16 °C
Reino Unido

«El Reino Unido es más influyente, seguro y próspero en la Unión Europea»

|

Foto cityam.com


Arelys Goncalves

Cada día las expectativas aumentan y el debate se intensifica para adelantarse a lo que podría ser el resultado final del referendo del próximo 23 de junio. La decisión de salir o permanecer en la Unión Europea se ha convertido en uno de los temas más destacados en cualquiera de los entornos de la vida en el Reino Unido. Entretanto, en una carrera contra el tiempo, los líderes políticos y principales voceros del sector comercial y económico se afincan en la defensa de sus campañas para ganar adeptos entre el voto in y el out.


Hasta ahora, según la posición de quienes defienden el vote leave, take control (vota por salir, toma el control), la UE le cuesta al Reino Unido unas 350 millones de libras semanales, un equivalente a la construcción de un hospital cada semana o la contratación de 600 mil enfermeros. Según esta propuesta, la salida representaría la recuperación del control sobre las fronteras, el comercio y la economía, áreas que hasta ahora dependen de las decisiones tomadas por Bruselas.

La campaña del Brexit, apoyada fervientemente por el exalcalde Boris Johnson, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, y el ministro de Justicia, Michel Gove, entre otros, expone, como uno de los mayores problemas, el incremento poblacional a partir de la libre circulación en la UE. Según las cifras presentadas por los seguidores de esta campaña, más de 250 mil personas han ingresado al Reino Unido por lo menos en los últimos 12 meses y, de continuar por una década, el número podría aumentar a más de dos millones de nuevos habitantes. Tal incremento constituye, según ellos, una seria amenaza para el sector salud y demás servicios públicos.


La contraparte a esta campaña es la Britain is stronger in Europe (Gran Bretaña es más fuerte en Europa) que apoya la permanencia como la mejor opción para el país. Con el primer ministro, David Cameron, a la cabeza, seguido por el ministro de Hacienda, George Osborne, la ministra de Interior, Theresa May, el líder sindical, Jeremy Corbyn y el nuevo alcalde de Londres, el laborista Sadiq Khan, el vote remain (votar para permanecer en la UE) permitirá al Reino Unido un papel de liderazgo con una mayor influencia en asuntos internacionales.


Express News conversó con Nacho Morais, director de Frank Consulting Ltd y uno de los empresarios firmantes de la carta del diario The Times en apoyo a la permanencia de Reino Unido en la Unión Europea, para conocer más sobre lo que estará en juego en el referendo.



¿Por qué es importante permanecer en la UE?

El Reino Unido es más influyente, seguro y próspero en la Unión Europea. En cuanto a la seguridad, esta identidad ha evolucionado con el tiempo y se manifiesta en la lucha contra el terrorismo, crimen organizado y la resistencia contra el expansionismo del Gobierno de Putin. La principal herramienta en este sentido han sido las sanciones económicas decididas por la UE. En cuanto al argumento económico, alrededor de la mitad de las importaciones, exportaciones e inversión extranjera directa en Reino Unido son por parte del resto de países de la UE. Asimismo, el Reino Unido se beneficia de los más de 50 acuerdos de libre comercio que la UE tiene con terceros países y bloques.


¿Qué significaría para el país una eventual salida?

Representaría una pérdida de soberanía, liderazgo e influencia y un retroceso con respecto a la política del Reino Unido en los últimos dos siglos. La historia de este país es de liderar, no de aislarse. Para hacer negocios en los países de la Unión Europea hay que adaptarse a las normas de la UE.


¿Qué implicaciones tendría esa decisión desde el punto de vista económico, político y social? Desde el punto de vista económico significaría costosos aranceles a las exportaciones a la UE, especialmente en el sector agrícola y automovilístico. Produciría la reducción del comercio con la UE (y otros) debido al mayor costo de los productos exportados por los aranceles y con la destrucción de empleo correspondiente. Una disminución de los recursos del Estado debido a una menor actividad económica. Adicionalmente, la deslocalización por parte del sector financiero a otros países de la UE. A ello se sumarían, la devaluación de la libra y el incremento de coste del crédito empresarial e hipotecario.


En la política exterior, representaría el inicio de una etapa de aislacionismo, en contraposición con la política de implicación en asuntos europeos de los últimos dos siglos. En cuanto a la política interior, ambos partidos mayoritarios resultarían afectados. Es la primera vez que una campaña con un acento marcadamente xenófobo y antidiversidad gana unas elecciones en elReino Unido. También hay que considerar las relaciones con varias naciones del Reino Unido. Por un lado, un nuevo referéndum en Escocia sería casi inevitable y la imposición de una frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte causaría inestabilidad.


Socialmente, el acento en contra de la diversidad sería un factor divisivo en la sociedad británica. Al mismo tiempo, la idea predominante en el lado del leave es la del recorte de derechos de los trabajadores, muchos de los cuales fueron introducidos gracias a legislación europea. Los principales ponentes del leave son los defensores de la privatización del NHS y del copago sanitario.


¿Qué efectos podría tener para los europeos que viven aquí?

Tanto los europeos no británicos residentes en Reino Unido, como los británicos residentes en otros países de la UE verían su estatus cambiado en el caso de salida de la UE, debido a la necesidad de visados y permisos de residencia. Los inmigrantes del resto de la UE en el Reino Unido son en su mayoría jóvenes en edad de trabajar, que contribuyen bastante más de lo que reciben en concepto de subsidios. Por el contrario, el perfil del residente brit ánico en la UE está más sesgado hacia los pensionistas que se benefician tanto del menor coste de la vida en otros países -donde sus pensiones se ‘estiran’ más-, como del acceso a la sanidad de estos otros países.


¿Cómo quedaría parada América Latina si el voto leave se impone?

Actualmente, la UE es el mayor inversor en América Latina y su segundo mayor socio comercial. La Unión ha negociado con socios latinoamericanos a través de acuerdos como el acuerdo global con México, los acuerdos de asociación con Chile y Centro América, el acuerdo económico con Cariforum (Foro del Caribe), entre otros, todos los cuales incluyen extensas ventajas comerciales. Una salida de la UE dejaría al Reino Unido fuera de ellos. Nadie en la campaña del leave ha mencionado estos acuerdos como una prioridad.


En el plano comercial, las compañías latinoamericanas pueden vender productos con las mismas especificaciones en toda la UE, y pueden prestar servicios a la UE desde una sede en el Reino Unido. La unidad de mercado y la capacidad de acceso se romperían en el caso de la salida.


¿Cómo podrían verse afectados los latinoamericanos en el Reino Unido?

Hay que hacer mención a la situación de los ciudadanos latinos, tanto por el riesgo económico como por el acento antidiversidad de los sectores que defienden el leave. La agenda, reconocida por Farage, es hacer una reducción global de la inmigración, no solo la que viene de la UE. Hemos visto múltiples episodios de racismo en la campaña -ataques a Obama por su ascendencia keniata o pósteres denigrantes con Turquía-. Ellos (inmigrantes) también sufrirían por la intención del bando del leave de desmontar los derechos de los trabajadores.