19 °C
Turismo

Rusia: un viaje de ensueño

|

i

Imagen tomada de internet


Por: Lorena Liquete Briffel

Hoy vamos a Rusia, pero específicamente a San Petersburgo, mejor conocida como “la ventana rusa a Europa”, que fuera la capital del Imperio Ruso en el pasado (desde el año 1712 a 1918) y considerada la segunda ciudad rusa más importante y poblada del país.


Envuelta de tradición y recuerdos, la ciudad sobre el rio Neva cuenta en su haber con una apasionante historia a pesar de su juventud y una belleza que no pasa desapercibida siendo considerada una de las ciudades más bellas del mundo.


San Petersburgo que es literaria, entre Pushkin y Dostoievski, es ciudad de famosos museos e imponentes palacios. De hermosos parques y ligada por numerosos puentes. De magníficos monumentos y majestuosos templos.



Imagen tomada de internet


San Petersburgo ¡Inolvidable!

No es algo casual que a menudo, se refieran a la ciudad de San Petersburgo como “el museo al aire libre”, y es que la originalidad y armonía de su arquitectura así como la magnificencia de sus construcciones, hacen de la ciudad rusa un lugar único, casi impactante.


La belleza y atractivo de la ciudad rusa está presidida por los numerosos puentes que sobrevuelan la ciudad aportando aun más encanto a sus muchos canales. Algunos de sus puentes más “célebres” son el puente Bank, el Palace y Trinty

Hogar de más de 200 museos, destaca el museo del Hermitage, no solo por su inmensidad, compuesto de 6 edificios siendo el más importante el Palacio de Invierno, sino por albergar tesoros artísticos de un valor incalculable como obras de Van Gogh o Rubens y estar privilegiadamente ubicado en la Plaza del Palacio, corazón de la ciudad y testigo de todo.

Es precisamente la Plaza del Palacio, el punto de partida de la Avenida Nevsky, una de las calles más populares de la ciudad. Escenario en numerosas películas, la famosa avenida es curiosamente un lugar lleno de contrastes donde poder apreciar la riqueza y la pobreza en unos mismos kilómetros.


Imagen tomada de internet


Al igual que por sus numerosos puentes y museos, San Petersburgo también destaca por sus numerosas iglesias y catedrales, sobresaliendo sobre las demás, la Iglesia de Salvador y la Catedral de San Isaac.


El horizonte de la ciudad, aparece eclipsado por la Fortaleza de San Pedro y San Pablo donde también se ubica como su nombre indica, la catedral de San Pedro y San Pablo.


San Petersburgo, una ciudad apasionante que en tan solo 3 siglos de historia, acumula un apasionante pasado de increíbles acontecimientos y se ha formado resultando en una de las grandes bellezas del mundo llena de lugares que bien merecen una visita.


¡Privilegios para el paladar!

En plena Avenida Nesky abre sus puertas Yolki Palki, una opción perfecta donde poder degustar de comida típica rusa como por ejemplo las sopas o el Pelmeni, hecho de carne y huevo duro.


Imagen tomada de internet


Tienes que saber…San Petersburgo

A finales de Junio tienen lugar las “noches blancas”, un fenómeno natural que hace que el sol este presente durante casi 20 horas e incluso cuando el sol se pone la oscuridad nunca es completa.