11 °C
Portada

La dura marcha de los inmigrantes

|


En las últimas horas, la Comisión Europea acogió una reunión entre los líderes de los países que se encuentran en la llamada "ruta de los Balcanes" de la inmigración. Una mini cumbre en la que se acordó un programa de 17 "medidas pragmáticas y operacionales, para garantizar que no se deje a la gente abandonada a su suerte, bajo la lluvia y el frío".

Además de los presidentes de la CE, el Consejo Europeo (CE) y el Parlamento europeo, en el encuentro participaron los mandatarios de Alemania, Austria, Bulgaria, Croacia, Grecia, Eslovenia, Hungría, Macedonia, Rumanía y Serbia, así como los responsables de Frontex, la Agencia Europea de Apoyo al Asilo (EASO) y el Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados (ACNUR).

Impactante marcha de inmigrantes hacia Europa

Mientras los líderes europeos discuten cuál es la mejor manera de lidiar con la crisis de los refugiados, miles de personas continúan intentando llegar a la zona euro a través de la ruta de los Balcanes.

Pese a los fuertes vientos, la lluvia inclemente y las bajas temperaturas, imágenes de la agencia AP reveladas por el Daily Mail muestran una gran caminata de inmigrantes.

Ante esto, el Primer ministro de Eslovenia ha advertido a la Unión Europea que se habrá un colapso si el bloque no puede ponerse de acuerdo sobre un plan para hacer frente a la repentina afluencia de refugiados a través de los Balcanes.

"Si no encontramos una solución hoy, si no hacemos todo lo que podemos hoy en día, entonces es el fin de la Unión Europea como tal. Si no entregamos acciones concretas, creo que Europa va a empezar a caer a pedazos".

Tras años de crisis económica, los gobiernos de Europa están luchando para hacer frente a una afluencia de personas de países como Siria, donde la intervención de Rusia ha complicado los esfuerzos para poner fin a casi cinco años de guerra civil.

No obstante, el fin de semana, los 13 países que se han visto afectados por el flujo migratorio en Europa acordaron una nueva serie de medidas urgentes para aumentar el control de sus fronteras. En primera instancia se instó el envío de 400 policías a Eslovenia a partir de la próxima semana, asimismo se intensificarán los controles fronterizos. En total, son 17 puntos los asumidos por los gobernantes de los países involucrados.

De la misma forma, causó gran revuelo la decisión de crear cien mil plazas de acogida para los refugiados a lo largo de la llamada ruta balcánica. “El imperativo inmediato es providenciar abrigo para que los refugiados y migrantes en la ruta balcánica sean tratados de manera humana”, dijo el presidente de la Comisión Europea (CE), Jean-Claude Juncker, en una rueda de prensa al final de la reunión. “No puede ser que en Europa, en 2015, haya personas que tengan que dormir en campos bajo temperaturas heladas”, agregó.

Sobre estas plazas, se estimó que Grecia asumiría la apertura de 30 mil plazas antes del final del año y ayudaría el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) a subvencionar abrigos para otras 20 mil personas, con ayuda financiera internacional. Las otras 50.000 en la ruta de los Balcanes, en países como Macedonia y Serbia y deberán ser abiertas en centros de acogida en los demás países, también con apoyo de ACNUR. “La estrategia pasa, además, por limitar los movimientos secundarios de los migrantes, lanzar campañas informativas para desanimar nuevas partidas, y reforzar la lucha contra las redes de tráficos de personas, en cooperación con las agencias europeas responsables. También aboga por la creación de canales que permitan a los países afectados por la crisis intercambiar información de manera permanente sobre el movimiento de personas y exige el registro de todos los migrantes. El objetivo es que sean identificados con sus datos biométricos en el primer país europeo por donde pasen y que aquellos que no tengan derecho a asilo sean deportados lo antes posible”, tal como se informó en el portal de Terra.

De acuerdo con Juncker, la implementación de ese paquete de medidas es la “única manera de restaurar orden en la situación”. “La política de dejar la gente pasar hacia los países debe cesar”, aseveró

En lo que va corrido de 2015, más de 670.000 personas han llegado a Europa, en su mayoría huyendo de las guerras en Irak, Siria y Afganistán, en lo que se ha catalogado como la mayor crisis migratoria en Europa en 70 años.

Mientras que los datos de la Agencia Europea para la Gestión de la Cooperación Operativa en las Fronteras Exteriores de los Estados miembros de la Unión (Frontex) señalan que entre enero y septiembre de 2015 casi 710.000 personas llegaron al territorio de la UE. Para Bruselas (Bélgica) esta es la peor situación desde la II Guerra Mundial.

De la misma forma, se calcula que esta crisis ha cobrado la vida de otras 3.000 personas que murieron tratando de llegar por mar a territorio europeo y lo peor es que a medida que va llegando la temporada invernal, muchos más podrían morir durmiendo a la intemperie.

“Colapso silencioso de la Unión”

Por su parte, el canciller de Austria, Werner Faymann, causó revuelo por sus declaraciones al manifestar en una entrevista que la Unión Europea (UE) está en un alto riesgo de desintegración debido a la crisis migratoria que vive actualmente.

"Ahora se trata de mantener una Europa unida, o de un colapso silencioso de la UE; el primer camino es duro, costoso y previsiblemente largo, y el otro solo llevará al caos", aseguró el canciller de Austria, Werner Faymann al diario austriaco Kronen Zeitung antes de la realización de la reunión de la Comisión Europea (CE) para tratar la crisis de refugiados.

El canciller además, destacó que es importante proteger las fronteras comunitarias, sin embargo construir vallas en las fronteras de cada país no es una alternativa válida.

Según el Ministerio del Interior de Austria, 6500 refugiados llegan a ese país cada día, de los cuales 4500 se dirigen hacia Alemania. Los líderes de Bulgaria, Serbia y Rumania han prometido cerrar sus fronteras, si Alemania y Austria hacen lo mismo.