4 °C
Mundo

¿Un wearable que elimina el dolor menstrual?

|


Redacción Express News

Livia es la creación de unos ingenieros y médicos israelíes que promete acabar con los pinchazos y dolores propios de la regla.


Este wearable se lleva discretamente enganchado a la cintura y está disponible en muchos colores. Su precio estimado de venta rondará los 149 dólares (unos 130 euros).


El objetivo, según sus creadores, es obtener un alivio inmediato, algo que ni siquiera han logrado los analgésicos.

¿Pero en qué consiste exactamente? En algo tan sencillo como colocar dos electrodos reutilizables en la zona que duele, en este caso el abdomen, y darle al botón de encendido del dispositivo, así lo explicar muyinteresante.es


La razón es que Livia es una máquina que se basa en los principios de la estimulación transcutánea nerviosa (TENS, por sus siglas en inglés): lo que quiere decir que a través de unos pulsos eléctricos, mantiene ocupado al sistema nervioso, y eso permite bloquear la transmisión del estímulo doloroso propio de la menstruación que, en otro caso, llegaría al cerebro y nos haría sentir mal.


De esta forma, los ingenieros y médicos quieren ponerle una barrera al dolor, cerrándole la puerta para no permitir que esos estímulos nocivos puedan llegar al cerebro.


“Más del 50% de las mujeres sufren importantes dolores menstruales, y, para mitigarlos, tienen que consumir grandes cantidades de analgésicos. Livia usa un método para aliviar el dolor que no implica el consumo de drogas. La idea es ‘cerrar las puertas del dolor”, señala el profesor Bari Kaplan, del Centro Médico Rabin y la Facultad de Medicina de la Universidad de Tel Aviv.


Los ensayos clínicos se realizaron en 163 mujeres y estuvieron a cargo del doctor Kaplan. En algunos casos cuanto el dolor menstrual es intenso, “Livia ofrece un alivio significativo, reduciéndolo en torno a un 80%”, aseguran sus creadores. Incluso puede ayudar a mujeres con endometriosis.


Como “vibraciones suaves”, así lo describen quienes ya lo usaron. El dispositivo tiene dos botones que sirven para regular la intensidad de las descargas eléctricas.


Un cable USB es el encargado de recargar a Livia, que cuenta con 15 horas de autonomía tras cada carga.


Todavía falta tiempo para verlo en el mercado, pues es un proyecto que se encuentra en busca de financiación en el sitio web de crowdfunding Indiegogo. Pero, dado a las respuestas positivas, pues ya ha conseguido el 185% de la financiación que requería, Livia podría adquirirse a parte de octubre de este año.