- °C
América Latina

Grave preocupación por incremento de migración cubana y trata de blancas

|


 Por Carmen Chamorro García



El Observatorio Cubano de Derechos Humanos (OCDH) alerta del aumento del número de cubanos que se lanzan al mar o se aventuran por selvas y territorios extranjeros con el objetivo de llegar a Estados Unidos. Estima, que pese a que las cifras no se conocen con exactitud, unos 2.000 isleños se lanzan a travesías peligrosas, sufriendo robos, estafas, violaciones, maltratos, golpes y otras vejaciones.


Según un informe realizado por la fundación holandesa Cuba Futuro, en el marco de la defensa de Derechos Humanos de inmigrantes cubanos (y otros) ilegales y al que ha tenido acceso esta corresponsal, una vez visitada la zona fronteriza con Colombia, se calcula que durante el año 2015, un promedio de mil cubanos por semana ha cruzado el mar del Golfo de Urabá hacia Sapzurro, para desde allí pasar por la frontera con Panamá.Por el temor que la ley de Ajuste Cubano sea derogada en el marco de la recién normalización de las relaciones entre Cuba y EE.UU, se explica el fenómeno del éxodo masivo de Cuba y la industria de Trata de personas que rige en esa parte de Colombia. Según Cuba Futuro y su último estudio, el origen de la masiva migratoria comenzó en 2008, cuando Ecuador eximio la visa a los cubanos.Los inmigrantes ilegales cubanos (la mitad sin pasaporte), procedentes de Ecuador,han deatravesar 6 países como mínimopara llegar a los EE.UU., comenzando desde Colombia. Así las cosas, en Urabá pasan la frontera de Panamá en el Darién. Desde allá siguen a Costa Rica, Nicaragua (donde actualmente están estancados unos 2000 cubanos en la frontera), Honduras, Guatemala, y México, de donde les devuelven a Cuba. El OCDH ha notificado a esta corresponsal que se comprueba que lo que comenzó como un goteo tolerado, se está convirtiendo en una situación de crisis, lo que representa un importante reto humanitario para otros países, especialmente para los centroamericanos.“Históricamente ha existido la percepción de que la salida de cubanos de la Isla, ya sea gradual o en estampida, de unos cuantos o masiva, ha sido la válvula de escape para las tensiones sociales que genera una realidad de inequidad social y de ausencia de libertades y oportunidades”, según revelan fuentes del OCDH a esta corresponsal. Ante esta situación, el OCDH señala que el gobierno cubano no puede huir hacia adelante e intentar el juego del avestruz, sino que debe hacer frente a una situación que en todo caso es producto de su propio desempeño e incumbencia. “No es de recibo que el gobierno cubano, en lugar de realizar una verdadera reforma política, económica y social que despierte en los cubanos la ilusión y permita la realización de sus proyectos de vida en su propio país, haga recaer en terceros la gestión de esa falta de esperanza del cubano, que es la esencia de este problema migratorio”. Finalmente, el OCDH desaprueba siempre el empleo de vías migratorias que pongan en peligro la vida e integridad de cualquier ser humano y en este caso especial de nuestros conciudadanos, a la vez que exigimos que la dignidad y los derechos de aquellos que han escogido estas vías sean respetados, máxime cuando transitan por países que reclaman constantemente para sus ciudadanos un trato respetuoso en otros países.