4 °C
Mundo

​Chamos: Una organización de caridad con los pies en Londres y el corazón en Venezuela

|

Arelys Goncalves

La nobleza no tiene nacionalidad y cuando se reúne con la pasión por rescatar la mayor belleza del mundo, los niños, se puede transformar en esperanza para un mejor futuro. Ese fue el mensaje que sembró en Venezuela la uruguaya Drina Flynn, quien dedicó su periodo como diplomática en el país en ayudar a aliviar las penurias de muchos niños que, sumidos en la miseria de las zonas más pobres de la capital venezolana, tenían cada vez menos opciones para salir adelante.


Desde allá, en la década de los 90, Flynn comenzó a organizar actividades para ayudar financieramente a una humilde escuela de una barriada caraqueña. Su regreso a Londres significó solo una pausa para ese proyecto. Con el apoyo de la socióloga chilena, Iberia Torres, otra extranjera que había corrido la misma suerte que Flynn, pasar parte de su vida en el país suramericano y enamorarse de su gente, aquella labor volvió a cobrar vuelo. Torres, quien vivió sus años universitarios en Venezuela, contó entusiasmada a Express News cómo con esfuerzo y dedicación pudieron transformar sus sueños en una organización de caridad que tendría la sede en Londres pero dejaría su corazón en Venezuela.


En 2004, organizadas en un pequeño grupo y con la ayuda de la venezolana María Josefina Campbell, pudieron seguir recabando fondos y retomar el proyecto en aquella pequeña escuela Jenaro Aguirre, en Petare. "Chiquitas como éramos, con la ayuda de otros venezolanos y amigos nuestros, logramos ayudar a la construcción de la guardería en la escuela", recordó Torres con satisfacción.


Poco a poco, vieron que no podían seguir soñando en pequeño y decidieron fundar una organización de caridad que les permitiría tener un mayor alcance. Así, en 2008, nació Chamos, nombre que bien responde a su rol: "lo único que queríamos era ayudar a los niños de Venezuela, así que el nombre era perfecto porque chamos en Venezuela significa niños", detalló Torres.


A lo largo de su existencia, Chamos ha estado presente en diversos eventos para mantener sus vías de financiamiento. Ferias como la Anglo-Latin American Foundation (ALAF), cenas benéficas, catas de vino, eventos deportivos, proyecciones de cine, rifas, subastas, han sido solo algunas de las actividades en las que han participado.


En 2015, Drina Flynn, el alma y motor de Chamos, falleció. Esta lamentable ausencia generó al mismo tiempo, tal como explicó Torres, que surgiera una generación de relevo. "Siempre pensamos que Chamos tenía que quedar en manos de jóvenes venezolanas y aquí está, ahora quienes la dirigen son profesionales venezolanas y con muchas ganas de trabajar".



Cualquier ayuda es bienvenida


La organización ha tenido un impulso considerable luego de que el actor estadounidense, Matt Bomer, utilizara su cuenta de Twitter para recomendar a Chamos como una vía para ayudar a los niños venezolanos. "No sabemos cómo supo de nosotros pero ha sido una gran ayuda porque muy poca gente nos conoce y ahora recibimos mensajes, incluso desde Venezuela en donde antes no teníamos resonancia", dijo María Antonieta Rodríguez, tesorera de Chamos.


Ese mismo apoyo esperan tenerlo el 23 de mayo en la nueva gala benéfica que realizarán en Londres y en donde esperan recibir no solo a la comunidad venezolana sino a personas de otras nacionalidades interesadas en ayudar a la causa de esta organización. Rodríguez destacó la importancia de estos eventos para mantener vivos proyectos tan esenciales como las becas estudiantiles que han otorgado a varios niños venezolanos. "Si las personas no pueden participar en la cena, siempre hay otras opciones para apoyarnos y toda esa información está en nuestra página web, eso nos ayudaría a seguir con el financiamiento de la educación de estos niños".


Por su parte, Mariana Siblesz, la actual presidenta de Chamos,se mostró agradecida por la ayuda que hasta ahora han recibido. Por medio de las colaboraciones y donaciones, además de ayudar a la escuela de Petare, han tenido otros logros importantes como la instalación de parques infantiles en 12 escuelas rurales en los Llanos y el oriente del país y la donación de unidades de teatro y biblioteca móviles para las regiones afectadas por inundaciones en épocas de lluvia.



Amor con amor se paga


Para Iberia Torres, la creación de Chamos tiene una gran importancia en su vida. Siendo chilena, su labor ha estado abocada a los niños venezolanos porque, tal como ella explica, "con los niños, no importa la nacionalidad, para mí no hay ninguna diferencia y, de hecho, para Drina tampoco, ella era uruguaya, hija de británicos y fue quien empezó todo esto". Torres recuerda con mucha gratitud sus años en el país. "Mira como me emociono -dijo- es que fue tan lindo, tenemos unos recuerdos fantásticos. Éramos jóvenes y con poco dinero pero fuimos súper felices".


Como venezolana, Siblesz ve a Chamos como una gran ocasión para ayudar a su país de origen: "Éste es mi granito de arena y lo hacemos por el amor tan grande a nuestro país que nos brindó unas oportunidades espectaculares. Lo que nos hace trabajar todos los días son nuestras ganas de que Venezuela sea un país mejor ".


Conformada por 7 mujeres profesionales y enfocadas a dar continuidad a la labor que se inició hace casi una década, Chamos ha crecido y ampliado su alcance. Para Siblesz, la mayor motivación y la mejor recompensa que han recibido ha sido la felicidad en el rostro de los niños, saber que pueden divertirse y jugar en los parques y que tienen la oportunidad de aprender: "Cuando uno ve que la labor llega, se olvidan las dificultades que a veces lleva este trabajo, todo se convierte en una carga fácil de llevar".

Si quieres conocer más sobre Chamos visita chamos.org.uk



Foto* De izquierda a derecha, María Antonieta Rodríguez, tesorera,Mariana Siblesz, presidenta y Iberia Torres, miembro fundadora de Chamos