16 °C
Miscelánea

Clones de Dolly no envejecen rápido

|

Imageb abc.es


Redacción

Ya pasaron dos décadas desde que se realizó la clonación de la oveja Dolly. Ahora una investigación liderada por científicos de la Universidad de Nottingham ha analizado la salud de cuatro clones de Dolly, nacidos entre 2005 y 2007, y de otros nueve clones obtenidos a partir de otras ovejas.



Los resultados fueron publicados en “Nature Communications”, y han revelado que su salud era perfectamente normal.



“Después de analizar su tolerancia a la glucosa y la sensibilidad a la insulina (en busca de la diabetes), de medir su presión sanguínea y de analizar sus músculos (en busca de enfermedades degenerativas o cardiovasculares), descubrimos que nuestros clones estaban sanos, teniendo en cuenta su edad”, aseguró Kevin Sinclair, el primer autor del estudio, y discípulo de uno de los pioneros que hizo posible a Dolly, Keith Campbell.



De todas las ovejas estudiadas, solo una de ellas padecía una artritis moderada. Y a pesar de los investigadores no compararon los clones con otras ovejas normales, ni tampoco tuvieron en cuenta marcadores genéticos asociados con envejecimiento, descubrieron que estaban sanas.



Sin embargo, la clonación no es una técnica inofensiva. Así como lo explicó Sinclair al medio ABC, “está asociada a un aumento de la mortalidad de embriones durante el embarazo y durante el nacimiento, probablemente a causa de problemas genéticos”.



Pero, según Sinclair, “una vez superadas estas etapas, el clon tiene una vida normal”. Y aquí es donde se abre la posibilidad de investigar más para clonar animales y producir ganado transgénico, más resistente a enfermedades o más productivo, o incluso para clonar a mascotas.