4 °C
Especiales

11-S ¿Atentado?

|

Anabel Leal


anabeleal@hotmail.com


 


Ya han pasado 14 años desde aquel fatídico 11 de septiembre que conmocionó al mundo. Las Torres Gemelas de Nueva York fueron reducidas a escombros al impactar contra ellas dos aviones comerciales previamente secuestrados. Asimismo, el Pentágono resultó seriamente dañado por un tercer avión secuestrado. Y un cuarto acabó estrellándose en Pennsylvania, en campo abierto, tras amotinarse sus pasajeros contra los secuestradores, logrando que no alcanzasen su objetivo: Washington.


Este atentado terrorista ha sido el peor ataque sufrido en la historia de los Estados Unidos con un escalofriante resultado de casi 2700 fallecidos. Desde entonces, las teorías conspiratorias se han sucedido y es que no son pocos los que califican de “autoatentado” lo acontecido aquel 11S atribuyendo el ataque al propio Gobierno estadounidense porque…


¿Por qué la fuerza aérea de Estados Unidos, que es la más poderosa del mundo, no pudo interceptar los cuatro aviones que fueron secuestrados? ¿Por qué colapsaron de una forma tan rápida y simétrica las Torres Gemelas, cuando los incendios sólo se presentaron en algunos pisos y duraron una o dos horas y cuando hasta el momento ningún otro rascacielos con bases de acero ha colapsado a causa del fuego? ¿Por qué resultó tan pequeño el lugar del choque en Shanksville, Pensilvania, y por qué no se encontraron los escombros del avión?


Muchas preguntas que obtuvieron su respuesta oficial por parte del gobierno norteamericano pero que a día de hoy siguen sin convencer a un número importante de la población mundial. En Express News hemos querido recoger dos de estas teorías conspirativas en relación con el colapso del World Trade Center y el Pentágono.


Demolición controlada


Según esta teoría el derrumbe de las torres gemelas no fue resultado ni de los impactos de los aviones ni del consecuente incendio, sino de una demolición controlada. Arquitectos, ingenieros y hombres de ciencia del mundo entero han asegurado que es imposible que tras los impactos, las torres pudiesen caer. Respondiendo al Gobierno de George Bush, que hacía alusión al combustible de los aviones, también resulta del todo improbable derretir una estructura de acero como la de las torres por más carburante que el avión llevara.


Además, en el lugar del siniestro se encontraron restos de termita y se teoriza sobre la posibilidad de que grandes cantidades de explosivos se hubieran colocado con suma predeterminación en algunas secciones estratégicas de la construcción, siendo esta la única manera en la que podrían derrumbarse los edificios de la forma en la que lo hicieron. Por otro lado, tampoco existe la posibilidad de que aviones como los que se estrellaron contra las torres, que son en su mayor parte de aluminio ligero, precisamente para facilitar el vuelo, pudiesen destruir las sólidas y resistentes estructuras de acero de los edificios.


El ataque al pentágono es científicamente insostenible


Dentro de todo el caos, el asombro y la conmoción que la desconcertante tragedia había provocado aquel día, una de las cosas que más extrañas e inexplicables fue el supuesto choque de un tercer avión contra el pentágono. Por ello, numerosas investigaciones científicas se realizaron en el lugar concluyendo que resulta totalmente imposible que un avión del tamaño de un American Airlines provocase unos daños tan leves.


El agujero que creó el impacto fue de tan pequeñas proporciones que apenas habría cabido la cabeza del avión, y es que las mismísimas leyes de la física no responden a los resultados de un impacto como el que un avión tendría allí. Además, entre otras tantas cosas, resulta cuanto menos curioso que justo golpeara exáctamente una zona que estaba vacía y en reformas. Por lo que, hay quienes afirman que en realidad se trató de una explosión desde el interior mismo de la estructura.