13 °C
Mundo

Francia vuelve a amanecer en estado de shock

|

Imagen AFP 


Arelys Goncalves

El Gobierno francés declaró 16, 17 y 18 de julio días de duelo nacional y las banderas ondearán a media asta en todas las oficinas oficiales del país.


La celebración nacional de la toma de la Bastilla que se realiza cada 14 de julio en todo el país estuvo enlutada por la muerte de al menos 84 personas, entre ellas varios niños, en Niza, al sur de Francia, en un hecho que ha sido calificado como un ataque terrorista. Aproximadamente a las 11 de la noche de este jueves, un camión que se desplazaba a alta velocidad por el Paseo de los Ingleses, el malecón de la ciudad, embistió contra la multitud que se congregaba en el lugar para disfrutar entre amigos y familiares de los tradicionales fuegos artificiales del día festivo.


Durante el hecho, más de 100 personas resultaron heridas y varias en estado de gravedad. Aunque todavía no se conocen las razones por las que el conductor embistió contra la multitud y hasta ahora ningún grupo extremista se ha adjudicado el ataque, después de lo sucedido, el presidente de Francia, François Hollande, calificó el hecho como un "ataque terrorista" "monstruoso". En un mensaje televisado, Hollande dijo que se extenderá tres meses más el estado de emergencia que había sido decretado luego de los ataques de París, el pasado 13 de noviembre, en los que murieron 130 personas. Adicionalmente, el mandatario aseguró que se intensificarán los ataques en Siria e Irak para combatir el denominado Estado Islámico.


Los datos más recientes

El autor del hecho fue identificado por los cuerpos policiales franceses como Mohamed Lahouaiej Bouhlel, un franco-tunecino de 31 años que vivía en Niza. Tal como describieron testigos, el camión blanco se desplazó unos dos kilómetros hasta que fue abatido por la policía local que intentó en varias oportunidades detener el vehículo. Dentro del camión se encontraron, además de los documentos de identidad, armas de fuego y granadas. Tal como informó el primer ministro francés, Manuel Valls, la sección antiterrorista del Ministerio Público está a cargo de la investigación del hecho y de corroborar los datos que hasta ahora han arrojado las averiguaciones.


Según explicaron fuentes policiales, Lahouaiej Bouhlel no estaba registrado por casos de actividades terroristas ni como extremista islámico, pero había sido detenido por delitos de robo y violencia. Adicionalmente, se conoció que trabajaba como transportista.


La nueva primera ministra británica, Theresa May se solidarizó con su homólogo francés y manifestó su apoyo al país tras lo sucedido. 


Otros mandatarios a nivel internacional también han expresado su solidaridad con Francia. Se espera que en las próximas horas se conozcan más detalles sobre las víctimas de este hecho, el tercero que sufre el país en 18 meses.