17 °C
Mundo

Hay altos niveles de contaminación radiactiva en ríos de Fukushima

|

Foto de abcnews.go.com


Redacción


Así lo denunció la organización Greenpeace en su más reciente informe que alerta por los altos niveles de contaminación radiactiva que presentan las riberas de los ríos de la prefectura de Fukushima, donde se sitúa la central nuclear accidentada en 2011.



De 19 muestras de sedimento en tres ríos de la región, el Abukuma, el Niida y el Ota, tomadas en febrero y marzo de este año por Greenpeace, 18 arrojaron niveles de más de 1.000 becquereles de material radiactivo por kilo.


Una de ellas, recogida a unos 30 kilómetros al noroeste de la planta nuclear, llegó a indicar la presencia de 29.800 becquereles de cesio 134 y cesio 137 por kilo de sedimento.



Un máximo de 10 becquereles de cesio por kilo es el estándar del Gobierno japonés para el agua.


El informe explica que "el impacto radiológico de la catástrofe nuclear de Fukushima en el medio acuático, con consecuencias tanto para la salud humana como del medio ambiente, no se limitan sólo a los primeros años (tras el accidente)”.



"Existen amenazas presentes y futuras, principalmente los vertidos continuados (de agua radiactiva) desde la planta en sí" y la progresiva diseminación de la contaminación que existe en el suelo de la región a través de "bosques, ríos, lagos o estuarios costeros", agrega.



Precisamente, días antes de revelarse los resultados de este análisis, la operadora de la central había admitido por primera vez que su sistema para controlar la filtración de aguas subterráneas en los sótanos de los reactores –agua que se mezcla con el refrigerante radiactivo y luego va a parar al mar- no es capaz de detener el 100 % del flujo.


El accidente en la planta de Fukushima Daiichi, provocado por el terremoto y tsunami de marzo de 2011, ha sido el peor desde el de Chernóbil (Ucrania) en 1986.



Miles de personas que vivían junto a la central aún siguen evacuadas debido a las emisiones y vertidos radiactivos resultantes que además afectaron gravemente a la agricultura, la ganadería y la pesca locales.