15 °C
Portada

La pregunta que toda mamá debería hacerle a su mamá

|

Por Lorena Trigos



Todos nos hemos quejado en algún momento de nuestros hijos: "mi hijo no se queda quieto ni un minuto", "mi hijo llora por todo", "mi bebé no come bien", y la lista continúa. Cuando yo les pregunto a mis amigas mamás "¿Y tu mamá te ha dicho como eras tú a esa edad? En la mayoría de los casos la respuesta es: "sí, yo era igualita".

Mi mamá se ríe cuando me quejo de mi hija; tiene días en que llora mucho y no me deja ni ir al baño. De acuerdo con mi familia, yo era igualita. Karma, genético o como quieren llamarlo, nuestros hijos son una combinación de factores que no podemos controlar, no importa lo buenos padres que seamos. Entender que hay un componente inherente a su personalidad nos ayuda a comprender el porqué de ciertas actitudes, a respirar profundo y ser pacientes.

Pero al igual que demuestran características negativas, los niños nos reflejan de manera positiva también. Mi hija es llorona, pero al igual que yo es muy creativa. Mi hijo se distrae fácilmente, pero juega muy bien por sí solo, igual a su papá cuando pequeño. Tener mellizos es como tener un pequeño laboratorio en casa y observar las características que hacen a una persona tan individual.

Recuerden que aparte de factores hereditarios, los niños siempre serán niños. Todo niño llora, se inquieta, quiere jugar, explorar y experimentar con aquello que está a su alrededor, además de poner a prueba los límites; un momento están felices y al siguiente están llorando. Sin embargo, todos los niños necesitan del amor incondicional de sus padres para guiarlos por el sendero que los llevará a ser adultos independientes.

¡Así que a respirar profundo, pagar el karma y disfrutar de cada momento porque en un abrir y cerrar de ojos, ya no serán más nuestros bebés! Conoce más experiencias en www.criandoenelextranjero.com