- °C
Londres

En sabotaje termina reunión sobre el futuro de Brixton

|

Imagen de steadycat


Por Ulysses Maldonado

Los oficiales de policía entraron en la sala de reunión del concejo en medio de escenas caóticas después de que algunos activistas entraron por la fuerza al interior al conocer de la votación de seis a uno a favor.


Varios manifestantes arrojaron sillas a los concejales y funcionarios, mientras que otros arrojaron ojos saltones de plástico en el panel mientras cantaban: "Los estamos viendo".


Los miembros del comité fueron escoltados y acompañados por una puerta trasera de la base temporal del concejo en el centro, frente a Brixton Academy, y los 50 activistas fueron conducidos fuera.


Tory Bernard Gentry, quien fue uno de los que votó por los planes, tuiteó que "algo anda mal cuando los concejales que desempeñan su trabajo democrático requieren protección policial en las reuniones de planificación de Lambeth".


"Algunos oficiales del consejo estaban muy preocupados por su seguridad, ya que viven en la zona y estaban asustados de que los pudieran seguir. No es tan malo como los problemas en la década de 1980, cuando la gente se metía en peleas físicas, sino que parece ir de esa manera, con los niveles crecientes de miedo e intimidación utilizados".


El laborista Malcolm Clark, que también respaldó el plan, dijo que "gracias a la policía se le ha garantizado al personal la seguridad de los funcionarios del concejo y concejales. El abuso y la intimidación de los agentes de Lambeth es inaceptable".


El caos siguió después de una discusión tensa de tres horas sobre el plan de Network Rail para convertir nueve arcos del ferrocarril entre la estación de Brixton Station Road y la Atlantic Road en un "mini centro comercial" con almacenes, cafés y tiendas de delicatessen.


Los críticos acusan a la empresa de "sacar provecho" en el aburguesamiento del área para desalojar a largo plazo a los comerciantes locales, con la pérdida de 50 pequeñas empresas y hasta 150 puestos de trabajo. Los inquilinos - incluyendo un prestamista, una oficina de minitaxi, una peluquería, un puesto de comida para llevar, un restaurante marroquí y una iglesia - se les ha dado aviso de desalojo, ya que la construcción debiera comenzar el próximo mes.


NR dice que pueden volver una vez que la construcción que tomará un año esté hecha. Pero sus rentas por debajo del nivel del mercado se incrementarán gradualmente hasta que lleguen a los niveles del mercado, lo que algunos creen les va a impedir su regreso.


El comerciante, Malek Menad, de 52 años, que ha vendido cortinas de su tienda de muebles blandos durante 20 años, dijo que "esto afectará a cientos de trabajadores como yo”.


"Mi negocio ha estado aquí desde 1948. Es una de las más antiguas de Brixton y esto va a cambiar toda mi vida”.

"Me han ofrecido almacenamiento, pero solo veo que se pudren mis acciones".


Mohammed Khan, de 56 años, jefe de una oficina de Cabs que cuenta con 40 empleados, dijo que "todos vamos a estar en la calle. Mi futuro es sombrío. Esto no es democracia".