14 °C
América Latina

Seis muertos y decenas de heridos en choques entre maestros y policías en México

|

Foto el-nacional.com/


Por RT


Las protestas de maestros contrarios a la reforma educativa, que exigen, asimismo, la liberación de líderes magisteriales detenidos la semana pasada se suceden desde hace días en México. En el transcurso de esta semana las marchas y las barricadas en carreteras se han repetido en varias ciudades del país, adquiriendo un carácter violento en el Estado sureño de Oaxaca.


Este viernes la petrolera estatal mexicana Pemex anunció que si continuaban los bloqueos de carreteras en Oaxaca, sus plantas en el puerto de Salina Cruz se verán obligadas a detener sus operaciones, algo que "podría derivar en un desabasto de gasolinas, diesel y turbosina en las zonas a las que abastece la refinería".


La Policía federal y estatal de Oaxaca se enfrentó con profesores de la Sección 22 de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) correspondiente al Estado de Oaxaca con el objetivo de impedirles que bloquearan en varios puntos la carretera entre Salina Cruz y Tehuantepec.


El domingo los hechos más graves se registraron en la ciudad de Asunción Nochixtlán, en el norte del Estado, donde estalló un enfrentamiento de varias horas entre policías y maestros que mantenían bloqueada la carretera Oaxaca-México desde hacía una semana.



El Gobernador de Oaxaca Gabino Cué y el Comisionado General de la Policía Federal de México, Enrique Galindo, confirmaron en rueda de prensa que seis personas murieron y treinta resultaron heridos, mientras los detenidos ascenden a dos decenas, informa el periodista Joaquín López-Dóriga.


Los hechos han agitado las redes sociales, que se llenaron con testimonios relativos a estos sucesos violentos.

Para entorpecer el operativo de policías federales y estatales que intentaba retirar la barricada y liberar el paso por carretera, los maestros incendiaron camiones para impedir su avance y lanzaron piedras y cohetones rellenados de clavos y trozos de vidrio, según el diario '24 horas'.


Testigos y medios de información denuncian el uso de armas de fuego, además de balas de goma y gases lacrimógenos, por parte de la Policía federal. Sin embargo, la Comisión Nacional de Seguridad sostiene que los agentes no portaban armas de fuego y que los balazos fueron efectuados por desconocidos.

«Se tiene conocimiento que las detonaciones por arma de fuego registradas provienen de personas desconocidas ajenas a los bloqueos, quienes realizan disparos contra la población y los policías federales para así generar enfrentamientos», reza su informe.


La entidad informó que 21 policías resultaron heridos en el enfrentamiento, varios de ellos por arma de fuego. En cuanto a las fotos donde se distinguen agentes apuntando con armas de asalto, la Comisión afirma que son «totalmente falsas».


Las autoridades piden el cese de la violencia

El Gobierno central mexicano y el Gobierno del estado de Oaxaca han emitido un comunicado este domingo en el que «lamentan y condenan los hechos de violencia ocurridos (…) en los que lamentablemente fallecieron seis personas y resultaron lesionados 53 civiles, 41 policías federales —tres de ellos con heridas de bala—, así como 14 policías estatales, cinco de ellos por armas de fuego».


«Se hace un llamado a la Sección 22 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación a que se deslinde de los grupos violentos y se comprometa a un diálogo responsable dentro del marco de la ley para cesar la violencia», manifiesta el informe, haciendo referencia a la presencia de diversos grupos que «durante días han encabezado los bloqueos a carreteras e instalaciones estratégicas».


Asimismo, las autoridades han señalado que «continuarán actuando en plena coordinación para garantizar el Estado de derecho y brindarán toda la asistencia y atenciones necesarias a las víctimas y familias afectadas».


Formal prisión a los dirigentes magisteriales

Rubén Núñez y Francisco Villalobos, dos líderes de la Sección 22 de la CNTE recibieron el auto de formal prisión este sábado, sospechosos de desviación de recursos.


El líder de la Sección 22, Rubén Núñez, fue detenido el domingo pasado, acusado por la Procuraduría General de la República de haber procesado recursos de un millón de dólares de procedencia ilícita. A Villalobos, secretario de la organización, lo acusan del robo agravado de los libros de la Secretaría de Educación Pública. Representantes de la CNTE opinan que se trata de una persecución política.