5 °C
Turismo

Descubre un paraíso increíble: Bulgaria

|


Por Lorena Liquete Briffel



El país de las rosas, como también se conoce a Bulgaria por ser el principal productor de aceite y agua de rosas, es probablemente uno de los países más desconocidos de Europa a pesar de su prodigiosa y variada naturaleza de bellos paisajes, desde los montes Balcanes, Rila y Pirin, pasando por los valles Zadbalkan o las montañas de Srednogorie, hasta las costas en el mar Negro con sus magníficas playas.


Con un espléndido patrimonio y excelentes construcciones, bien puede presumir de una gran riqueza histórica y un legado heredado de otras civilizaciones, siendo buen reflejo de ello, castillos y fortalezas medievales, restos de ciudades romanas e iglesias. Así como un gran número de monasterios que el tiempo ha conservado y que a día de hoy son una de las principales atracciones del país: el Monasterio de Rila, el Monasterio Sokolski o el Monasterio Zemen son solo algunos de ellos.


Con nombre de mujer, su capital y ciudad más poblada es Sofía, la ciudad búlgara por excelencia que más atrae a los turistas.



Descubre a Sofía

Sofía es una de las capitales más antiguas de Europa, lo que se plasma a la perfección en muchos de los maravillosos lugares que recorren la ciudad, cargados de una larga y rica historia.


Comunes en las calles de Sofía los bulevares, el centro de la ciudad concentra casi toda su atención en el bulevar Vitosha, la calle comercial más importante de la ciudad, un ir y venir de viandantes entre una amplia variedad de tiendas, bares y restaurantes. Casi compitiendo en importancia con el bulevar Vitosha, cabe destacar el bulevar Tsar Osvoboditel, una histórica avenida que acoge suntuosos edificios como el Parlamento, la Universidad de Sofia o la Galeria Nacional entre otros.


La céntrica plaza Sveta Nedelya, es otro de los lugares más visitados de la capital y que además acoge la bella Iglesia de Sveta Petka Samardzhiiska. No lejos de allí, se encuentra el bulevar María Luisa junto al cual también sobresale la Mezquita Banya Bashi y como no, la Catedral de Alejandro Nevski, construida en recuerdo a los soldados que perdieron sus vidas luchando por la independencia de Bulgaria y uno de los símbolos más emblemáticos de la capital.


Entre los muchos otros rincones y edificios que alberga la capital Búlgara, de visita obligada también es la Sinagoga Sofía, el Palacio Real y el Museo de Historia Nacional. Sin olvidarnos, que Sofía, como muchas otras capitales europeas también cuenta con tradicionales mercados donde poder encontrar los productos más típicos de la ciudad, el mercado Hali, es uno de ellos. El mejor sitio donde descubrir la Sofía más deliciosa.


Y es que lo cierto es, que a pesar de que Bulgaria y su capital Sofía son algunos de los grandes desconocidos de Europa, cada vez atrae a más turistas que caen rendidos ante sus encantos, que lo cierto es que son muchos. Ahora si…buen viaje amigo.



Nuestro recomendado para comer:

En el centro de la capital se encuentra Dibaka, un acogedor restaurante donde poder degustar platos típicos búlgaros a precios muy asequibles.


Cómo llegar:

Aproximadamente de 3 horas es el trayecto en avión desde Londres a Sofía siendo numerosas las compañías aéreas que operan vuelos diarios. De la misma forma también es posible desplazarse desde la capital británica a Sofía en tren, en un trayecto de aproximadamente 2 noches haciendo parada en Paris, Munich, Zagreb y Belgrade.