17 °C
Perfiles

Limpiadores en UK, la lucha por sus derechos continúa

|



Por Yohanna Rozo


Tras vivir 15 años en Brasil, este joven cubano llegó a Londres en 2010 para cumplir muchos de sus sueños, pero más que eso, Fernando decidió unirse a los temas sensibles de nuestra comunidad.


Es sociólogo de la Universidad de Brasilia y en la capital británica cursó una maestría en teoría pos-colonial y otra en producción de documentales. Hoy su ópera prima es una forma de acercar a la comunidad con la lucha permanente de los limpiadores. Te presentamos la historia completa en esta edición de Express News


¿Qué momento fue clave para sensibilizarte con las problemáticas de la comunidad latina en Londres?

El momento fue la Marxism Conference de 2011. En aquella oportunidad asistí a la conferencia interesado principalmente en un programa especial que se organizó en aquel año sobre América Latina, sus historias de lucha anti-imperialista y anti-capitalista, y los gobiernos de orientación popular y socialista que en aquel entonces estaban a la cabeza de algunos de los países de la región. En aquel año la conferencia fue organizada en University College London (UCL) y al encontrarme por primera vez en el campus de la universidad me sorprendió la cantidad de Latinoamericanos que estaban a cargo de servicios de limpieza, catering y servicios generales. Al mismo tiempo, noté que habían muy pocos Latinoamericanos en las presentaciones y paneles de la conferencia, incluso en los que eran especialmente dedicados a América Latina. Sin embargo, lo que más me impactó fue que los académicos, estudiantes y activistas ingleses o europeos que con tanto entusiasmo participaban de las actividades de la conferencia, no parecían tener la más remota idea de que estaban prácticamente rodeados de inmigrantes Latinoamericanos que recogían su basura, les servían bebidas y limpiaban prontamente el suelo cuando algo se derramaba. Igualmente, aquellos trabajadores Latinoamericanos no estaban en lo más mínimo interesados en la conferencia y en sus discusiones, muchas seguramente sobre sus países de origen, visto que los trabajadores con quien conversé en aquella ocasión eran de Bolivia, de Ecuador y de Brasil. Esa vivencia me hizo consciente, por primera vez, de la realidad de gran parte de la comunidad Latinoamericana en Londres, y sus experiencias con la subcontratación y la “invisibilidad”.


¿Cómo surgió la idea del documental?

Después de un año en Brasil, a finales de 2014 regresé a Londres a cursar una maestría, justamente en UCL, en producción de filmes documentales y etnográficos. El proyecto final sería la producción de un documental de media duración, y al hablar con mi supervisor sobre el tema rápidamente decidimos que yo desarrollaría, como proyecto final, un documental sobre el trabajo y las campañas de los trabajadores Latinoamericanos en las universidades de Londres.



¿Para alguien que aún no conoce la situación de los ‘limpiadores’ cómo la describirías?

A esa persona le diría que en Londres hay inmigrantes Latinoamericanos que viven, cotidianamente una lucha ardua, pero digna e importante. Que muchos sufren y conviven con los peligros y los abusos naturales del subcontratación y el subempleo, pero que los soportan principalmente por su familia y sus hijos, a los que ayudan y mantienen gracias a estos trabajos. Le diría que estos inmigrantes Latinoamericanos siguen más Latinos que nunca, y que la prueba es la alegría con que viven y trabajan en Londres pese a la nostalgia y las dificultades, y el coraje con que muchos se han opuesto a los maltratos y los abusos en sus puestos de trabajo.


¿Qué se podrá ver en el documental?

El documental tiene tres arcos narrativos importantes a través de los cuales intentamos reflejar diferentes aspectos de la experiencia de los trabajadores. El primero tiene que ver con el día a día: con la casa, con el recorrido diario hacía el trabajo y con las tareas propias de la limpieza. El segundo tiene que ver con las campañas por mejores sueldos y condiciones laborales que los trabajadores vienen promoviendo y fortaleciendo desde el 2006. En esa parte se mezclan entrevistas, imágenes de archivo y material de las actividades y manifestaciones más recientes. Por último, el documental explora, a través de entrevistas, lo sucedido en Junio del 2009, cuando con la connivencia de SOAS se organizó una redada de inmigración sorpresa en una reunión de los trabajadores, a razón de la cual nueve de estos fueron deportados.


¿Cuáles fueron los principales hallazgos o descubrimientos en esta investigación?

Para mí personalmente, el logro principal de este trabajo fue restablecer el contacto con algunos de los trabajadores que fueron deportados en el 2009, e involucrarlos nuevamente en la narrativa de la campaña de los trabajadores de SOAS – ‘Justice 4 SOAS Cleaners’. Pasados más de 5 años desde el episodio de la redada y la deportación de estos trabajadores, el contacto entre los que habían sido deportados y la mayoría que siguió en Londres naturalmente se había perdido. Con un poco de insistencia y la ayuda de varios colegas, pudimos establecer contacto nuevamente con tres personas, una de las cuales ya había incluso regresado a Londres. La participación de estas personas en el documental no solo nos permitió tener una idea mucho más clara y profunda de lo que significó el 12 de Junio del 2009 en la vida de estas personas, sino que su reaproximación también está contribuyendo para fortalecer y enriquecer la campaña y acercar aún más a los estudiantes de SOAS y el público en general de la experiencia y lucha de los trabajadores.



¿Cuáles son los objetivos de llevar este documental a diferentes públicos?

Comunicar al mayor número posible de públicos y personas las injusticias cometidas, dentro de instituciones universitarias que se proclaman progresistas, inclusivas y democráticas, contra esta categoría de trabajadores, que es tan esencial como cualquier otra para el correcto funcionamiento de estas instituciones y de la sociedad británica como un todo. Estas injusticias se llevan a cabo en nombre de los supuestos beneficios y eficiencia del modelo de ‘outsourcing’. Con este documental queremos enfatizar que el lucro y los beneficios solo los obtienen los jefes y directores. Para los trabajadores, e incluso para los que deberían recibir un servicio de calidad – en este caso los estudiantes – lo que sobra es: ineficiencia, injusticias y maltratos.


¿Qué complicaciones te has encontrado a la hora de intentar llevar a cabo el proyecto?

Tuve algunas complicaciones relacionadas al acceso para filmar a los trabajadores en sus locales de trabajo. Tuve que pedir permiso formal para poder acompañarlos algunos días, y tuve menos oportunidades y tiempo de lo que me hubiera gustado. Pero de no ser eso, no tengo de que reclamar. Los trabajadores abrazaron el proyecto y logré juntar más de 30 horas de grabación, lo que facilitó mucho el trabajo de montar el documental.


¿Cómo lograste su financiación?

Dado el carácter estudiantil del documental, yo me encargué personalmente de toda la realización del trabajo, y siempre utilicé el equipamiento de la Universidad, por lo que no hubo gastos de producción. Los viajes a Colombia y a Brasil fueron financiados mediante una contribución de la organización One World Media, que gallardea proyectos de estudiantes cuya producción implique viajar a países en desarrollo.


¿Cuánto tiempo duró el rodaje?

El rodaje del documental duró alrededor de 7 meses.


¿A qué conclusiones pudiste llegar sobre la inmigración en Londres?

La conclusión más obvia a la que se llega es sobre cuán difícil es emigrar. Mucha gente, principalmente en nuestros países de América Latina, piensa que el emigrante lo tiene y logra todo más fácil. El emigrante emigra, es verdad, buscando mejores posibilidades de vida, y muchas veces las obtiene, en términos relativos a lo que vivía en su país de origen. Pero solo esa persona sabe cuán difícil es dejar atrás su tierra, su comunidad y abrirse paso en una tierra desconocida y, en este caso, hostil. La lucha de los trabajadores que participan en ‘Limpiadores’ es el ejemplo de que emigrar es un proceso mucho más complejo y difícil que montarse en un avión o un barco. Llegar es tan solo el final del principio. Emigrar significa reinventarse, superarse, luchar siempre; por uno mismo, y por todos los que dejamos atrás.


¿Dónde se va a poder ver?

En estos momentos estamos organizando proyecciones casi que quincenalmente. A mediados de Febrero debe haber una proyecciónen SOAS. Y estamos conversando con sindicatos y organismos no gubernamentales que trabajan el tema de la migración para organizar proyecciones públicas a partir de Marzo. Aquellos que quieran enterarse de las proyecciones podrán registrar su dirección de correo en el sitio web del documental www.limpiadoresdoc.com y así podrán recibir informaciones actualizadas sobre proyecciones y sobre las actividades de campaña de los trabajadores. En un futuro colgaremos el documental en el sitio web para que todos lo puedan ver fácilmente.


¿Hasta dónde quisieras llegar con esta iniciativa?

Quisiera concientizar la mayor cantidad posible de personas sobre las injusticias que se promueven en nombre del “outsourcing”, bien como sobre el trabajo sindical y de activismo que los trabajadores Latinoamericanos vienen desarrollando en Londres, oponiéndose a esta práctica y demandando la contratación directa por parte de las universidades. Por fin, espero construir un sitio web que sirva de reconocimiento y homenaje a todos los trabajadores que contribuyeron para la realización de mi trabajo documental.


¿Qué parte del rodaje recuerdas que no hayas incluido en la pieza final pero que consideras que era importante?

El primer corte final del documental terminaba con un montaje de un diálogo. Era un diálogo de dos trabajadores Latinoamericanos en el cual expresaban una dura crítica al modelo educativo que siguen la mayoría de las universidades en Londres: un modelo, podemos decir, mercantilizado, centrado en el lucro. Junto a mi supervisora, y con gran dolor, decidí excluir ese montaje final por ser muy diferente del resto del documental, que es centrado en la crítica al “outsourcing” y en la vida y campañas de los trabajadores.


¿Qué te deja esta experiencia como persona?

La experiencia de grabar y producir este documental me ha dejado, sobre todo, la alegría y la satisfacción de haber conocido personas muy buenas, ejemplos de vida. Personas con las cuales me identifico y con las cuales he aprendido mucho. Trabajar con estas personas ha sido una lección de fuerza, de alegría, de coraje frente a lo desconocido y lo poderoso. Si cada uno de nosotros tuviera un poco de estos inmigrantes Limpiadores, el mundo sería un lugar mejor.