19 °C
Mundo

El pianista Ludovico Einaudi da concierto en el océano Ártico para pedir su protección

|

Foto tomada de internet


Redacciòn Express News


El glaciar Wahlenbergbreen, en Svalbard, Noruega, fue el escenario del prestigioso compositor y pianista Ludovico Einaudi. En una plataforma flotante sobre el océano, el artista se unió a las ocho millones de personas que exigen la protección del Ártico, a través de una pieza creada especialmente para ese día.


Einaudi ha estado a bordo del barco Greenpeace Artic Sunrise que atraviesa el Ártico. Elegy for the Arctic (Elegía por el Ártico) fue la pieza que interpretó el artista, la cual fue inspira en la belleza del océano y en las amenazas a las que enfrenta. Un piano de cola, que viajó desde Alemania hasta el Ártico dentro de la bodega del Arctic Sunrise, fue puesto sobre una plataforma construida con 300 triángulos de madera que simula un iceberg. Es también una forma de manifestar la ausencia de hielo sobre el mar que cada día se hace más notable.


«Estar aquí ha sido una gran experiencia. He podido ver la pureza y fragilidad de este área con mis propios ojos e interpretar una canción que compuse en el mejor escenario del mundo», narró Ludovico Einaudi desde el Arctic Sunrise. «Es importante que entendamos la importancia del Ártico, parar su proceso de destrucción y protegerlo», añadió.
Esta presentación sucedió días antes de que la Convención para la Protección del Medio Ambiente Marino del Atlántico Nordeste, OSPAR, se reuniera en Tenerife con el fin de proteger una extensión de 232 650 kilómetros cuadrados de océano (la mitad de la superficie de España) situada en aguas internacional entre Groenlandia y Noruega, importante cita para el Ártico.


Los resultados de ese encuentro no fueron positivos, pues el acuerdo no se logró debido a la posición de tres países firmantes con intereses más directos en el Ártico (Noruega, Islandia y Dinamarca), señaló Greenpeace. «El Ártico que queremos proteger es el aire acondicionado del planeta. El Ártico que queremos proteger es para la humanidad. Y no es ni de Noruega, Dinamarca o Islandia. El cambio climático actúa más rápido que OSPAR», asegura la organización en su página web.


Ante esto, anunciaron que están «valorando cómo tomar acciones legales contra Noruega por su impulso a la explotación industrial del Ártico». «Noruega, Islandia y Dinamarca no podrán callar ocho millones de voces. Seguiremos luchando, asegura Greenpeace. Los países firmantes de la Convención OSPAR son Bélgica, Dinamarca, Finlandia, Francia, Alemania, Irlanda, Islandia, Luxemburgo, Holanda, Noruega, Portugal, España, Suecia, Suiza y el Reino Unido, así como la Unión Europea. Protección», manifestó desde el Ártico Elvira Jiménez, portavoz de Greenpeace.


La organización resalta que el Ártico es el océano menos protegido y sus aguas internacionales son cada vez más accesibles debido al deshielo. Esto se convierte en otra amenaza, convirtiéndolo en uno de los mayores desastres ecológicos que hay en la actualidad. Su rica biodiversidad es la que más ha soportado las consecuencias.


«Lo que pasa en el Ártico no se queda en el Ártico. En él se vincula el deterioro del océano Ártico por el cambio climático con los fenómenos extremos cada vez más presentes en el hemisferio norte como las inundaciones, las supertormentas o las sequías», puntualiza Greenpeace.