16 °C
Deportes

Ensayo de inauguración, un abreboca de lo que será el espectáculo inicial de los juegos olímpicos 2016

|

Foto tomada de internet


Por Julio Rocha

Traducción Arelys Goncalves

Río de Janeiro


Unos 47 mil invitados entre funcionarios y voluntarios del equipo Río de 2016 y de Ceremonias Cariocas, la empresa contratada para organizar las ceremonias de inicio y clausura de los juegos, asistieron el pasado 31 de julio para presenciar una muestra de lo que será el evento inicial de las primeras olimpiadas en Suramérica.


El clima de "vamos a mantener la sorpresa" se rompió al poco tiempo con miles de celulares que fotografiaban y filmaban el espectáculo a cargo del cineasta Fernando Meirelles y la coreógrafa Deborah Colker.


Cerca de tres horas de presentación estarán marcadas por proyecciones brillantes en 3D en el campo del estadio y un homenaje a los pueblos nativos de Brasil, a los colonizadores, a los africanos y a los inmigrantes que ayudaron a construir el país. Sin duda, uno de los momentos más emocionantes estará a cargo de un actor que interpretará a Alberto Santos Dumont, el padre de la aviación y la aparición de Daniel Jobim, nieto del compositor Tom Jobim, quien, en el piano, rendirá homenaje a su abuelo, fallecido en 1994. El folclore brasilero será representado por una versión de la guerra de las espadas de fuego de Cruz da Almas y duelos entre "bate-bolas" y maracatus.



Entretanto, una escena causó bastante malestar en la mayoría de los invitados y de quienes forman parte del equipo de ceremonia. Todavía no se conocen los detalles, pero durante la parte en la que debe aparecer la modelo Gisele Bündchen habrá una persecución policial o un asalto. Aunque se intentó conversar con los asesores de la empresa de Cerimônias Cariocas para confirmar la información, fue imposible contactarlos. Algunos voluntarios que asistieron al ensayo y conversaron con nuestro equipo que estuvo en el Maracaná, manifestaron su disgusto por esa parte del show. "Es horrible y despreciable", dijo uno de los voluntarios que no quiso identificarse. "¡Es ridículo! Tenemos que mostrar lo mejor de nosotros y no ese autoritarismo vergonzoso", comentó otro voluntario. "Me pareció extraño, pero tal vez ellos -el equipo de creativos- quieran dar algún mensaje", dijo la voluntaria de origen sueco, Emilie Alder. "Fue hecho para que causara risa y además tiene una lección de paz y amor al final", comentó Douglas de Barros, voluntario del grupo de las espadas de fuego.


El repertorio musical estará integrado por nombres como Ludimila, Elza Soares, Marcelo D2, Zeca Pagodinho, Karol Conka y MC Soffia. Un gran baile antecede a la entrada de los atletas al son de “País Tropical” que será interpretado por Jorge Ben Jor. El Himno Nacional de Brasil será interpretado por Paulinho da Viola.


Un mensaje de paz y de sostenibilidad será narrado en portugués por la actriz Fernanda Montenegro y traducido en inglés por la británica Judi Dench. Cada uno de los atletas participantes traerá un pequeño árbol durante el desfile. De acuerdo con la información suministrada por los organizadores, los árboles serán llevados luego al Parque dos Atletas, un bosque que se dejará como legado para la ciudad después de los juegos.



Tras los actos protocolares, se producirá un espectáculo apoteósico. La avenida Marquês de Sapucaí se trasladará al Maracaná al ritmo de la batería de 12 escuelas de samba del grupo especial del carnaval carioca. El gran-finale estará marcado por la llegada de la antorcha. Por lo pronto, se sabe que la llama olímpica permanecerá por primera vez en la historia de los juegos fuera de un estado olímpico. El máximo símbolo viene a Brasil proveniente de Canadá y será instalado frente a la iglesia de la Candelária en el llamado boulevard olímpico, en la zona portuaria de Río. ¿Quién se encargará de encenderla? Todavía no se sabe. Es un misterio guardado a siete llaves por los organizadores y solamente se sabrá el 5 agosto. Todavía hay tiempo para hacer sus apuestas.