17 °C
Perfiles

La argentina Milagros Carnevale es la directora de Spanish Drama Workshop

|

Milagros nació en la ciudad de Dolores en Buenos Aires, Argentina. Con tan sólo 5 años de edad comenzó a estudiar teatro, y en 1992 ya estrenaba su primera obra “Los Cortos de Chaplín”. Los años transcurrían y Milagros seguía haciendo teatro, en 1998 salió a la luz la obra “Oiga Chamigo Aguará” de María Elena Walsh, la cual fue presentada con un ritmo de dos funciones diarias, y en la cual ella hacía el papel de Tatú.


En 1999 se presentaba “Fragmentos de Espera” de Carolina Donnantuoni, y a su vez un radioteatro en América del Sur. 


Para el año 2000 fue la caracterización de personajes lo que la llevó a escena y para el año 2003 trabajaba como animadora en un salón de fiestas infantiles, y colaboraba con Jardines de Infantes en la presentación de su unipersonal (pantomima y swing). Estudió en el IUNA, participó en Luna de Avellaneda, con 21 años se mudó a Valencia (España) y allí (si bien dejó un poco el teatro) colaboró con la fundación Sol de Abril, dando clases de teatro a niños en riesgo social.

Cuatro años después se mudó a Madrid, donde fue protagonista en un videominuto de manos unidas y en el videoclip lanzamiento del grupo musical Bromas Aparte, también participó en la película Embarazados (próxima a estrenar) y en varios actos de Animanaturalis España.


Hoy con 30 años, Milagros vive en Londres y es la Directora General de Spanish Drama Workshop. La talentosa actriz aceptó la invitación de Express News para conversar sobre su historia y contar a los lectores de qué forma pueden hacer parte del mundo del teatro en Londres.


¿Cómo recuerdas tus primeros días en Londres?

Llegué a Londres hace un año, con una mano detrás y otra delante, los primeros días, incluso los primeros meses fueron duros, durísimos. Venía de vivir 8 años en España, donde ya tengo mi grupo de amigos, y por qué no, familia, donde las tardes de sol se disfrutan a diario y las cañas en cualquier terraza no se hacen esperar, y llegar a esta gran ciudad donde todo es frío, no sólo el clima, sino también hacer amigos aquí o ver a los pocos que tienes se hace difícil. Fue duro llegar a una ciudad que se mueve por y para el dinero, donde los precios excesivos hacen que sea para un recién llegado, casi imposible siquiera viajar en underground. Pero estaba con fuerzas, sabía que tarde o temprano esta ciudad me daría espacio para crear, para crecer y para avanzar, solo había que tener paciencia y ser perseverante.


¿Qué ha sido lo más satisfactorio de tu recorrido profesional por el teatro?

Creo que puedo decir lo que lo más satisfactorio es este momento, donde puedo trabajar haciendo lo que amo, y donde veo reflejada la felicidad en la cara de mis alumnos al terminar cada clase.


¿Qué ha sido lo más difícil?

Lo más difícil fue darme cuenta que el 80% de las veces, en los castings televisivos, no buscan actrices, sino que buscan modelos y si además actúan, pues mejor.


¿Cómo ha sido tu formación artística?

Estudio teatro desde los 5 años, comencé en mi ciudad natal, con Roberto Palandri, luego seguí con Malena Inchausti y Susana Iturralde, que son grandes actrices de allí. Estuve también en el taller municipal de teatro con la profesora Carolina Duonnantuonni, un encanto de persona y muy profesional, que me enseñó a trabajar el cuerpo como ningún otro profesor que haya tenido. A su vez acudí a talleres de canto afrolatino a cargo del “Gato” Pérez, y talleres de guitarra con Carlos Horonó. Luego de finalizar el bachiller, ya con 18 años, me mudé a la capital, donde hice taller de teatro cómico con Eduardo Calvo, luego estudié en el IUNA (Instituto Universitario Nacional de Arte Dramático) y por último estuve en el 2013 en un taller de teatro con la actriz Natalia Marcet, que fue, después de muchos años, lo que me impulsó a volver a las tablas.


P13DSCF0604.0

¿Cómo es la vida dentro de un personaje de teatro?

La vida de un personaje de teatro depende un poco que personaje te toque (risas), pero si a lo que te refieres es a cómo se lleva la vida siendo actor de teatro, puedo decir que es algo que si lo amas (y podría casi asegurar que si eres actor de teatro, es porque eres un enamorado de ello) te va a hacer feliz y te va a dar la vida y la sal que le falta a tus días. Salir a escena (ya sea en un escenario convencional, en un anfiteatro, en un parque o en la calle) hace que vibre el pecho y que afloren sentimientos de todo tipo, el silencio de la sala al comenzar la obra, el ruido de las palomitas, la previa, y los nervios previos que nunca se van aunque repitas función a diario, esas cosas, no se pagan con nada. Los aplausos del final, y la celebración posterior con el elenco, son cosas que hasta que no se viven no se valoran.


¿Cuáles han sido los momentos más importantes en tu carrera profesional?

Uno de los momentos más importantes sin dudas ha sido poder ingresar al IUNA, me presenté a la selectividad, con otras 1200 personas más, hay gente que hasta hace el ingreso 3 años seguidos sin éxito, y después de 2 semanas de exámenes eliminatorios, allí estaba la lista, donde de entre los 120 nombres de los admitidos, estaba el mío, recuerdo que salté por toda la calle sin parar, y me reía como una loca.


¿Qué te ha aportado Londres en todo este proceso?

Londres me ha dado la posibilidad de comenzar un proyecto propio, desde cero y con facilidades, me abrió las puertas a esto tan bonito que hoy es Spanish Drama Workshop


¿Cuáles son los mejores recuerdos de la vida en tu país?

Los mejores recuerdos que tengo de mi vida en Argentina son de mi infancia en Mar de Ajó, con mi mamá y mi hermano, una ciudad costera donde íbamos a vacacionar todos los años. Y también los domingos en familia en casa de mis abuelos, donde comíamos comida casera, con la tele apagada, y con una charla amena que siempre acababa con el café de sobremesa.


Cuéntanos sobre tu proyecto teatral ¿cómo llegaste a esta iniciativa?

Esta iniciativa comenzó ni bien puse los pies en Londres, esta ciudad tenía que darme algo bueno, sea como fuera, y que eso viniera de la mano de lo que realmente amo, que es el teatro, la actuación. Después de mis días duros, comencé a dar clases de teatro a niños en una escuela latina (Esforal) y eso fue el primer impulso, la primera llama. Luego, tuve un espacio cedido, que finalmente no pudo ser, y eso fue lo que terminó de darme el empujón para buscar salas, mirar temas de publicidad, abrir la fan page en facebook, y comenzar a dar los talleres. Mi proyecto teatral es ambicioso, pero también humilde, busco más que nada llegar a la gente, que aprendan a manejar su cuerpo, su voz, y el espacio en que se mueven, que miren hacia dentro y saquen sentimientos, que reciclen y que a raíz de ello puedan actuar.


Descríbenos tu roll como profesora de teatro en Londres

En Spanish Drama Workshop tengo actualmente dos talleres semanales, uno los domingos, de 12pm a 1pm y otro los miércoles de 7pm a 8pm. En ellos soy la única profesora y un poco guía de las clases, me gusta interactuar con mis alumnos, darles un espacio de reflexión y un espacio también de propuesta, que se sientan libres de pedir lo que necesitan y que sea una clase amena y a la vez con mucha técnica. Como profesora creo que soy cercana, abierta y también respetuosa.


¿Qué proyectos vienen para ti?

Tengo un gran proyecto en mente, se trata de una puesta en escena, muy ambiciosa, y con un trasfondo actual que no dejará a nadie indiferente.


¿Cómo te sueñas en los próximos años?

Me imagino siempre sobre un escenario, quizás viajando por el mundo con alguna obra de teatro, y a su vez sueño con que Spanish Drama Workshop crezca, y pueda vivir de y por ello el resto de mi vida.