14 °C
Turismo

Revive el encanto de Bielorrusia

|

Por: Lorena Liquete Briffel

Adéntrate en la época Soviética viajando a Bielorrusia y visitando los lugares más simbólicos y representativos de su capital Minsk.


Hoy Destinos recorre Bielorrusia. Conocida en tiempos pasados como la Rusia Blanca, formó parte de la Unión Soviética hasta 1991.


Hoy Bielorrusia…entre memorias soviéticas y un pasado estalinista. Entre antiguas fortalezas, castillos e Iglesias ortodoxas. Bielorrusia, limitando al norte con Lituania y Letonia. Al sur con Ucrania, la Federación de Rusia al este y al Oeste con Polonia.


Bielorrusia, que es llana en todo su esplendor, entre campos y prados, selvas y bisontes. Con sus simbólicas plazas, Bielorrusia con sus estatuas.


Bielorrusia, con capital en Minsk, cruzada por los ríos Nyamiha y Sviloch.


Lo que no te puedes perder:

Minsk, que se levanta entre largas avenidas llenas de grandes y austeros edificios, símbolos soviéticos y monumentos de guerra. Contrastando con un ambiente bullicioso y alegre.



Son numerosos, los lugares y construcciones históricas que la ciudad acoge y que bien se merecen una visita. Prospekt Nezavismosti, la calle de la Independencia, principal avenida de la capital, alberga numerosos parques y plazas como la plaza de la Victoria, la plaza de Octubre o la Plaza de la Independencia, testigo de importantes acontecimientos ocurridos en la ciudad…bajo la atenta mirada de Lenin, en el centro de la plaza, majestuosa su estatua. Así como la Isla de las Lágrimas que da nombre al monumento que se creó en memoria a los soldados caídos en Afganistán junto al que se ubica el edifico del Ayuntamiento.


De entre las Iglesias y Catedrales que recorren la capital, destacan la Iglesia de San Simón, la Catedral del Espíritu Santo o la Iglesia de Santa María.


Como también destaca la Biblioteca Nacional, un edificio moderno de 25 pisos creando la forma de un diamante, el Palacio de la República y el museo de la Segunda Guerra Mundial.


Minsk, una de la ciudades más valientes de la historia y antiguas de Europa que aún conserva la esencia de un pasado soviético imborrable.



Ya solo queda decir… ¡Buen viaje amigo!



Dónde comer:

Descubre la verdadera cocina bielorrusa en el restaurante Traktir na Parkovoy. El lugar idóneo para saborear platos típicos a precios bastante asequibles.


Desde Londres:

El trayecto en avión desde la capital británica a Minsk es de aproximadamente 3 horas. Si bien, dispones de más tiempo, también puedes realizar tu viaje en tren, haciendo parada en Bruselas, Cologne, Varsovia y…llegando a nuestro Destino de hoy: Minsk!