20 °C
Perfiles

Alberto Portugheis: “El piano me eligió a mí"

|

Por Nerea Rosa Barros

Luego de obtener el primer premio en el “Concours de Virtuosité” de Ginebra, Portugheis comienza su carrera internacional, visitando más de cincuenta países; realiza recitales, conciertos de música de cámara y participa como solista con las más prestigiosas orquestas del mundo: Royal Philharmonic, London Symphony Orchestra, Sinfoniettas de París y de Londres, Orchestre de la Suisse Romande y Sinfónica Nacional de Buenos Aires por nombrar algunas.

Se ha presentado frecuentemente en programas radiales y de televisión en Europa y dicta regularmente cursos y clases magistrales en numerosas ciudades de Asia, Europa y Norte y Sur América. Sus aplaudidas grabaciones se escuchan en todo el mundo.

Alberto Portugheis, al igual que su compatriota y colega Daniel Barenboim, dedica parte de su tiempo y energías a luchar por la Paz y los Derechos Humanos y más precisamente, por la Desmilitarización. En el año 2008 fue nominado al Premio Nobel de la Paz. Ha publicado dos libros, "El juego de la Guerra y un camino hacia la Paz" y "$$$$$s en sus corazones". (títulos originales: “Dear Ahed, The Game of War and a Path to Peace” y “$$$$$s In Their Hearts”)

En el transcurso de 2015 Alberto Portugheis lanza el Movimiento humanístico internacional HUFUD (Humanity United for Universal Demilitarization).

Empiezo preguntando a Alberto por este mismo movimiento.


Humanity United for Universal Demilitarisation (HUFUD) es una organización por la desmilitarización que ha fundado no hace mucho, ¿cuáles son los 3 objetivos principales del movimiento?


Pues tal como su nombre lo indica, el objetivo número uno es el llegar a la desmilitarización del mundo. La militarización obliga a los políticos a organizar guerras, aunque traten de convencer a los ciudadanos que están trabajando para la paz. Si realmente buscasen un mundo de paz, con todos los países ya bien armados, deberían cerrar las fábricas de armas, explosivos y vehículos militares, pero no lo hacen. Si creasen Paz mandarían a fábricas de armas, bombas, granadas, cohetes, helicópteros Apache, tanques, aviones y barcos de guerra, etc., a la bancarrota. Crearían millones de desempleados además de que sería una catástrofe económica para los fabricantes de instrumentos de tortura, de espionaje y de uniformes militares. La industria funeraria (féretros y flores) también sufriría. Igualmente prefiero, de lejos, que hay muchos desempleados y no millones de injustas, inmerecidas muertes.

He hablado con muchos políticos, diplomáticos y varios militares, en varios países y todos están de acuerdo conmigo, a pesar de que no hacen nada para que las cosas cambien. Pues yo insistiré hasta que las masas sepan que vivir en Paz es posible y lo exijan de los políticos.


Creo, sin embargo, que la policía, sí, debe ser más numerosa y debe estar bien armada, para la seguridad de la sociedad en la que trabajan. Pero eso de que políticos dirijan juegos de guerra desde sus sillones, haciendo sufrir, matar, morir y pasar hambre a tantos, me parece absurdo e inhumano.

Creo que con buena voluntad y con algunos buenos cerebros, podemos transformar el actual sistema financiero, basado en la economía de guerra, en uno basado en la economía de paz.


El segundo objetivo – que ayudará al primero – es la Educación, con mayúscula. No sólo de los niños en las escuelas, sino de la sociedad en su integridad, para terminar con los sentimientos básicos que promocionan el mal entendimiento entre los pueblos. Una educación que no formará mentes patriotas o nacionalistas. Igualmente, debemos corregir la educación religiosa, que hace pensar a cada practicante “mi religión es mejor que la tuya”. La educación ideal debe también inculcar el respeto por la vida humana y la igualdad entre seres humanos, sin distinción alguna.

El tercer objetivo es terminar con el hambre en el mundo, algo que se podrá lograr casi instantáneamente al abolirse el militarismo, que hace ganar a quienes viven de las guerras pero incrementa la deuda de cada país.


¿Cuál es el primer evento que organiza HUFUD?, ¿va a hacer más eventos?


GLA (Greater London Authority) nos ofreció Trafalgar Square para un acto público o “rally”, como dicen los ingleses, para presentar nuestro proyecto de desmilitarización, que tuvo mucho éxito. Asistió gente de todo el mundo y fue muy alentador. Sí, estamos planeando futuros eventos. En principio, si todo va bien, estaremos con un evento mucho más grande en Hyde Park, el 19 de marzo.


Fue nominado al premio Nobel de la Paz por un escrito que hizo sobre la situación Serbia; ¿por qué fue nominado, qué decía?


Según los comentarios de políticos serbios, fue porque escribí que todas las guerras de Serbia y otros países de la ex-Yugoslavia se hubiesen evitado, de no ser por la necesidad imperiosa en promocionar la venta de armas, así como la oportunidad de probar nuevas armas Escribí sobre la fortuna que recibió Milosevic por aceptar esa destrucción, muertes y sufrimiento humano y políticos que estuvieron en su círculo confirmaron que yo decía la verdad.

Para mí las víctimas no son solamente los muertos, sino también los sobrevivientes cercanos a cada muerto. Padres, hermanos, conyugue, hijos, amigos, etc. Ellos son quienes sufrirán de por vida.


Este hecho, le alentó a escribir más. Tiene dos libros publicados, "El juego de la Guerra y un camino hacia la Paz" y "$$$$$$s en sus corazones", ¿cuál es la esencia de sus investigaciones?


Mis investigaciones comienzan con la pregunta a mí mismo “por qué, si toda la gente dice que no quiere guerras, que las guerras no les gustan, que las armas, las explosiones, los aviones de guerra, las bombas, etc. los asustan, los gobiernos siempre se las arreglan para involucrarnos en guerras. Luego viene el estudio de la historia, correspondencia, conversaciones entre políticos, documentos clasificados por muchos años que ahora están al alcance del público interesado. Mi otro interés es en escuchar a los políticos “entre líneas”, es decir, trato de entender “porqué” dicen ciertas cosas y por qué “no dicen” cosas que deberían decir.



Siendo un músico de renombre, tan ocupado siempre, ¿de dónde le viene la pasión y dedicación por los temas de paz?


La pregunta a mí mismo que ya mencioné, me la hice desde pequeño. Nunca en mi vida vi a las masas frente a una Casa de Gobierno o Palacio Presidencial pidiendo guerra. Si los oí pedir aumento de sueldos, control de la inflación, más dinero para las escuelas, hospitales, caminos, eventos culturales, etc. Los políticos siempre excusándose que para todo esto no hay dinero suficiente. Sin embargo, cuando quieren programar una guerra, encuentran sumas mucho mayores. Tuve la suerte de vivir siete años en Ginebra, Suiza, en donde se encuentra la base europea de las Naciones Unidas. Esto abrió mis ojos a realidades que no puedo contar ahora; necesitaría cien ediciones de Express News. Para explicar lo que aprendí en Suiza tuve que escribir dos libros!!!


Su pasión por la música vendrá de familia, ¿diría que su familia le alentó a crear una carrera en la música?


Para nada, ya que mi padre nunca abandonó su sueño de ver a la entrada de su mueblería “Simón Portugheis & hijo”. Por eso, a los catorce años comencé a trabajar, para poder continuar con mis estudios superiores de música.


Aprovecho ahora para entrar más a fondo en su niñez y su pasión más grande, el piano. ¿Cuándo fue la primera vez en su vida que tocó el piano?


Tendría tres años o algo menos; cuándo de pie, llegaba al teclado del piano vertical que estaba en casa. Mi madre había estudiado de joven, pero al casarse con un hombre a quien la música clásica no le atraía, además de tener que ocuparse de una casa con cuatro hijos, abandonó su instrumento. Después de tres años de tocar de oído, comencé las lecciones con una profesora en mi ciudad natal, La Plata, capital de la Provincia de Buenos Aires.


¿Por qué eligió la música y el piano en concreto?


El piano me eligió a mí. En ningún momento tuve otra opción. En cuanto a la música, un piano sin música no es un piano, es un mueble


Cuando empezaba a ganar premios, ¿sentía que su responsabilidad crecía como músico y profesor?


Por cierto, más crece tu nombre, más el público, la prensa, los alumnos esperan de ti.


¿Podría decir que su triunfante carrera musical y las personas que ha conocido en su camino le han ofrecido información privilegiada y pruebas para trabajar por la desmilitarización, la educación y los derechos humanos sin cansancio?


El triunfo en sí no te enseña, pero la vida de músico solista, tan itinerante, te hace conocer mucha gente y escuchar muchas opiniones. Una cosa es leer sobre un país y otra visitarlo y hablar con su gente.


¿Cree que la música, tiene el poder de apaciguar?, ¿Más música, menos guerra?


Jamás!!! Eso de que la música apacigua depende de qué música estás escuchando. Hay obras o estilos musicales que te pueden dejar eufórico, deprimido, nervioso, etc. Además, los ejércitos también tocan y escuchan música. Hay muchísimas obras compuestas con el fin específico de alentar a los soldados a matar con más ganas. O la música se usa – esto lo hicieron los norteamericanos en Vietnam – para matar a mucha gente en poco tiempo. Ponían un altavoz en la calle con la música preferida de los vietnamitas. Estos, atraídos por la música, salían a las calles o se asomaban por sus ventanas y los soldados yanquis los mataban sin mayor problema. En los campos de concentración nazis se escuchaban las más bellas composiciones de Mozart o Schubert mientras los ocupantes de la cámara de gas se asfixiaban y morían. Los himnos nacionales están concebidos para preparar guerras, con poetas que usan la palabra para fomentar el patriotismo.


Para finalizar, si pudiera llegar a todas las personas del mundo, en menos de 100 palabras, ¿qué les diría?


La ausencia de militarismo significa la ausencia de guerras. Ni siquiera el terrorismo podría existir. Siempre habrá quien pueda o quiera hacer daño a otros; este individuo será un criminal, arrestado, juzgado y encarcelado. Con un 5% de lo que gastamos en militarismo, podríamos tener cuerpos de Policía y de bomberos bien numerosos, bien armados y bien preparados para velar por la seguridad local y para intervenir en catástrofes naturales. Con otro 5% tendríamos todas las escuelas, universidades, hospitales, bibliotecas, parques, clubes deportivos, teatros, etc, necesarios en todos los países del mundo. El hambre desaparecería. El 90% restante se “ahorraría”, es decir los países no tendrían más deudas. El paraíso terrenal para TODOS!!!