- °C
Especiales

​Consejos para viajar con niños en tren

|


Por Lorena Trigos 


Para nosotros viviendo en Londres, el tren Eurostar es imprescindible para viajar a París y visitar a la familia de mi esposo. No sólo es barato sino mucho más sencillo; en muchos casos economiza tiempo, traslados a aeropuertos y es la forma más ecológica para viajar. Estas son algunas recomendaciones para que la experiencia sea positiva


  • Compra de tiquetes
  • Cuando compren los tiquetes lean con anterioridad cuáles son las normas de la compañía del tren con relación a los niños. En muchos casos, los niños menores de 4 años no pagan pero tienen que ir en las piernas de un adulto. Muchos trenes tienen vagones especiales para familias con baño y cambiador de pañales, otros tienen vagones de silencio que no querrán reservar por equivocación, y otros tienen espacio para sillas de ruedas, que en muchos casos se puede utilizar para acomodar el coche. Lo que generalmente hacemos es reservar en el último vagón, que es usualmente para familias y cuando llegamos al destino quedamos de primeras y no tenemos que caminar mucho. Si el viaje toma más de 2 horas es aconsejable reservarle al niño su propio puesto, y si tienen la posibilidad de reservar primera clase, mucho mejor; a veces la diferencia de precio es mínima, así que vale la pena revisar porque los asientos tienen más espacio.


Comprar comida antes de abordar

Muchos trenes tienen opción de cafetería, sin embargo, las alternativas son limitadas y de baja calidad. Así que si viajan con niños es mejor llevar comida empacada, cosas que sean sencillas de coger con la mano y que no hagan mucho reguero. Muchas pequeñas meriendas diferentes harán el viaje más sencillo y entretenido.


Abordaje

Aunque casi ningún tren permite ser abordado con anterioridad, planeen por lo menos llegar 45 minutos antes en Eurostar y 30 minutos antes con otros servicios; esto les permitirá encontrar la plataforma y acomodar equipaje y doblar el coche si llevan.


Durante el viaje

Hagan ventaja del espacio y la flexibilidad que el tren les permite, una visita a la cafetería con los niños, permítales pararse, y mirar por las ventanas. Empaquen juguetes que sean novedosos e incluyan algo con el que ellos no jueguen todos los días, entre nuestros favoritos están: libro con stickers, Aquadraw o similares, libros y revistas infantiles.


Desabordar


Si su destino no es el destino final del tren, hay que alistarse con anticipación y tener todo listo en cualquiera de las puertas. Si su destino es el final, yo aconsejo esperar a que la mayoría de personas en el vagón se bajen para alistarse y bajar, es más relajado y así podrán revisar que no se quede nada en el asiento y en el piso. A la hora de bajarse siempre lleven a los niños seguros de la mano, en un portabebés, con riendas, o bien asegurados en el coche y revisen el espacio entre el tren y la plataforma, trenes como Eurostar tienen una brecha grande.


Lo más importante: ¡disfruten del viaje! Conoce más experiencias en www.criandoenelextranjero.com