13 °C
Especiales

El tobogán más divertido del mundo, en Londres

|

Por Alex Fargier

Londres es una ciudad que lo tiene casi todo. Un sistema de transporte público muy desarrollado, una noche que casi nunca duerme, una escena culinaria extraordinaria y eventos de todo tipos y para cualquier gusto los 7 días de la semana.

Pero hasta ahora no tenía un tobogán gigante. ¡Ahora sí!


El lugar ideal para esa idea: pues claramente la torre roja de Stratford, la llamada ArcelorMittal Orbit y construida con más de 60% de acero reciclado, que es la escultura más grande del Reino Unido y un icono conmemorativo de los juegos Olímpicos de 2012.


Para dar un poco de contexto a la altura, la escultura es más alta que la estatua de Libertad de Nueva York. Hasta entonces tenía una plataforma de observación que sirvió para admirar Londres desde el este, pero quizá algo le faltaba. Es una escultura que resalta bastante, hasta parecer algo extraño en el paisaje arquitectural londinense y de hecho se puede apreciar solo verdaderamente desde dentro, donde parece mucho más impresionante el diseño ondulado de la estructura.

Pero ahora está verdaderamente completa, con un tortuoso tobogán, midiendo 178 metros de largo que aprovecha al máximo la altura y las formas de la escultura. Para los expertos se trata del tobogán en forma de tubo más alto y largo del mundo.



Ahora, hablamos de la experiencia: uno se tira para pasar por doce giros completos y alcanzar unos 25km por hora en un tubo bastante estrecho, estirado sobre una colchoneta especialmente elaborada para este fin y de donde se debe sujetar con ambas manos. La aceleración es muy rápida durante los inicios de los 40 segundos de la bajada y la diversión está garantizada. Durante la experiencia se puede ver el paisaje Londinense pasado zumbando por las ventanas. 


Afortunadamente la llegada es muy suave y hay unas sillas para descansar y recobrar el aliento. Si la primera vez es insuficiente, puedes repetir la experiencia por solo cinco libras más, salvo los días en que las entradas ya se han agotado. Para disfrutarlo mejor se recomienda reservar las horas antes de las 12 o después de las 5, horas en las cuales hay poca gente. Porque además del tobogán, la entrada incluye acceso a la plataforma de observación, donde podrás admirar Canary Wharf, The Shard y otros puntos londinenses de referencia.


Para aprovechar de esa nueva atracción, hay que reservar en línea. La entrada, que cuesta 15 libras, garantiza acceso al piso de observación. Hay que prepararse con unos días de antelación, porque solo se puede reservar al más temprano el día siguiente, y tiene que ser en la semana.