18 °C
Música

​Estalló el Obús: Espectacular concierto de la mítica banda española en Londres

|



Por Mar Molina


En su primer concierto en UK en la sala The Dome de Londres, Obús hizo estallar el heavy con un repertorio musical cargado de himnos, los temas clásicos de la banda hicieron el deleite de sus fans durante casi dos horas de concierto. “Para mí es como un sueño tenerlos aquí”- nos comentaba Graciela de Asturias- “Yo he crecido con ellos, era muy pequeñita cuando ellos estaban en lo más alto del panorama musical en los 80 y nunca los pude ver en directo. Hoy ha sido la primera vez”. Graciela contenía las lágrimas, la sensibilidad está a flor de piel cuando la mezcla es rock, “morriña” y un poco de alcohol. Y es que realmente para el grupo madrileño apenas han pasado los años, actitud y tablas no les faltan. Fortu, líder carismático de la banda, derrochaba complicidad y cercanía con su público. Su voz sonaba poderosa y sesgada por encima del sonido distorsionado y amplificado de la guitarra de un excelente Paco Laguna. Fernando Montesinos hizo una magnífica actuación dando aplomo con el bajo y destacable fue el solo de batería que se marcó Carlos Mirat quien acabó ejecutando sus golpes de percusión en un extintor “robado” por Fortu en bambalinas. La banda dio el pistoletazo de salida al concierto con uno de sus grandes temas; “Juego Sucio” perteneciente al álbum de 1984 “El que más” y siguieron con canciones emblemáticas como “Que te Jodan” del álbum “Desde el fondo del abismo” de 1992 y que supuso su vuelta a los escenarios. Grandes temas como “La Raya” o “Pesadilla Nuclear” hicieron las delicias de un público totalmente entregado y en el que destacaba una gran cantidad de fans latino-americanos. El heavy español es muy popular especialmente en países como Colombia y México en donde es un referente para los grupos locales. Viendo a Obús en acción el pasado 4 de diciembre en Londres no costaba imaginar a aquellos veinteañeros que en Noviembre del año 81 llenaron el Pabellón de Deportes de Madrid. Quizás esto último no es del todo cierto, sí que había una diferencia respecto a entonces. Las míticas cabelleras de pelo cardado y rizado habían desaparecido por completo de las cabezas de los cuatro músicos. Fortu, presumía de un favorecedor corte de pelo, los demás iban rapados al cero.


A principios de los 80, en el panorama del rock-heavy español reinaba el bipartidismo. La corona se la disputaban Obús y Barón Rojo, ambos de Madrid y herederos de bandas internacionales de heavy como Motorhead, Black Sabbath, Iron Maiden y Judas Priest. La leyenda siempre ha afirmado que Obús ganaba el reinado en el escenario, sus directos eran mejores, más salvajes e irreverentes. Soruman, otro de los asistentes al concierto lo explica con un peculiar ejemplo: “En aquella época eras de Obús o de Barón Rojo, no se podía ser de los dos. Era como ser de los que les gusta el Nesquik o de los que les gusta el Cola Cao. Yo siempre he sido de Obús, tenían mucha fuerza en el escenario y sus directos eran impresionantes”


A principios de la década de los 80, Obús conectó muy bien con las ansias de libertad y ruptura que en ese momento aspiraba una parte de la juventud española. Tino Casal productor de Obús en sus inicios lo explica; “Hay un momento en que la gente pierde el miedo. Pierde el miedo a la policía, a los vecinos, a la familia y al ridículo, se pierde el miedo a uno mismo.” En el marco social de principios de la década de los 80 había una parte de la sociedad española que aspiraba a modelos político sociales más modernos y democráticos. Era el 1981; el final del gobierno de Adolfo Suarez y se estaba llevando el proceso de transición democrática, fue el año más sanguinario del comando terrorista ETA, y se estaban detallando los Estatutos de Autonomía del País Vasco y Cataluña aprobados en el 79. En el año 1982 el Partido Socialista ganó las primeras elecciones democráticas desde la dictadura franquista. Sin duda época de cambios. Como recuerda Oscar de Usera en su entrevista para Jot Down; “Yo veía a los heavies en la tele y quería ser como ellos, era lo más radical que había visto nunca. Quería ser como los Obús. Mis padres decían; pero que aspecto de macarras, que gentuza son esa. En esa época sólo por las pintas ya había gente que se cortaba de vacilarme en el barrio”.

Finalmente en los años posteriores, a partir de los 90 el heavy fue perdiendo presencia social y mediática pero nunca ha dejado de vender discos. Es quizás uno de los géneros musicales que más fidelidad de compra tiene y que más discos sigue vendiendo a lo largo de la historia. Obús, como toda banda de rock legendaria, tuvo que lidiar con sus propios demonios; separaciones, fracasos, pérdidas, drogas, nuevos éxitos y nuevas alianzas. La pasada noche en Londres demostraron que ellos también han sabido pactar con el diablo, que todavía les queda carretera, demostraron que “vamos muy bien” y que siguen teniendo pulso para sostener la corona.


*Foto cortesía de D. Soro