17 °C
Portada

Escuadrones «anticontaminación» para vigilar a los conductores que dejen motores encendidos

|



Por Ulysses Maldonado

Un esquema piloto en la ciudad de Londres organiza grupos de residentes como guardias de la calidad del aire y voluntarios para instar a los automovilistas estacionados para que apaguen sus motores si están en espera de alguien, el ejemplo se extenderá por toda la capital.


Se pondrá en funcionamiento en las áreas de Camden, Enfield, Hammersmith and Fulham, Harrow, Islington, Kensington y Chelsea, Lambeth, Southwark, Tower Hamlets, y Westminster.


Los escuadrones de aire limpio serán desplegados en ciertos días en zonas peatonales, escuelas y fuera de los hospitales, en las zonas residenciales y en caminos conocidos donde los conductores se estacionan con el motor al ralentí. Jon Averns, de City of London Corporation dijo que «los vehículos estacionados con el motor en marcha son una fuente innecesaria en la contaminación atmosférica».


«Ellos emiten contaminantes, entre ellos los dióxidos de nitrógeno y partículas, que están vinculadas con el asma, enfermedades del corazón, la bronquitis crónica y el cáncer. Tenemos que actuar ahora», agregó.


En la mayoría de los casos, cuando a los conductores les ha sido recomendado apagar su motor al ralentí, lo hacen de buen grado una vez que son conscientes de las consecuencias de calidad del aire al mantener en funcionamiento el motor de sus vehículos.


En algunos casos, sin embargo, los conductores han reaccionado agresivamente. Una madre en Londres, recogiendo a su hijo de la guardería, recientemente fue ultrajada verbalmente cuando ella cortésmente sugirió a un hombre que apagara el motor del vehículo, que había dejado encendido por 20 minutos mientras estaba estacionado.


Parte del objetivo del escuadrón es fomentar el cambio de comportamiento para que los conductores se acostumbren a tener su motor apagado cuando están detenidos.


La red de escuadrones de aire limpio será financiada con £127 000 durante tres años por el Fondo de la Calidad del Aire de Londres, y con más de £100 000 en cofinanciación por parte de los ayuntamientos.


El alcalde Sadiq Khan, que fue diagnosticado con asma, dijo que «el motor al ralentí conduce a la contaminación innecesaria y peligrosa que está en el aire. En un momento en que casi 10 000 muertes prematuras son causadas cada año por la inhalación de aire de la capital, hay que hacer todo lo posible para limpiarlo por el bien de las generaciones futuras».


También se alentará a las empresas y otros grupos para reducir las entregas en vehículos, utilizar taxis de baja emisión y animar al personal a usar bicicletas, caminar o correr cuando van a trabajar.


Westminster ha anunciado recientemente que un pequeño número de guardias de tráfico se encargaría específicamente de los conductores que dejan sus motores al ralentí y podría emitir multas con £20 en el terreno si se niegan a dejar el motor encendido emitiendo gases y dejando el aire sucio innecesariamente.