13 °C
Mundo

El verdadero impacto del idioma español en los negocios

|


Más de 550 millones de personas hablan español en el mundo, una cifra que invita a considerar el verdadero valor económico de este idioma. Una reciente investigación realizada por académicos españoles analizó el impacto económico de la lengua en la expansión de las empresas españolas desde 1996. Uno de los principales hallazgos es que el idioma ha sido transversal al éxito obtenido.

Esta es la primera vez en que la percepción se traduce en cifras concretas. El estudio resultó de encuestar a 1.700 empresas españolas y recopilar información adicional a través de "entrevistas cualitativas" de directivos que se han venido destacando por su presencia internacional.

El análisis, recogido en un libro de la Fundación Telefónica, indica que compartir la lengua multiplicó por tres el comercio exterior de España entre 1996 y 2012, beneficiado no sólo por una misma lengua, sino también por similitudes culturales.

Además, si se tienen en cuenta las exportaciones bilaterales entre los países hispanohablantes, se multiplicaron en cuatro veces en ese espacio, muy por encima de, por ejemplo, el efecto que tiene compartir el inglés.

Precisamente, "Muchas empresas españolas han aprendido el oficio de la internacionalización en Latinoamérica", señala José Luis García Delgado, uno de los autores del estudio académico de la Universidad Complutense.

La dimensión económica del español en Estados Unidos y en el mundo fue precisamente el eje de un diálogo reciente en el Observatorio del Instituto Cervantes en la Universidad de Harvard como parte del ciclo “Conversaciones en el Observatorio”.

“Debemos ver el idioma español como parte de una estrategia global y valorar no solo su importancia cultural, sino también su valor económico”, expuso Gilolmo, de la organización que desde 2007 ha editado catorce volúmenes sobre esta temática.

Para fin de 2015, el estudio denominado “Lengua, empresa y mercado: ¿ha ayudado el español a la internacionalización”, se destaca la forma como el castellano ha sido un factor de “indudable importancia” en el crecimiento de la empresa española, particularmente en la apertura de mercados y de intercambios comerciales.

Por ejemplo, compartir el español como lengua oficial con otros países ha multiplicado el comercio exterior de España por algo más de 3 veces entre 1996 a 2012, de acuerdo con el estudio.

“El español está estupendamente posicionado desde el punto de vista geoestratégico por su creciente presencia en Europa, particularmente en Alemania. Y por la presencia en EEUU como la segunda lengua, tiene una posición fantástica de cara al futuro”, sostuvo García Delgado.

Sin embargo, aún hay camino por recorrer y algunas lecciones por aprender del inglés para que la evolución del castellano sea consistente, señaló García Delgado durante un reciente conversatorio del Instituto Cervantes. “Para que el inglés sea la lengua franca, más que hace 50 años y habiendo crecido demográficamente menos que el español en los últimos 50 años, es porque tiene investigación, calidad institucional, y buena parte de los países que hablan inglés tienen democracias consistentes, solventes y economías competitivas”, indicó.

Según datos de “El español: una lengua viva”, informe del Instituto Cervantes, tan solo en EEUU, la población hispana “sobre 41.3 millones tienen un dominio nativo del español y 11.6 millones puede suponérseles una competencia limitada, con distinto grado de conocimiento y de uso de la lengua”.

“La condición necesario para el progreso y el futuro del español en EEUU es que esos hispanos que hablan muy bien inglés que hablen muy bien y conserven su español, que practiquen un bilingüismo efectivo”, dijo el investigador Juan Carlos Jiménez.

“La clave para ello es que ese español valga, que la sociedad, la empresa, valore esa doble competencia en inglés y español, pero que además el español sea una seña de identidad prestigiosa para esos hablantes”, agregó.

De esta forma, en el plano económico, se destaca cómo compartir un idioma entre los hispanoamericanos “ha generado importantes ganancias para las empresas españolas, tanto en ingresos adicionales y ahorro de costes como en rodaje para una posterior expansión internacional”, cita EFE.

Un tercio de las empresas consultadas reconoció además que operar en mercados con un idioma referente representa al menos un 1% del monto de su facturación.

"El proceso de internacionalización de la empresa española fue rápido, y en muy poco tiempo se instalaron en el mercado latinoamericano, y enseguida comenzaron a operar en el internacional", dijo, por su parte, el catedrático de Economía Aplicada de la Complutense José Antonio Alonso.

"La empresa española se habría internacionalizado igual, el problema es que lo habría hecho de una manera más tardía y con más coste", añadió Alonso.

"El inglés sigue siendo el idioma de los negocios, pero el español tiene la oportunidad de convertirse en la lengua acompañante de la gran lengua franca (en el mundo de los negocios), que es el inglés", dijo García Delgado.

El estudio logró demostrar empíricamente el hecho de que, agregó García Delgado, "un idioma común puede ayudar a las relaciones económicas bilaterales entre los países que la comparten".

El análisis llega a la conclusión de que, entre 1996 y 2012, España tuvo una inversión directa exterior de entre 15 y 20 veces más en los mercados de la América hispanohablante comparada con la de regiones con lenguas distintas.

"Cuando una empresa empieza un proceso de internacionalización -insistió Alonso-, busca entornos que le sean confortables, con riesgos menores y conociendo mejor el entorno".

Además, en la investigación se confirmó que el idioma era un "factor crucial" en la selección de directivos de las grandes empresas para su expansión internacional.

El análisis recogido indica que compartir la lengua multiplicó por tres el comercio exterior de España entre 1996 y 2012, beneficiado no sólo por una misma lengua, sino también por similitudes culturales.

Además, si se tienen en cuenta las exportaciones bilaterales entre los países hispanohablantes, se multiplicaron en cuatro veces en ese espacio, muy por encima de, por ejemplo, el efecto que tiene compartir el inglés.


*Fuente EFE