8 °C
Especiales

Las 5 cosas que más odio del metro de Londres

|

Imagen telegraph.co.uk


Por Carlos D. Polanco

No podemos negar que el London Underground es una verdadera obra maestra de la ingeniería y el diseño. Aún recuerdo la primera vez que lo utilicé, simplemente estaba fascinado ante la grandeza del sistema de transporte público de la capital inglesa. Pero no pasó mucho tiempo para descubrir que no todo era color de rosa y que cuando estás a más de 20 metros bajo tierra, hay factores que pueden convertir tu viaje en toda una pesadilla. Por eso hemos querido presentar una breve lista sobre las cinco experiencias más traumáticas del metro. Si se sienten identificados, pueden darle un tic en su lista particular.


1. ¡Todos sabemos que tus audífonos funcionan bien!

Es lunes por la mañana, fuiste a una fiesta de dos días, no haz dormido lo suficiente y vas a directo a una jornada de 8 horas. Lo que menos quieres es sentarte al lado de alguien con sus audífonos Dr. Dre con hip hop, R&B o música electrónica a todo volumen. En este tipo de ocasiones no importa que tengan sus audífonos puestos, suena incluso más duro que mi teléfono móvil en altavoz.


2. ¿Podrías comer tu take away en un lugar con más ventilación?

Comer es uno de los mayores placeres de la vida, además de una necesidad biológica inherente al ser humano. Entiendo que en Londres muchas veces no tienes tiempo ni para almorzar y que no quieres ganarte una gastritis por comer a deshoras, pero tampoco creo que sea justo que las 70 personas que caben en cada vagón deban ver como alguien devora un kebab con salsa de ajo o mucho menos como ataca sin piedad una cubeta de KFC. El problema no es que se le ensucien las manos de grasa, sino que el olor tardará semanas en salir de los túneles del Underground y hará que no vuelvas a comer este menú en meses.


3. “Mind the gap between..."

La legendaria grabación insignia que no para de sonar cada día en todos los vagones y estaciones de metro, después de 3 meses de vivir en Londres y tomar a diario esta opción de transporte, se vuelve en verdadero martirio y dolor de cabeza. Lo más irónico de todo es que a pesar de repetir 50 veces en el mismo trayecto: “mind the gap between the train and the platform”, los accidentes de personas que quedan atrapadas o se caen por culpa del hueco que previamente han anunciado es bastante alto. Se calcula que, en promedio, 350 accidentes ocurren cada mes. Espero que la solución a tantos accidentes no sea incrementar el número de veces que repiten este anuncio, porque consideraría seriamente utilizar el bus.


4. ¿Vas a perder el avión?

Una de las grandes ventajas que ofrece el metro de Londres es que se conecta al principal aeropuerto de la capital inglesa de una forma rápida, económica y fácil. Si tu vuelo sale desde Heathrow Airport quiere decir que hay una gran probabilidad de que sea un vuelo internacional y tienes derecho a una o dos maletas de 23 kilos (en promedio), más el equipaje de mano.


Para los viajeros, una valiosa recomendación sería: nunca, pero nunca, bajo ninguna circunstancia, tomen el Underground en hora pico. Con seguridad, estarán más ocupados en cuidar que las maletas no caigan de lado cada vez que el tren frene, que en revisar si realmente trajeron el pasaporte. Es probable que los demás usuarios del metro con gusto harían una colecta para que tomaran un Uber. Después de viajar así en medio del congestionamiento y la multitud, sentirán un profundo arrepentimiento por no salir de casa dos horas antes de la hora pico.


5. ¿Qué tal estuvo la fiesta?

Si nunca has sentido temor porque la persona que está enfrente pierda la batalla contra el alcohol que quiere salir de su cuerpo, entonces nunca te has tomado el metro un viernes por la noche. He aquí un contraste interesante, el lunes por la mañana tomas la línea de metro más cercana a tu casa, nadie hace contacto visual con nadie, nadie te sonríe y nadie luce siquiera feliz. En cambio, te invito a utilizar el metro un viernes a las 11 de la noche, hora en la que todos parecen muy amigables, unos bailan, otros intentan convertirse en tu mejor amigo, están los que, por supuesto, tratan de conseguir el amor de sus vidas, y unos cuantos simplemente duermen como bebés y probablemente su parada está 5 estaciones atrás.


Tengo que ser sincero con ustedes, yo amo el London Underground, es un sistema de transporte muy rápido y eficiente, conecta toda la ciudad, es muy fácil de usar, conoces personas divertidas, aunque no siempre, y pasan cosas que no ocurren en ningún otro lugar del mundo, el metro es un lugar mágico, por eso cuando vayas en él sonríe, no sabes a quién podrás conocer o arreglarle el día y sobretodo recuerda “Mind the gap”.