16 °C
Especiales

La escuela secundaria Notre Dame, una opción para las niñas latinas en Londres

|


Arelys Goncalves

Emigrar es un proceso difícil que requiere, más allá de un cambio de dirección, un gran respaldo y apoyo, especialmente cuando existe la barrera del idioma. La escuela católica de secundaria Notre Dame, ubicada en St. George’s Road, en Southwark, ha sido una de las pocas que se ha percatado de esa necesidad y ha dedicado gran parte de sus proyectos y actividades a hacer que las estudiantes provenientes de otros países puedan adaptarse al nuevo entorno y sentirse un poco como en casa.


La comunidad latinoamericana de Elephant and Castle puede dar fe de ese esfuerzo. La directora de esta reconocida escuela de niñas, la hermana Anne Marie Niblock, ha sido por varios años una importante aliada y se ha esforzado en ofrecer a las jóvenes una vida más justa y con mayores oportunidades. Su labor, respaldada por un equipo comprometido y profesional, ha permitido que algunas de las adversidades y limitaciones se disuelvan en un ambiente más esperanzador y provechoso. Express News visitó las instalaciones de Notre Dame R.C Girl’s Secondary School para conocer más de cerca el trabajo que realiza esta institución para “formar niñas orientadas al éxito”.


Todos los miembros de la escuela están dedicados a respaldar la ayuda que presta la institución. Por ejemplo, Nick Wood, encargado del área de tecnología resaltó que parte de los programas de computación han sido elegidos para apoyar a las estudiantes que tienen inglés como segunda lengua, Entretanto, Graham Bancroft, encargado de la logística de la escuela, destacó que las instalaciones de la escuela siempre han estado al servicio de la comunidad con actividades gratuitas, clases de inglés y eventos como la tarde internacional.


Leticia Salinas, una chilena dedicada por varios años al trabajo con jóvenes, también se ha encargado de orientar los proyectos de la escuela en beneficio de la comunidad. Sin embargo, tal como ella misma ha repetido, nada de lo que se ha logrado hasta la fecha hubiese sido posible sin el apoyo incondicional de la directora del plantel que ha dedicado su vida a la educación y al rescate de las niñas marginadas y en situación de pobreza.


Un cambio beneficioso

A través de los años, el rendimiento escolar ha experimentado un cambio significativo y se refleja no solo en los resultados sino en la actitud de las estudiantes. Para Niblock “hace 18 años, cuando teníamos pocas niñas latinas, ellas no se sentían tan seguras como ahora pero tampoco tenían el apoyo de los padres para salir adelante. Antes estaban marginadas y ahora los padres reconocen los logros de sus hijas, saben que son capaces y se sienten orgullosos, eso es importante para ellas”.



La directora de la escuela que recibe a unas 620 niñas entre 11 a 16 años, destacó que la población latina ocupa el 20 por ciento en las aulas. Para ella, cada vez son más los padres interesados en matricular a sus hijas en la institución, especialmente porque en Latinoamérica existe una preferencia por las escuelas católicas. La institución se ha mostrado receptiva a la comunidad y su trabajo tiene un enfoque humanitario muy marcado por el perfil pluricultural de la orden a la que pertenece: “nuestra congregación es de inmigrantes y trabajamos con los pobres y los marginados, proveemos educación a quienes más lo necesitan, por eso aquí no hay cabida para la discriminación, nadie es marginado”, puntualizó.

La hermana Niblock, original de Glasgow, ha vivido en Londres desde 1980 y ha trabajado en la escuela desde principios de los años 80 cuando dictaba clases de Matemática y Religión. Su experiencia le ha mostrado una pluralidad cultural que no era muy común en Escocia. Recuerda que en aquellos años los desafíos estaban relacionados con los conflictos sociales que existían en Brixton y que de alguna manera afectaban a las estudiantes. Luego de una pausa, a su regreso a Notre Dame en 1998 encontró un perfil diferente. “En los ochenta, había un número importante de niñas del Caribe y cuando regresé habían llegado más de África y comenzábamos a tener más niñas latinoamericanas”, recordó.

Su trabajo en la educación ha sido un reflejo de los ideales de su congregación. Para ella, la escuela, la iglesia y la familia juegan un rol principal en la enseñanza y es por eso que se han dedicado a apoyar a los padres con el aprendizaje del idioma. Ofrecer las aulas de inglés se ha convertido en uno de los grandes logros para respaldarlos en su adaptación a la lengua y la cultura.


Todas las actividades que realizan están dirigidas a lograr la unidad y la aceptación: “tratamos de incorporar a las niñas lo más rápido posible a las clases y hemos visto que se están desempeñando muy bien académicamente y eso es una señal de que vamos en buen camino”, destacó Niblock.


Celebrar la cultura

Aunque es una prioridad adaptarse al Reino Unido, la escuela reconoce la riqueza de las culturas que la integran y para reforzar esa diversidad se enfocan en el perfeccionamiento del idioma materno y en la conservación de las tradiciones. La tarde internacional es uno de los espacios predilectos para celebrar las nacionalidades que conforman la escuela. Tal como describieron los miembros de la institución, es uno de los eventos más esperados del año en el que las estudiantes y sus familiares pueden disfrutar de su cultura, gastronomía y música, a través de bailes, prácticas de idiomas, canciones y otras actividades que refuerzan el sentido fraternal que caracteriza la escuela. “Es una tarde en la que festejamos la cultura de todo el mundo, un día para compartir y en la que todos se sienten especiales”, resaltó la directora. Otras de las actividades que a futuro podrían incluir son las fiestas de quinceañeras que se festejan esencialmente en América Latina.



Un apoyo incondicional y honesto

Consciente de la complejidad de la situación migratoria de algunas familias latinoamericanas, la hermana Niblock no se detiene ante los desafíos: “yo no soy la Home Office y por eso no estoy interesada en saber el estatus de la gente, eso no es lo más importe”. Según explica, su misión es ayudar a la gente lo cual solo se dificulta cuando no conoce con claridad la situación en la que viven las familias. “Si ellos me dicen que están durmiendo hacinados en una habitación yo puedo tratar de ayudarlos, pero si no conozco la situación, no puedo hacer nada”, destacó.


Explicó que en muchos casos las familias no tienen acceso a beneficios pese a la difícil situación en la que se encuentran, en tales situaciones pueden proveerles uniformes, ayuda para los almuerzos, los paseos y otros apoyos similares. “Lo importante es que puedan confiar en nosotros y que sepan que lo que nos digan es confidencial y no va a trascender a las autoridades. Yo no voy a verificar si las niñas que tocan a nuestra puerta tienen el derecho de estar aquí, yo las recibo”.


Clases de inglés gratuitas

Desde hace 5 años la escuela ha impulsado las clases de inglés que hasta la fecha han beneficiado a unas 300 personas, de las cuales el 90 por ciento son de habla hispana. Inicialmente las clases estuvieron dedicadas a los padres que no sabían inglés, sin embargo, la iniciativa impulsada por Leticia Salinas y la directora del plantel ha logrado mantenerse y ampliar su alcance a otros miembros de la comunidad que también pueden asistir a estas clases gratuitas realizadas los sábados durante el semestre escolar.


Tal como explicó a Express News el líder de la fundación “English for Action”, Dermot Bryers, los cursos están financiados por la escuela y han tenido mucho éxito, “vienen padres pero también gente que vive cerca, familiares, compañeros de trabajo, es para toda la comunidad, es algo que la escuela ofrece para ayudarlos”, comentó. Las clases están diseñadas para enseñar inglés pero también para orientar a las personas en temas claves, “queremos que las personas puedan participar en la sociedad y hacer cambios, así que hacemos campaña para la justicia social”, agregó.


La escuela de verano

Desde hace tres años se realiza la escuela de verano que está dedicada exclusivamente a las nuevas niñas latinoamericanas. “Invitamos a las niñas que comienzan en septiembre y a las que no hablan inglés o necesitan mejorar su nivel a que asistan a las clases que se realizan durante las vacaciones para incorporarlas lo más rápido posible al programa escolar”, explicó la directora y agregó,es una manera de ayudarlas a adaptarse y a entender un poco la cultura, porque muchas veces puede ser difícil comprender las diferencias en un país nuevo”.


“Mi sueño es que esta sea la primera escuela para niñas latinas”

Leticia Salinas desde que llegó a Londres se ha dedicado sin restricciones al trabajo comunitario. Ha dedicado gran parte de su vida a garantizar protección y ayuda a jóvenes vulnerables y ofrecerles la oportunidad de integrarse a la sociedad. Desde hace cerca de 8 años ha concentrado su dedicación y su esmero en brindar apoyo y solidaridad a las niñas latinoamericanas que llegan con sus familiares a Londres y que requieren de un respaldo para retomar sus estudios.

Tal como relata la propia Salinas, sus comienzos en la escuela fueron luego que una compañera que había trabajado con ella en el Youth Offending Teams (institución que trabaja con adolescentes que han infringido la ley) le había pedido que la apoyara en la escuela. Para ella, estar allí representó una experiencia muy valiosa porque pudo continuar con su idea de ayudar a las niñas y ofrecerles la posibilidad de estudiar.


Más que trabajar para la escuela, ella quería lograr una ventana para la comunidad: “Mi sueño es que esta sea la primera escuela para niñas latinas”, fueron sus palabras cuando asistió a la entrevista en la sede de la escuela y sigue siendo su gran aspiración, encontrar un espacio en el que quienes vengan de Latinoamérica no se sientan marginadas o discriminadas y que puedan acceder a las mejores condiciones para su formación.


“Me siento agradecida por todo el respaldo que he tenido aquí, especialmente de la directora de la escuela que me ha apoyado en las propuestas que he presentado para el beneficio de la comunidad”, afirmó Salinas muy emocionada y conmovida por los positivos cambios que se han logrado gracias a la nobleza de la directora y de la congregación a la cual pertenece.


Una educación para el cambio

La escuela es miembro de la organización de caridad Citizens UK que tiene una sección dedicada a Southwark y que desarrolla proyectos en defensa de los derechos de los ciudadanos. Ana Ferreira, brasilera y representante de Southwark Citizens, trabaja muy de cerca con las estudiantes de Notre Dame para desarrollar el liderazgo y la participación pública de la comunidad.



La organización que funciona a nivel nacional, se ha dedicado a temas claves para los inmigrantes y las personas de bajos recursos: “en este municipio hay 13 miembros y Notre Dame es la única escuela secundaria dentro del grupo y una de las de mayor influencia”, comentó Ferreira. “Nuestro esfuerzo es demostrarle a las niñas que son capaces de lograr sus metas, que el idioma puede dejar de ser una limitación si nos dedicamos y que aprendan desde una edad temprana que trabajando junto a otras organizaciones se puede hacer un cambio en la sociedad”.


¿Cómo ingresar a la escuela?

Así como el resto de las escuelas en el Reino Unido, el proceso de admisión para las estudiantes que comenzarán en 2017 se iniciará en septiembre con varias fechas en las que las familias podrán visitar las instalaciones. Adicionalmente, la escuela prepara anualmente toda la información necesaria en español y portugués para ayudar a los representantes a conocer los detalles del proceso de inscripción. Las fechas en las que la escuela abrirá sus puertas a quienes estén interesados en conocer con más detalles los beneficios que ella incluye son: lunes 26 de septiembre a las 1.15 pm, el martes 27, a las 9.15 am, el miércoles 28, a las 5 pm y el jueves 29 a la 1.15 pm. “No queremos que se sientan que los vamos a rechazar, muchas escuelas realizan exámenes antes de aceptar a las niñas, pero aquí no hacemos ese tipo de evaluación porque no estamos de acuerdo con ese tipo de selección”, puntualizó la hermana Anne Marie Niblock, al mismo tiempo que destacó, “primero tomamos a las niñas que hayan sido bautizadas aquí o en cualquier otro país, ese es nuestro requisito, pero incluso si van a la iglesia pero todavía no ha sido bautizadas podríamos aceptaras”. Más información sobre la escuela en notredame.southwark.sch.uk