- °C
Especiales

¡No todo es trabajo!

|


Crédito: Por Gabriela Garrido

¿Eres de las personas cuya constante es salir tarde de su lugar de trabajo? ¿Pasas una hora o hasta más resolviendo pendientes antes de poder irte a descansar? ¿Inviertes más horas en tu trabajo que con tu familia y amigos? ¿Te dedicas poco tiempo a ti mismo? ¿El trabajo constituye el centro de tu vida y refugio?



Los expertos en gerencia coinciden en que las maratónicas jornadas de trabajo no son convenientes para nadie y que es fundamental tener una “válvula de escape”, equilibrar el trabajo y la vida personal. Por ello, es necesario priorizar las tareas que se deben realizar y aprovechar el tiempo libre para despejar la mente, hacer deporte, dedicarse a la fotografía, aprender un idioma, viajar, escribir, leer, ver una película, asistir a un concierto, conocer gente nueva, hacer manualidades, comer, dormir y estudiar.



Laura Vanderkam, autora de “168 Hours: You Have More Time Than You Think” sostiene que lo mejor que uno puede hacer por su vida es construir una vida dinámica fuera de la oficina. “El trabajo se expande para llenar el espacio disponible. Así que hay que darle la importancia que merece al final del día. Las personas más eficientes que he visto tienen una razón por la que quieren salir a las 5 pm”.


Por otra parte, la British Broadcasting Corporation (BBC) dio a conocer una investigación, recientemente, en el Reino Unido que sostiene que aquellos trabajadores que tienen un horario flexible se sienten más contentos y son más saludables. Además, el estudio sostiene que aquellos que pudieron elegir sus horarios, resultaron tener mejor presión sanguínea, mejor ritmo cardíaco y mejor salud psicológica, ya que adaptaban sus tareas a sus biorritmos, optimizando el tiempo que dedicaban al trabajo.


No cabe duda que el exceso de trabajo ocasiona múltiples problemas en nuestra salud física y mental. El hecho de pasar muchas horas sentados en una oficina nos expone a enfermedades que antes no eran tan frecuentes, como por ejemplo, estrés, depresión, adicciones, fatiga crónica, insomnio, problemas de visión, problemas gástricos, dolores articulares, enfermedades cardiovasculares, obesidad y hasta diabetes.


Para atenuar estas consecuencias el sitio web “Fórmula en los Negocios” comparte algunos consejos:



- Llega lo más temprano posible

- Evita las distracciones

- Identifica tu hora más productiva

- Toma un descanso

- Delega y comparte tareas

- Ponte plazos estrictos

- Administra tu energía tan bien como tu tiempo

- Aprende a decir no

- Evita las redes sociales

- Respeta tu tiempo


En sintonía con estas recomendaciones, Ernesto Velarde, country manager de Trabajando.com Perú, asegura que el desafío está en optimizar los tiempos en el trabajo para no alargar la jornada laboral. “Hay que hacerla cada vez más productiva. Trabajar más y mejor, no es sinónimo de estar más horas en la oficina”, enfatiza.


Quizás al comienzo la tarea no sea sencilla. Sin embargo, vale la pena intentarlo porque la única posibilidad de encontrar el equilibrio necesario para que una persona sea sana en lo psicológico, emocional e intelectual es que le dedique tanto tiempo a sus relaciones personales como a sus relaciones laborales. Entonces qué esperas para salir de la oficina a tiempo.


*Fuente: Fórmula en los Negocios