17 °C
Reino Unido

Referendo del 23 de junio: el voto latino también cuenta

|

Foto news.yahoo.com


Arelys Goncalves

El próximo 23 de junio los que tengan nacionalidad británica, irlandesa o del Commonwealth podrán decidir si el futuro del Reino Unido está dentro o fuera de la Unión Europea. La fecha de registro todavía no concluye y quienes gocen del derecho de participar en esta decisión histórica tienen hasta el 7 de junio para ingresar sus datos en el registro electoral. La comunidad latinoamérica, así como el resto de las personas que han adoptado la ciudadanía británica, no escapan a este derecho y los resultados de la decisión también podrían tener repercusión sobre ellos.


Se estima que tras el referendo vendrán varios cambios en sectores como empleo y servicios sociales, así como en la economía y en las regulaciones que podrían afectar a los nuevos inmigrantes. Se trata entonces, de un momento clave tanto para los ciudadanos nacionales, como para el resto de los residentes del país.


¿Quedarse o salir? « That is the question»

Tras la decisión de realizar el referendo han proliferado diferentes versiones y lo que más ha predominado en la búsqueda de seguidores para cualquiera de las opciones es la especulación. Sin embargo, aunque continua a ser un desafío para los expertos conocer el verdadero impacto, vale la pena considerar las versiones que presentan ambos bandos. La pregunta: ¿debe el Reino Unido permanecer como miembro de la Unión Europea o dejar de formar parte de ella? tiene solamente dos posibles respuestas y cada una de ellas representa una visión distintiva en la vida política y económica nacional.


Quienes apoyan la decisión «vote remain», o votar a favor de permanecer en la UE, indican que como miembro del bloque, el país jugará un papel de liderazgo dentro de la Unión con una mayor influencia en asuntos internacionales. En su condición de miembro, el Reino Unido suma anualmente 91 mil millones de libras a la economía. De acuerdo con esta posición, por cada libra invertida en la Unión Europea, el país recibe casi 10 libras gracias a los bajos precios, el incremento de puestos de trabajo y de las inversiones.


En cuanto a la seguridad, permanecer en la UE representa una mayor protección debido a que la Orden de Detención Europea permite a los estados miembros la deportación de criminales y capturar a quienes pretenden evadir la justicia en la región. Los defensores de esta opción pronostican además que la salida podría traducirse en la disminución de puestos de trabajo, el incremento de los precios y la reducción del presupuesto para los servicios sociales.


Los principales promotores de la campaña «Britain is stronger in Europe» (Gran Bretaña es más fuerte en Europa) son el Primer Ministro, David Cameron, el Ministro de Hacienda, George Osborne, la Ministra de Interior, Theresa May, el líder sindical, Jeremy Corbyn y el alcalde de Londres, el laborista recientemente electo Sadiq Khan. A la lista se suman algunos líderes del sector financiero y Wall Street, e incluso el propio presidente de Estados Unidos Barack Obama, quien en visita oficial al Reino Unido manifestó su deseo de que los ciudadanos elijan continuar en la UE.


Como contraparte, quienes apoyan la decisión de la salida o «vote leave, take control» (vota por salir, toma el control) estiman que la UE le cuesta al Reino Unido unas 350 millones de libras semanales, un equivalente a la construcción de un hospital por semana o la contratación de 600 mil enfermeros. Los seguidores de esta propuesta reclaman que la salida representaría la recuperación del control sobre las fronteras, el comercio y la economía, áreas que hasta ahora dependen de las decisiones tomadas por Bruselas.


De acuerdo con los datos presentados por los promotores de la salida, más de 250 mil personas han ingresado al Reino Unido por lo menos en los últimos 12 meses y, de continuar por una década, el número podría aumentar a más de dos millones de nuevos habitantes debido a que las leyes europeas favorecen el libre tránsito de sus ciudadanos en el territorio de los países miembros. Pese a las contribuciones que esta migración puede generar al país, consideran que el libre flujo también afecta la calidad de los servicios públicos.


A la cabeza de la campaña del «Brexit» se cuentan el alcalde Boris Johnson, el líder del Partido de la Independencia del Reino Unido (UKIP), Nigel Farage, el Ministro de Justicia, Michel Gove y el ex candidato a la alcaldía de Londres, el conservador Zac Goldsmith.


¿Cómo participar en esta decisión histórica?

Lo más importante para votar es estar en el registro electoral. Si aún no has realizado este trámite, todavía hay tiempo. El proceso se podrá efectuar hasta el próximo 7 de junio. Si tu nombre ya aparece en el registro, no es necesario hacerlo para votar en el referendo a favor de la permanencia o salida de la Unión Europea. En este caso, ya deberías tener en mano la guía que describe el objetivo del referendo y la «polling card», es decir, la tarjeta que le indicará a qué centro acudir el próximo 23 de junio.


La página oficial www.gov.uk especifica claramente los procedimientos para el registro y, de acuerdo con sus explicaciones, es una operación muy sencilla que no toma más de cinco minutos. De acuerdo con la información de la web, las personas mayores de 18 años que tengan nacionalidad británica, irlandesa o del Commonwealth, con residencia en el Reino Unido o que vivan en el extranjero y se hayan registrado en los últimos 15 años para votar, tienen el derecho a participar en esta trascendental decisión que involucra el futuro del país al que pertenecen.


El registro se puede realizar en línea a través del enlace www.gov.uk/register-to-vote. Adicionalmente, también se puede efectuar vía telefónica al 0800 3 280 280 o por correo, siempre que la información sea recibida antes de la medianoche del día 7. En todo caso, todavía es posible participar y la decisión final es del ciudadano que tiene en sus manos el poder de decidir el futuro de su país de origen o del que lo ha recibido y otorgado la oportunidad y el privilegio de expresar su opinión.