19 °C
Mundo

Sobrecalificación laboral: una realidad que afecta a millones de personas y mucho más en el sector inmigrante

|


Por: Cesar Pastor Gamarra

www.elperuchito.com


Todos sabemos que no existe el trabajo indigno y es por eso que asumimos que el ganarse el pan honradamente es una actividad vital que enaltece al hombre como persona. No hay trabajo malo si hay actitud, potencial y ganas de crecer profesionalmente, pero es este último anhelo el que muchas veces puede pisar terrenos peligrosos o estancarse cuando no tenemos claro a dónde vamos y qué queremos laboralmente. La sobrecualificación en el trabajo es un arma de doble filo que puede ser muy frustrante y negativa en ambos casos: para el trabajador que sabe que está empleado en un rango más bajo al de su formación y experiencia y para el empleador que simplemente descarta contratar a alguien muy preparado o no le interesa incentivar un perfil así como parte de la empresa.


¿Podríamos establecer cuántos trabajadores inmigrantes laboran bajo el rótulo de sobrecalificados? Es muy difícil precisarlo y más si pensamos que no es un problema exclusivo de la inmigración. Esta situación se da en todo el mundo laboral y sus consecuencias pueden ser muy perjudiciales sino sabemos encarar el tema y asumirlo debidamente.

Cuando se es joven hay que comerse el mundo y pueden no importar los inicios, cuando pasan los años y adquirimos experiencia, consolidamos nuestras habilidades y pensamos en la estabilidad, entonces, la situación ya no puede ser la misma y el peso psicológico de esta condición se vuelve una gran carga por llevar y es una de las principales causas por la cual muchas personas son infelices en el trabajo.


Alarmantes cifras

Un estudio realizado el año pasado en España señalaba que hasta un 55% de los jóvenes menores de 30 años están sobrecalificados para el trabajo que desempeñan. En un contexto de post crisis financiera España es el país con más trabajadores sobrecalificados en toda la Unión Europea y las secuelas de la pasada recesión económica todavía se perciben con fuerza en la Madre Patria. La investigación realizada por la Fundación Caja de Ahorro llegó a la triste conclusión de que los jóvenes en este país han sido y siguen siendo los paganos de la crisis. Por su parte, el conocido portal laboral Infojobs ya en el 2014 ratificaba la tendencia al concluir que un 40 % de los jóvenes españoles empleados ganaban menos de mil euros.



Según cifras del INE español más de 78 mil de sus ciudadanos emigraron en el 2014 teniendo como destinos favoritos el Reino Unido, Alemania y Francia. Se estima además que pueden haber más de 65 mil españoles solo en Londres y de esa cifra es fácil deducir que un gran porcentaje trabajan sobrecalificados en la capital del Reino Unido.


¿A mejor preparación mejor empleo?

‘’Mientras más preparado estés tendrás mejores oportunidades’’. En los tiempos que corren, ¿podemos realmente decir que se cumple esta premisa? Según como se vea, para muchas empresas contratar un trabajador experimentado y con excelente formación puede ser un riesgo, un despropósito para el negocio, una pérdida de tiempo. El trabajador muy calificado puede tomar el empleo como algo temporal, va a malograr al grupo, puede ser rebelde, exigirá mejoras muy rápidamente o directamente se aburrirá, estará desmotivado y no será productivo. ‘’Usted no cumple el perfil, está sobre calificado para el puesto’’ es la frase que lanzan muchos de estos reclutadores haciendo más difícil para los mejores postulantes el duro trabajo de buscar trabajo. Hay que tener en cuenta que si el solicitante sobre pasa los 45 o 50 años el panorama puede ser más oscuro todavía.


Por su parte, el empleado que se sabe más experimentado o calificado académicamente para el puesto que ocupa efectivamente no se sentirá feliz en su cargo y siempre se sabrá mal remunerado y subestimado por sus jefes. Viene ahí la clásica expresión que alguna vez podemos haber dicho muchos de nosotros: ‘’este trabajo no es para mi’’. Si bien es cierto que siempre hay un número de personas que se resisten a ‘’rebajarse’’ aceptando un empleo de menor nivel, muchas veces las duras condiciones del actual mercado laboral, la creciente competitividad y la necesidad de alguien en su condición de inmigrante pesan mucho más a la hora de aceptar ‘’lo que sea’’.


¿Cómo conseguir trabajo si estoy sobrecalificado?

Si se va aceptar convivir con la frustración que produce el retroceder profesionalmente al aceptar un trabajo de menor calificación que la que se tiene, se deben tener las cosas claras. No importa el rol que desempeñes o la profesión que tengas, una de las claves es tener muy delimitado el terreno que se está pisando. Hay que poner en una balanza las ventajas y desventajas de lo que vas a hacer y priorizar tus objetivos a corto, mediano o largo plazo. ¿Porque estás ahí y hacia dónde quieres llegar? Un claro ejemplo de esta etapa son los miles y miles de jóvenes inmigrantes que llegan al Reino Unido solo con el objetivo de practicar y mejorar su inglés. Si ese es tu caso, perfecto, es válido y un trabajo temporal como camarero o vendedor, entre otros, puede no ser lo tuyo pero tú sabes porque lo estás haciendo. Por el contrario, si este no es tu norte, piensa bien y analiza porque solo tú puedes detectar la envergadura de la empresa a la que entras y si hay potencial de desarrollo en ella, si estás seguro de eso, puede no importar que solo al inicio ingreses por una puerta pequeña.


Si todavía estás buscando el trabajo, de verdad lo necesitas, pero sabes que tienes muchos estudios realizados, piensa que modificar el currículum no es mentir, entonces, deberás ajustarlo de alguna manera de acuerdo al trabajo al que estás aplicando. No puedes entrar a una tienda como dependiente si tienes muchos títulos y postgrados, lejos de ser atractivo para tu entrevistador lo asustarás o puede pensar que no te valoras ni eres ambicioso, en resumen, no conseguirás el puesto. No pongas información falsa en tu currículum, pero para este caso tampoco pongas todos tus títulos y calificaciones.


Una de las partes más difíciles cuando estás sobrecalificado es pasar la entrevista. Convencer al reclutador de que tú eres el ideal para el puesto no será fácil si no tienes claras tus respuestas y lo más importante, te crees lo que dices. ¿Por qué quiere este puesto si usted está sobrecalificado para el cargo? Ante la clásica pregunta puedes decir que no te consideras sobrecalificado sino perfectamente calificado. Agradece a tu entrevistador por tal halago y que quede claro que quieres ser parte de una empresa en constante movimiento y crecimiento. También causarás una buena impresión si les ofreces demostrar tu compromiso con la empresa en un cierto plazo determinado, de esta manera les demostrarás seguridad en ti mismo.