17 °C
Especiales

Una vida caóticamente hermosa

|


Redacción Express News


¿Recuerdan cuando empezaron a salir juntos? Aquellas noches de fiesta, de película y de trasnochadas por gusto...

pues bueno, todo eso, cambia desde el momento en que se convierten en padres. No es el fin del mundo, tampoco es que no pueda volver a suceder, pasará en su momento,pero por ahora, cuando un hijo llega a sus vidas, él se convierte en el centro de todos sus planes síosí. Aunque a veces quisieran huir por el cansancio y la nostalgia con la que miran a sus amigos sin hijos los haga sentir que la vida social ha acabado, un hijo lo vale ¡todo! Si apenas andan iniciando este camino o llevan poco tiempo en esto, les contamos 16 cosas que no serán lo mismo que antes,

no por el momento.


1. Acostarte tarde

Puede que esa noche quieran ver una de sus películas preferidas en la televisión o bien el comienzo de una nueva serie a la que se quieran enganchar. Pero llegada la hora y tras haber acostado al niño, comenzará a entrar un sueño pesado del cual será difícil salir, así que los probable es que todos terminen dormidos.


2. Criticar a los demás

Antes criticaban sin piedad a todos aquellos padres cuyos hijos no paraban de llorar en el tren, bus o por la calle. Ni hablar de esos que formaban pataletas en el supermercado o armaban jaleo en el restaurante. Ahora, sin duda, se so

lidarizarán con ellos. Sí, les pasará y debe aprender a controlar la situación y soportar las miradas y susurros de quienes serían ustedes hace un tiempo.


3. Tener una conversación telefónica sin interrupciones

Mientras tus hijos estén despiertos resultará misión imposible charlar con tus amigas o amigos por teléfono. Les es más difícil a las madres pues ellos casi siempre terminan buscándolas a ellas. "No pegues a tu hermano", "¡Eso no se come!", "¡No tires los juguetes al inodoro!", "En fin, ¿qué te estaba contando?" Quizá toqué dejar más de una conversación a medias.


4. Soltar palabrotas

Por mucho que les salgan de manera natural cuando se golpeen el dedo meñique del pie contra un mueble o se

desesperen mientras están atascados en el tráfico, los niños son como esponjas, ¡absorben todo lo que escuchan! Por eso tendrán especial cuidado en no decir groserías para evitar que los chicos de la casa las repitan sin parar.


5. Ir al baño con tranquilidad

Aplica más para la mamá. No tendrás intimidad en el baño ni siquiera para orinar. Es real, ellos te perseguirán sea lo que sea que vayas a hacer, no les importa el malo olor, la incomodidad y todo lo que se te pueda cruzar por la cabeza. No

luches con eso, te cansarás primero que ellos. Es una etapa y se le pasará. Con el tiempo debes explicarle que todos

debemos entrar solos al baño. Y sí, en los baños públicos también tendrán que entrar contigo.


6. Llevarte una maleta inmensa a los viajes

Entre el carro, la silla del coche, la cuna de viaje, los pañales, las cremas, el polvo de talco, los biberones, la manta, los juguetes... No, aquella maleta en las que met ías prácticamente tu armario entero ya no cabrá en el maletero. Con el tiempo irás desechando cosas que ya no necesitas pero al principio irá TODO lo del niño.


7. Relajarse leyendo un libro en la playa o la piscina

No podrán quitar los ojos de su hijo, pues en cualquier momento podría adentrarse en el mar más de la cuenta, tragarse tres kilos de arena o irse a la toalla de unos desconocidos. Así que es mejor dejarlo para otro momento y evitar un rato amargo.


8. Dormir hasta tarde

Antes podían levantarse los domingos al medio día... ¡Ahora son padres! Alguno de los dos tendrá que ponerse de pie para hacerle el desayuno o biberón.


9. Salir de fiesta (tan a menudo como les gustaría)

Buscar una niñera fiable y de confianza será difícil, ¡porque no te convencerá ninguna! La abuela no siempre podrá y tampoco será siempre la alcahueta. ¿Con quién va a estar mejor mi hijo que con su madre y su padre? Al final optarán por quedarse en casa, ver una película de Disney e, inesperadamente, disfrutar como nunca

.

10. Ir de compras solos

¡Ahora ellos serán ahora sus personal shoppers! Les dirán qué les gusta y que no y ustedes lo aceptarán tarde o temprano. Y en el caso de que consigan ir solos, no pondrán en duda echarse una pasada por la sección de ropa infantil.


11. Tener tiempo por las mañanas para prepararse

Las mañanas son una carrera a contrarreloj: despertar a los niños, preparar desayunos,

ayudarles a lavarse los dientes...en fin. Es importante que entre ambos se turnen para que sea más llevadera la situación y no se agoten tanto.


12. Pintarte las uñas sin estropearlas (Madres)

Nada te hace sentir más tranquila, limpia y arreglada que unas uñas bien cuidadas y pintadas. Te esmeraras en sacar tiempo para hacerte la manicure, pero lo cierto es que no durará mucho. Pronto los juegos y las manualidades las arrui

narán y al final no te importará


13. Darte un baño relajante

Regresa al punto número 5.


14. Vivir sin preocupaciones

Eso quedó en el pasado. Si no les importaba mucho lo que pasaba en sus vidas pues llegó alguien para hacerle sentir eso, ahora pensarán en su salud, educación, bienestar,amistades... una lista interminable.


15.Que te llamen por tu nombre

Cuando tienen hijos sus nombres se transforman automáticamente en "La mamá o el papá de (inserte nombre del niño)

Así los llamarán en el colegio, los amigos del barrio y todos los niños que conozcan a tu pequeño.


16.Una noche de intimidad para las dos

Las habrán, pero eso sí ¡mucho silencio!