6 °C
Tendencias Express

10 hábitos para disfrutar ser mamá de tiempo completo

|

Por Lorena Trigos

Tener el privilegio de estar con mis hijos de tiempo completo en los primeros años de sus vidas es algo que valoro mucho. No todas las madres tienen esta oportunidad y aunque viene con muchas ventajas existen también retos difíciles, mucho cansancio y algunas veces tengo la sensación que estoy perdiendo mi propia identidad.


A medida que mis hijos han crecido he establecido hábitos para disfrutar mi día a día con ellos y de la misma manera tener un balance entre los oficios de la casa, mi esposo, mis hijos, familia/amigos y tiempo para mímisma. Acá les comparto los hábitos que para mis son más importantes para mantener la sanidad y disfrutar ser mamá de tiempo completo:


1. Establecer una rutina

Esto ha sido para mí uno de los hábitos más importantes porque me ayuda a dividir el día de una manera proporcional. Mi rutina empieza cuando mis hijos se despiertan de 7 a 7:30am, desayuno, jugar, vestirlos, hacer el almuerzo, salir, almorzar, tarde usualmente en la casa, baño, comida, 40 min de televisión: esta es la oportunidad para mi esposo de recoger juguetes y la mía de organizar la cocina y mis hijos sagradamente se acuestan a las 7pm. Después de que se acuestan es tiempo para nosotros los papás de hacer lo que queramos sin tener que preocuparnos de nada que ver con oficios de hogar. Los fines de semana son flexibles pero tratamos de mantener hora de ir a dormir.


2. Mantener las amistades y hacer nuevas

Ser mamá me ha dado la oportunidad de hacer nuevas amistades con otras mamás y así poder hacer actividades familiares con los niños. Mantener las viejas amistades es difícil porque ya no tenemos la flexibilidad del tiempo o ya no tenemos las mismas cosas en común pero es importante sostenerlas porque es una oportunidad para hablar de otras cosas y dejar nuestra identidad pre-hijos lucir de nuevo.


3. Hacer un esfuerzo por arreglarse

Muchas veces me levanto y desearía quedarme en pijamas todo el día, de hecho el primer año con mis hijos el hecho de poderme vestir y salir de casa era un logro. Pero ahora me siento bien poniéndome un poco de maquillaje, ponerme ropa cómoda pero que me guste y me haga sentir bien. Confieso que muchas de las mamás acá en Londres se arreglan mucho y se visten muy bien, un domingo por la mañana salí al supermercado con mis hijos cuando me encontré con una mamá conocida, ella llevaba una chaqueta color mostaza, labios rojos, cabello perfecto, se veía muy bien y me hizo pensar que no quiero convertirme en una ama de casa que descuida su apariencia. No estoy hablando de ser superficial pero decuidarse y verse bien por dentro y por fuera.


4. Tener ambiciones profesionales, proyectos o hobbies

A veces tenemos que recordarnos a nosotras mismas qué éramos antes de convertirnos en madres, a mí siempre me ha gustado el arte y expresarme creativamente de una manera u otra, este blog es un atento a hacer algo creativo y poner el foco de mis pensamientos en algo diferente (¡aunque hablando de lo mismo!). Hacer ejercicio, asistir a un curso, investigar sobre temas de actualidad de nuestro interés, todos son atentos válidos de cultivar esa persona que somos detrás de ser mamás. Algún día nuestros hijos crecerán, no necesitaran más de nosotros y nosotras tendremos que seguir nuestras aspiraciones.


5. Sacar tiempo para nuestra pareja (¡sin hijos!)

Con mi esposo intentamos salir de noche cuando tenemos a nuestros suegros en casa, intentamos ver películas juntos, cenar juntos después de que los niños se han ido a dormir y antes de acostarnos a dormir tener un momento para hablar del día y decirnos buenas noches. Tengo que confesar que no siempre es fácil, él aveces quiere ver sus programas y yo los míos, él quiere tener tiempo para tocar música y yo para escribir el blog, así que ambos debemos hacer un esfuerzo para sacar un tiempo para ser pareja sin que nuestros hijos intercedan.


6. Sacar tiempo interrumpido para jugar con nuestros hijos

Pensar que ser mamá de tiempo completo nos deja mucho tiempo para compartir con nuestros ellos es una ilusión. Entre los quehaceres de la casa, salir, amistades, Skype, el celular y el computador parece muchas veces no suceder. En mi caso debo hacer un esfuerzo intencional para sentarme individualmente con cada uno y jugar a lo que ellos quieran sin ninguna interrupción, no me sorprende que son de los momentos más divertidos de mi día y sé que mis hijos aprecian estos espacios de conexión.


7. Tener un programa de televisión o un libro favorito

Con la nueva tecnología de poder ver series de televisión bajo demanda y miles de opciones para escoger, tener un programa favorito no es un delito. De hecho es un tiempo para sumergirse en un romance, en un mundo ficticio o reírse con una comedia, con el objetivo de sustraer nuestra mente de la realidad aunque sea por un momento. A veces veo series y películas con mi esposo, pero hay programas que no compartimos así que tomamos turnos con el televisor. Antes de dormir leo todas las noches en un libro electrónico libros escogidos en Internet, esto me ayuda a relajarme y ¡usualmente funciona como somnífero!


8. Mantenerse al día con los quehaceres domésticos

Este hábito es clave para distribuir bien el tiempo y no sentirme agobiada con todo lo que hay que hacer. Esto significa que desayunamos y limpio la loza, empiezo a alistar el almuerzo y cada vez que puedo hago algo para mantenerme al día. Como ya lo mencioné todas las noches antes que mis hijos se vayan a dormir con mi esposo nos encargamos de dejar todoorganizado para el día siguiente. Cada 2 semanas con mi esposo hacemos la limpieza general de la casa y nos dividimos las responsabilidades, esto me lleva al siguiente punto.


9. Distribuir las responsabilidades con nuestra pareja

Ser mamá de tiempo completo no significa que nuestra pareja no tenga que ayudarnos. Probablemente la mayoría de los esposos trabajan tiempo completo y sus responsabilidades tienen que ser proporcionales con el tiempo que tienen disponibles. Lo más importante es que aunque estas responsabilidades sean pequeñas (ejemplo: en la mañana poner la ropa en la lavadora), tengamos la sensación de que somos un equipo de trabajo y nuestros hijos lo vean a él como un modelo a seguir. Los fines de semana yo siempre aprovecho para que él los saque, aunque sea por media hora, para que pasen tiempo juntos.


10. Salir y hacer diferentes actividades

Aunque tenemos una rutina establecida, grupos infantiles que asistimos regularmente y compras diarias que hacer en el supermercado, también me gusta ser flexible y variar las actividades a las que asistimos con mis hijos. Tal vez un museo, visitar un nuevo parque, de vez en cuando hacer un paseo que dure todo el día al zoológico o almorzar por fuera. Aveces tomamos el tren y vamos a otra biblioteca o algo fuera de la rutina para refrescarnos. Actividades que todos disfrutemos es importante.


Finalmente, de vez en cuando todo esto se va a la basura: nos levantamos de mal genio, nos quedamos en pijamas todo el día, la cocina se queda sin arreglar, una salida sale terriblemente mal o estamos tan cansadas que no nos queda tiempo sino de irnos a dormir. Entonces pienso que si 80% de mis días puedo disfrutar ser mamá de tiempo completo, yo me doy por bien merecida.