16 °C
Reino Unido

Theresa May ocupa el vacío de poder en Gran Bretaña

|


Colin Gordon

www.colindgordon.co.uk

Hay una caricatura en la última edición de la revista satírica "Private Eye" que encapsula la actual situación política del Reino Unido: Un extraterrestre, que acaba de aterrizar su nave espacial en la Tierra, consulta a un transeúnte y le pide: "Llévame a cualquiera que remotamente se asemeje a un líder".


Si esta conversación tuviera lugar en Hyde Park, por ejemplo, ¿a dónde debería ir “ET”? ¿Para el 10 de Downing Street, la residencia oficial del primer ministro? Así, podría conocer a Theresa May, que acaba de tomar posesión como sucesora de David Cameron - quien, después de insistirdurante la campaña del referéndum que continuaría en el cargo cualquiera fuera el resultado, hizo todo lo contrario e inmediatamente renunció en la mañana del viernes 24 de julio, cuando se hizo evidente que los simpatizantes de la opción de “Salir” habían ganado. Esta decisión de Cameron provocó la ira del ex líder del Partido Laborista, Neil Kinnock, quien dijo a The Guardian en una entrevista el 9 de julio que había sido "el deber y papel del capitán” de quedarse en el puente", al menos hasta que la inicial turbulencia de Brexit hubiera disminuido.


¿Tiene “ET” otras opciones? No, por el momento, el UKIP (Partido Para la Independencia del Reino Unido): Su líder, Nigel Farage, abandonó esta función el 4 de julio a fin de "recuperar su vida" después de lograr su ambición de 17 años de extraer al Reino Unido de la Unión Europea.


Hyde Park, sin embargo, es sólo un corto trecho de Kensington High Street, donde el Partido Laborista tiene su sede provisional. El único inconveniente es que “ET” podría no tener la oportunidad de conocer al hombre nominalmente jefe de la “Oposición Oficial”, Jeremy Corbyn. Él está muy ocupado “aferrándose" a su posición, a pesar del hecho que el editorial en “The Observer” el 3 de julio, lo representó como un "acabado político nacional" y más de 172 de sus propios parlamentarios exigen que dimisione.


El "pionero norteamericano en estudios de liderazgo", Warren Bennis, ha definido el liderazgo como "la capacidad de traducir la visión en realidad". Para su compatriota, el pastor John C.Maxwell, "un líder es alguien que conoce el camino, va por el camino y muestra el camino". Hay una opinión prevalente de que los aspirantes politicos deben ganar experiencia en el "mundo exterior" antes de presentarse para el Parlamento. Steve Richards de The Independent no está de acuerdo. Él señala que "Cuando los “forasteros” se mudan a la política a menudo enfrentan dificultades para adaptarse. Cometen errores porque no entienden los ritmos distinctivos de la política, los peligros mortales de una palabra inapropiada". Para él, la comunicación es vital: "Los líderes tienen que encontrar una manera de transmitir lo que representan y deben ser (o llegar a ser) un buen orador y un simpático entrevistado".


Richards cita previa experiencia ministerial como "la primera calificacion absoluta", o al menos algunas anteriores batallas políticas - la falta de las cuales fue visto por muchos comentaristas como la principal debilidad de Andrea Leadsom, quien el 11 de julio súbitamente retiro su candidatura por el liderazgo del partido conservador. Eso significa que Theresa May, considerada por The Guardian como "un par de manos seguras" y descrita por su compañero conservador, el diputado Ken Clarke, como "una mujer extremadamente difícil "- ya no se enfrentará a ninguna competición y así se convertirá en la próxima primer ministro del Reino Unido.


La mayoría de los políticos y del público probablemente coinciden con Richards en que "los líderes deben poseer una energía ilimitada, la capacidad de responder a las crisis inesperadas y ser valientes" - pero no con su insistencia de que "hay que ser indiferente a las críticas y los ataques de los medios de comunicación". Por el contrario, la prensa refleja la opinión popular sobre temas claves que un primer ministro tiene que tomar en consideración.


La afirmación de Richards, sin embargo, que "no vale la pena ofrecer un programa que está garantizado de perder una elección" es un preciso reflejo de la continua batalla por el control del Partido Laborista. La mayoría de sus diputados comparten la opinión de Kinnock que se arriesgan a ser reducidos a un "movimiento de protesta social", simplemente voces enfadadas gritando desde la periferia en lugar de actuar como "una fuerte y eficaz oposición al Gobierno".


Hilary Wainwright, por el contrario, argumentó en el "New Statesman" el 5 de julio que "el estado de ánimo actual de la política anti-elite hoy en día ha cambiado lo que significa ser un líder", que la personalidad, estilo y principios de Corbyn manifiestan que el es la persona ideal a "dar voz a los que no benefician del sistema".


The Economist ha retratado Brexit como haber ocasionado "Anarquía en el Reino Unido". The Observer ha lamentado el "caos, el rencor y el desfile de patéticos líderes". El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha declarado que "Inglaterra se ha derrumbado: políticamente, monetariamente, constitucionalmente y económicamente".



La réplica de The Spectator a todos ellos ha sido que "los puntos fuertes de Gran Bretaña nunca se originaron de su adhesión a la UE y no serán dañados por Brexit". El resultado de la votación, proclamó, que era "el más grande voto de confianza en el Reino Unido" y presagia "un nuevo capítulo en la historia del país".