5 °C
Especiales

La verdadera batalla contra la obesidad en UK

|


El gobierno acaba de anunciar la guía de la salud para frenar la obesidad en el Reino Unido sin embargo, después de que se conocieron las indicaciones, los nutricionistas se pronunciaron contra las directrices oficiales y las calificaron como 'desconcertantes'. Para los expertos en salud, reducir a la mitad el consumo de alimentos lácteos pone en riesgo la salud pública.

No obstante, el PHE, organismo rector de la Salud Pública en Inglaterra, insiste en que la reducción de la leche y el queso es vital para reducir la obesidad. “La gente debe reducir a la mitad la cantidad de productos lácteos que consumen”, dijo el asesor de la dieta del Gobierno.

Tal cual como lo reseña el periodista Gordon Rayner, en un revelador informe publicado por el Telegraph, el PHE señala que los hombres deben consumir tan sólo 200 calorías de lácteos por día, mientras que las mujeres deben tener sólo 160cal, esto significaría que con tan solo un gran café latte, una dama ya estaría por encima de su límite diario recomendado.

De acuerdo con los nutricionistas, parlamentarios y miembros de la industria láctea, el PHE pone en riesgo la salud pública con su nueva orientación porque “no proporciona suficiente calcio y yodo a la dieta de las personas, elementos esenciales para la salud de los huesos y el desarrollo del cerebro”.

Por su parte, el diputado conservador Heather Wheeler describió las recomendaciones contenidas en la Guía Eatwell del PHE como ‘desilusionante’ ya que un reciente informe parlamentario sugirió la promoción de un producto lácteo "tres veces al día" para mejorar la salud de la nación, explica Rayner en su columna.

"Simplemente no es realista sugerir la gente puede obtener lo que necesitan de otros tipos de alimentos", agregó el diputado Wheeler.

Hasta ahora, la guía de PHE para una dieta sana y equilibrada sugirió el 15 por ciento de la ingesta diaria de calorías de 2,500 cal para los hombres y para las mujeres 2,000 cal deben provenir de productos lácteos.

Así que las mujeres, por ejemplo, podrían elegir su café latte o comer tres rebanadas de queso, preferir un plato de cereal con leche semidesnatada o tres tazas de té blanco o café.

En cifras recogidas por el Telegraph citando a la Doctora, Anne Mullen, “uno de cada cinco adolescentes tienen muy poco calcio en su dieta, con implicaciones para la salud ósea a largo plazo, además de deficiencias de yodo en los escolares y mujeres embarazadas”, hecho que puede afectar el desarrollo cognitivo de los bebés.

"Los productos lácteos están llenos de nutrientes esenciales que todos necesitamos, desde el conocido calcio y proteínas a la menos conocida de yodo y vitamina B12. Deberíamos estar haciendo todos los esfuerzos para fomentar el consumo de productos lácteos, no tomar medidas para reducirlo”, agregó la especialista.

"Estamos profundamente decepcionados por la decisión de la Salud Pública de Inglaterra para reducir el grupo de alimentos lácteos en la nueva Guía de Eatwell."


La Dra Anne Mullen, es una dietista y conferencista del Kings College de Londres, y ahora es directora de nutrición en el Consejo de Productos Lácteos.

Sobre el argumento de que el consumo de hortalizas podría reemplazar los nutrientes de los lácteos, los expertos respondieron que estos son más difíciles de digerir para el cuerpo que los alimentos lácteos.

"El cuerpo también absorbe los nutrientes de los productos lácteos mucho mejor que los de frutas y hortalizas, y PHE debería haber tenido en cuenta. Simplemente no es realista sugerir que la gente puede obtener lo que necesitan de otros tipos de alimentos", explicó la Dra Mullen.

Según la Guía Eatwell, el calcio también se encuentra en las espinacas y otros alimentos no lácteos, pero la Dra Mullen sugirió que era "poco práctico" creer que la persona promedio podría cambiar la leche por la cantidad de otros tipos de alimentos que necesitarían.

"Es posible que los veganos consigan su calcio y otros nutrientes de diferentes fuentes, pero se necesita una gran cantidad de aportes dietéticos para lograrlo, además hay que tener en cuenta que el 98 por ciento de los hogares del Reino Unido son consumidores de leche".

Por su parte, la Dra Judith Bryan, directora ejecutiva de Trade body Dairy UK destacó que "no creemos que los grupos vulnerables, como las mujeres que amamantan o los adolescentes puedan satisfacer sus necesidades de calcio o de yodo siguiendo la nueva Guía de Eatwell”.

"Una larga lista de países tales como Francia, Canadá, Australia y muchos más han tenido programas de consumo de productos lácteos con éxito durante años en los que hacen hincapié en la importancia de los productos lácteos”

Aun así, PHE dijo que las nuevas directrices se basan en un modelo computarizado de lo que una dieta diaria saludable debe ser, e insistió en que no su consejo no es equivocado.

Un portavoz dijo: "Nosotros nunca decimos a la gente que no coman productos lácteos, pero el queso, por ejemplo, es rico en grasas y alta en calorías, por lo que nos gustaría animar a la gente a comer más frutas y verduras".

El jefe nutricionista del PHE, el Dr. Alison Tedstone, dijo: "La evidencia muestra que deberíamos seguir basando nuestras comidas en los carbohidratos con almidón, especialmente integrales, y comer al menos cinco porciones de una variedad de frutas y verduras cada día”.

"En general, cortando el consumo de alimentos y bebidas con alto contenido de grasas saturadas, sal, azúcar y calorías se mejoraría nuestra dieta, ayudando a reducir la obesidad y el riesgo de enfermedades graves tales como las del corazón y algunos tipos de cáncer", concluyó.