4 °C
Mundo

Contaminación del aire empeora

|

Humo mezclado con la niebla en el aire indio // Foto Reuters


Redacción Express News

Según la más reciente clasificación elaborada por la Organización Mundial de la Salud, OMS, la ciudad iraní de Zabol, golpeada por tormentas de arena durante la estación estival tiene el aire más contaminado del mundo, es la que tiene el aire más contaminado del mundo. Detrás de ella están dos ciudades indias, Gwalior y Allahabad, ocupando el segundo y tercer puesto respectivamente. En el listado le sigue Riad, Al Jubail, Patna y Raipur.


El aire de Pekín, a pesar de tener mala fama, no ocupa los primeros lugares de la clasificación. Nueva Deli, India, descendió al undécimo lugar, luego que en 2014 liderara la lista.


Alrededor de 3.000 ciudades, para un total de 103 países, componen la base datos de la OMS que fue usada para este análisis. Aunque la agencia Reuters asegura que la información puede estar incompleta, porque “muchos países son tan malos que no tienen un sistema de monitoreo y no pueden ser incluidos en la clasificación”.


Lo cierto es que el resultado es desalentador. Los niveles de contaminación están aumentando en los últimos años, sin importar que algunas ciudades ya hayan logrado una mejora.


Más del 80 % de la población mundial urbana está expuesta a concentraciones de sustancias contaminantes en el aire que superan los límites establecidos por la Organización.


“Aunque todas las regiones del mundo se han visto afectadas, los habitantes de las ciudades de renta baja son quienes más sufren las consecuencias”, alertó la OMS.


El estudio reveló que el 98 % de las ciudades de más de 100.000 habitantes en países de renta baja o intermedia no respetan las líneas directrices de la organización en términos de calidad del aire. En los países de renta alta, ese porcentaje baja hasta el 56 %.


El principal riesgo medioambiental para la salud son las concentraciones elevadas en el aire de pequeñas partículas (MP10), y de partículas finas (MP2,5), que contienen sulfato, nitratos y carbono negro.


Esta contaminación aumenta el riesgo de accidente vascular cerebral, de cardiopatía, de cáncer de pulmón y de enfermedades respiratorias agudas, como el asma. Todo ello provoca la muerte prematura de más de tres millones de personas en el mundo, señala la OMS.


“Cuando el aire contaminado envuelve nuestras ciudades, las poblaciones urbanas más vulnerables -los más jóvenes, los más viejos y los más pobres-, son los más afectados”, explicó la subdirectora general de la OMS, Flavia Bustreo, encargada del departamento de Salud de la Familia.


Según los expertos, entre 2008 y 2013, los niveles mundiales de contaminación atmosférica en el medio urbano aumentaron, conclusión a la que se llegó después de comparar los niveles de partículas finas en 795 ciudades de 67 países entre estos años.


Limitar las emisiones industriales, aumentar el uso de energías renovables y dar prioridad al transporte público y las vías ciclistas, son las recomendaciones que da la agencia de la ONU para frenar esta problemática.