cantó junto a él.


A la lista de los mejores éxitos se sumaron la insuperable "Tiembla", también de 1994, así como "Allá cayó" (1997) y "Políticos paralíticos" (1988). También hubo cabida para promocionar su más reciente producción discográfica con "Bailando sobre las ruinas", descrito por el vocalista como una canción dedicada a la reconstrucción del país. "Ska mundo ska" fue otra de las nuevas, así como "Los que se quedan, los que se van". Este tema ha sido el promocional del nuevo disco y refleja el proceso migratorio que se vive en Venezuela, producto de la crisis que enfrenta el país latinoamericano.


Con esta presentación, organizada por Latin Music Productions, los reyes del "Desorden" cerraron su gira por Europa, un viaje que los llevó también a España, Francia, Suiza, República Checa, Dinamarca, Holanda y Alemania.



"Ahora es cuando queda Desorden"

El fundador y vocalista principal de la banda, Horacio Blanco, conversó con Express News para conocer un poco más de cerca el trabajo que ha realizado la agrupación venezolana en sus más de tres décadas de vida musical.


¿Cómo han sido esos primeros 31 años?

En todos estos años las hemos visto fáciles, facilísimas, difíciles y dificilísimas y como sea que amanezca el día, Desorden va a estar trabajando con constancia porque somos unos grandes enamorados de la música, internamente somos una banda donde hay unos lazos de amistad muy estrechos. Si además de esa buena energía y de ese amor por el arte y la música, hay audiencias que nos quieren ver en escena, qué razón podría haber para no continuar en esto. Ahora es cuando queda Desorden.


¿Cuál ha sido el secreto del éxito de Desorden Público?

Una de las grandes razones por las cuales la banda es tan constante es porque además se mantiene creativamente muy activa. Cuando una banda tiene la edad de nosotros, más de tres décadas, uno podría decir que puede vivir de las glorias pasadas, pero Desorden nunca se conforma, acabamos de grabar un disco nuevo que fue lanzado el 15 de julio y estamos en muy buena forma creativa, así lo siento. Nosotros no sentimos que se nos oxida el engranaje, creo que es una máquina que está a muy buen tono.


¿Cómo es la receptividad de Desorden Público a nivel latinoamericano?

Somos una banda que tiene mucha presencia en festivales latinoamericanos e internacionales. Lo más reciente que hicimos fue participar en el Pepsi Ska Festival en México que fue el año pasado. Fue un evento realmente masivo. Tocamos en Pereira, Bogotá el año pasado en el Rock al Parque y en 2014 en un festival de Chile, junto a Skatalites, de Jamaica. En el contexto europeo, acabamos de participar en el festival de Reeds, en Zúrich, en donde también estuvo Julian Marley (hijo de la leyenda del reggae, Bob Marley).


¿Cuáles son las influencias más fuertes de su música?

Son muchas y el disco nuevo representa muy bien todos esos estilos. Tenemos una coherencia estilística, una columna vertebral clara pero somos "desacomplejados" a la hora de tomar sonoridades de otros géneros. Hay mucha presencia de la percusión latina, del rock and roll, del pop, mucho ska, a veces más jamaiquino, a veces más británico y la mayoría de las veces muy venezolano.


La política siempre ha marcado sus temas, ¿cómo se ha impregnado la música de Desorden con la actual situación en Venezuela?

Esta es una banda que desde el día uno se planteó como gran guión creativo producir una música alegre y fiestera y al mismo tiempo con alusiones críticas y sarcásticas del mundo que nos toca vivir, eso ha sido una constante. El momento que vive Venezuela no es ajeno a nosotros y por eso hacemos temas como "Los que se quedan, los que se van" que aborda puntualmente el tema del éxodo venezolano. Otras como "Bailando sobre las ruinas" que además es el nombre del disco nuevo, es algo que muchos venezolanos pueden entender, esta metáfora no es otra cosa que imponer la creatividad, la vida sobre lo que está destruido y es tan duro. Y hay canciones como "Se soltó la bestia" que son del 2016 y que están en el aquí y en el ahora. Desorden es muy crítico y algo que nos enaltece como banda es que nunca nos hemos cuadrado con ningún partido político o personaje de la política. Las canciones siempre son muy duras, no somos una banda de mensajes complacientes.



¿Cómo ha sido la respuesta de la gente con "Los que se quedan, los que se van"?

La canción la estrenamos en Venezuela y las primeras veces que incluso la ensayábamos con algunos amigos ya se sentía una conexión muy emotiva con el mensaje porque en Venezuela hay un 10 por ciento de la población que ha emigrado y ese podría ser un número conservador. Todo el mundo tiene algún familiar, amigo, colega o conocido que se fue del país o está por irse. Vinimos a Europa y la tocamos por primera vez fuera de Venezuela en esta gira y hemos presenciado, por primera vez, tantos venezolanos fuera y en lugares tan distintos, es impresionante. Habíamos ido a comunidades en París, Madrid, Barcelona, Londres o Berlín, pero cuando vamos a Escandinavia, por ejemplo, ver venezolanos allí es un fenómeno nuevo y tocar esa canción delante de ellos es muy poderoso emotivamente hablando. Hemos visto a gente sollozar cuando la escuchan.