6 °C
Perfiles

LAWA, una organización que rescata a las mujeres latinoamericanas de la violencia y la discriminación

|


Arelys Goncalves

La organización Latin American Women's Aid (LAWA), destinada a brindar ayuda y apoyo a las latinoamericanas en el Reino Unido, surgió en 1987 como producto del esfuerzo de un grupo de mujeres colombianas y chilenas que habían llegado al país como refugiadas políticas. Desde sus orígenes, quienes integran esta institución han trabajado incansablemente para seguir con el propósito que le dio vida, defender los derechos de las mujeres, brindarles asesoría y protección y recatar a las víctimas de la violencia del doloroso entorno al que ellas y sus hijos han estado sometidos.



A finales de la década de los años 80 no había ninguna organización que se dedicara a apoyar a las mujeres y de ahí surgió el interés en fundar lo que hoy se conoce como LAWA. Estas mujeres latinoamericanas hicieron posible la creación de un refugio único en Europa que ha servido por casi tres décadas como un espacio seguro para mujeres y niños que huyen de la violencia domestica.



Express News conversó con una de las profesionales que trabajan en LAWA, Salma Claussnitzer, la Senior Development Officer de la institución, para conocer de cerca lo que significa luchar como latinoamericana por una vida más justa y noble para quienes han estado sometidas a la discriminación, al maltrato y a la injusticia social.


¿A qué público va destinada la ayuda?


En LAWA nos esforzamos en crear un mundo en el que todas las mujeres y las niñas sean libres de violencia y opresión con el derecho a la autodeterminación.

Para lograr eso, trabajamos con mujeres latinoamericanas, afro descendientes y de minorías étnicas hispanoparlantes y de habla portuguesa. Ofrecemos un servicio dedicado y especializado que está dirigido por y para mujeres. Somos una organización inclusiva, es decir, damos la bienvenida a todas las mujeres, incluidas las homosexuales, bisexuales y transexuales.





¿Cuáles son los principales objetivos?


Para nosotros es fundamental impulsar la igualdad de género y promover los derechos de las mujeres en el Reino Unido. Nuestro objetivo es ayudarlas a reconocer la violencia doméstica e identificar la dinámica del abuso cuando se ven afectadas. Otra de nuestras metas es empoderarlas para que sean independientes y capaces de tomar el control de sus vidas. Asimismo, brindamos apoyo a los niñosque fueron testigos o que experimentaron la violencia doméstica. Ofrecemos también información relevante sobre las políticas migratorias y legales en Reino Unido. En esencia, queremos apoyarlas en su integración a la vida comunitaria y convertirlas en miembros activos de ella.


¿Cuáles han sido los logros más importantes en estas casi tres décadas de funcionamiento?

Nuestro trabajo ha logrado cambiar vidas. En el Reino Unido, por ejemplo, una de cada cuatro mujeres se ve afectada por la violencia y dos mujeres a la semana son asesinadas por su pareja o ex pareja. Las mujeres de minorías étnicas tienen más probabilidades de permanecer en una relación abusiva durante cinco años o más y la mayoría de ellas tienen miedo de pedir ayuda a los servicios generales por no hablar inglés o por pensar que no están dirigidos a ellas.Con LAWA,hemos podido brindar a las mujeres latinoamericanas el único refugio que existe en el Reino Unido y en toda Europa destinado a esta población y hemos contribuido a salvar y mejorar miles de vidas en los últimos 30 anos.



¿Qué tipo de servicio presta LAWA?

Manejamos un centro de asesoría e información y desde 1987 tenemos el refugio para mujeres latinoamericanas. El refugio es un espacio seguro y familiar en el que las mujeres y sus hijos reciben el apoyo necesario para superar los traumas e ir reconstruyendo relaciones sanas y una nueva vida. En cuanto al asesoramiento, proporcionamos una amplia gama de servicios a los que pueden tener acceso a través de las consultas sin cita previa.



Allí pueden recibir asesoría en temas como violencia doméstica, beneficios de asistencia social, discriminación, planificación de la seguridad personal, recursos legales, vivienda y alojamiento de emergencia, entre otros. Para quienes tienen hijos, tenemos el servicio de guardería que puede ser utilizado durante la visita a LAWA. También realizamos actividades culturales, sociales, comunitarias, de apoyo familiar, sobre recursos psicosociales y afectivos y asesoramiento jurídico. El apoyo no se limita a nuestra sede, ofrecemos ayuda en varias partes de Londres como en hospitales o estaciones de policía.



¿Cómo pueden beneficiarse las personas de esos servicios?

Tenemos siempre la puerta abierta y estamos para ayudar las mujeres y niñas en lo que ellas necesiten para mejorar su calidad de vida, su autoestima y sus opciones para un futuro mejor. Asesoramos de una manera profesional, personal y de acuerdo con cada historia de vida de las usuarias. Nuestros servicios son confidenciales y se ofrecen en español y portugués. LAWA también respalda a la comunidad y los colectivos de mujeres, facilitando bienes donados a los necesitados y prestando nuestro espacio de forma gratuita a las organizaciones y otros grupos de mujeres.



¿A través de qué vías pueden ser solicitados los servicios?

Hay muchas maneras de acceder. Una opción es través de nuestro número telefónico: 0207 275 0321. Sin embargo, también pueden reservar una cita personal para recibir el mayor apoyo posible. Todos los martes pueden venir a la oficina de 10 de la mañana a 12 del mediodía, o reservar cita con una asesora. La oficina funciona de lunes a viernes de 9.30 am a 1pm y de 2 pm a 5:30 pm. Adicionalmente, pueden enviar un mensaje de texto o llamar al 0753 442 4826 o 0746 219 1700, enviar un correo electrónico a info@lawadv.org.uk, o, incluso, usar el webchat en nuestra página www.lawadv.org.uk



¿Cuáles son los proyectos futuros?


Vamos a empezar en septiembre un nuevo proyecto que se llama “Mujeres Tejiendo el Cambio”. Allí ofreceremos el programa “Change Makers” que permite a las sobrevivientes crear entre ellas mismas grupos de apoyo, sensibilización y concientización sobre la violencia de género. Desde esta visión, se invita a conocer sobre las prestaciones y los derechos que tienen las mujeres y los niños con el fin de que se conviertan en agentes de cambio en su comunidad.


¿Cuáles son los más grandes desafíos?

Acceder al apoyo financiero se ha convertido últimamente en un gran desafío debido a la decisión del gobierno central de no invertir en organizaciones especializadas como la nuestra que trabajan con comunidades extranjeras. Esa política está poniendo la vida de miles de mujeres en peligro. El año pasado casi perdimos nuestro refugio debido a que la alcaldía local declaró que no tenía suficientes fondos para seguir apoyándonos. Pese a ese panorama, nosotras continuamos instando al Estado a que nos ayuden. Con mucha dedicación y con el apoyo del equipo LAWA y de las organizaciones hermanas, logramos encontrar unos fondos de emergencia que nos permitieron salvar nuestro refugio. Sin embargo, aún estamos en la incertidumbre, seguimos en la necesidad urgente de encontrar recursos para que el refugio no cierre sus puertas a las mujeres que huyen del maltrato.



¿Cómo ha cambiado la población que atienden y qué impactos podría tener el Brexit en el trabajo que realizan?

En la historia reciente de este país, la primera ola migratoria de latinoamericanos que fue en los años setenta estuvo conformada en su mayoría por refugiados políticos, usualmente altamente calificados. Actualmente, la migración de latinoamericanos es más bien por razones económicas, con necesidades y problemas complejos, aunque también con altos niveles educativos.


El cambio más reciente se ha producido por la segunda migración conformada por quienes vienen de España y de otras partes de Europa. Esta población ha llegado al Reino Unido buscando mejores oportunidades laborales, luego de la intensificación de la crisis económica en el continente. Por lo general, tienen nacionalidades europeas, lo cual hasta hace poco representaba una ventaja en el aspecto migratorio. Con el Brexit, esto se verá afectado indudablemente. Cuando los cambios se implementen, nuestra comunidad tendrá aún menos acceso a ciertas ayudas del gobierno.


Pese a ello, seguiremos luchando como siempre, para darle voz, refugio y esperanza a nuestras hermanas, las sobrevivientes de la violencia y futuros agentes de cambio.